Banco santander

Vida ELU beersbooks

Beers & Books

Por:

¡A esta invito yo!

¡Bienvenido! Te preguntarás ¿y esto? No te preocupes, te vamos a contar de qué va Beers & books. Susana Sendra y Santiago Huvelle, profesores del segundo módulo de la ELU, nos proponen este espacio para todos los ELUs, independientemente de tu curso. La idea es que nos reunamos una vez al mes para comentar un libro. ¿Cuál? Este mes: 1984, de George Orwell.

¿Cómo funciona? Es muy sencillo. En colaboración con la sección de Cuaderno de bitácora en esta misma newsletter, se escogerá un libro para que todos los ELUs que quieran se junten y lo traten. Se irán lanzando frases y datos sobre el autor para tener el contexto de la obra. Además, se dejará un espacio para que se pregunten o se escriban los temas que se quieran tratar en el encuentro. Natalia Aldaba, Berta Coll y/o Marta Morcillo se encargarán de recoger estas inquietudes y exponerlas en el encuentro. Se va a realizar todo en la plataforma de Instagram (@beersbooks_ ) y también puede ser comentado por Twitter (mismo usuario que Instagram, así ¡es más fácil!)

Como habrás supuesto, el encuentro se realizará telemáticamente. Esto también permite que puedan unirse todas las personas que quieran y poder contar con algún experto en el libro o en alguno de los temas que se tratan. En el momento en el que nos reunamos queremos que haya diálogo entre todos. No es una ponencia, es un encuentro con todos los que quieran alrededor de una obra literaria. Así que, además de los temas ya recogidos, te invitamos a que participes sin ningún miedo, comentando o preguntando lo que creas oportuno. (Y si no te ha dado tiempo a leerte el libro y puedes, únete igualmente, seguro que acabas sacando alguna reflexión importante).

El primer encuentro es el viernes 11 de diciembre. Iremos concretando más información (hora, plataforma, enlace…) a través de nuestras redes sociales (¡no te olvides de seguirnos!). Creemos que puede ser muy interesante esta iniciativa y que enriquece mucho la red ELU, pero te necesitamos a ti para que funcione. ¡Anímate!

Marta Morcillo Martínez.

Vida ELU 20201114_100245220_iOS

“Hacer memoria para ser libres. Volviendo al principio”

Por:

20201106_094633000_iOS

Contra todo pronóstico, el 13, 14 y 15 de noviembre de 2020 hubo fin de semana de la ELU. Y fue, no solo por las circunstancias que le rodean, sino también por los temas tratados, muy especial. Porque… ¿En qué otro lugar se reúnen 140 personas desde sus casas un viernes por la tarde para hablar sobre la verdad?

Gracias al trabajo incansable del comité del fin de semana, profesores, mentores y responsables, salió todo bien (y lo que no, aprendimos a solucionarlo, cosa que también dice mucho de todos). Además, gracias a la actitud de los asistentes hacia este atípico evento, la chispa se mantuvo viva durante todo el tiempo. Pudimos volver a conectar y mantener viva la red ELU de la cual todos formamos parte.

Viernes por la tarde

Ponencia de Isidro Catela: “Tu Verdad no: La Verdad, y ven conmigo a buscarla”

A las 18:30h del viernes todos los ELUs asistentes nos conectábamos a través de la plataforma Zoom a la que era la primera ponencia de este primer fin de semana del curso 2020-2021. Así, Isidro Catela comenzaba la reunión con un fragmento de la cita de Antonio Machado presente en “Nuevas Canciones”, en el poema LXXXV: “Tu Verdad no: la Verdad, y ven conmigo a buscarla, la tuya guárdatela”.

El ponente dividió la ponencia en tres partes: ideas introductorias, la posverdad y la Verdad en la Universidad. Así, empezaba la conferencia haciendo hincapié en la importancia de mantener una actitud de búsqueda, saber salir de uno mismo y vivir al otro: “tú existes y desde ti yo me pienso”; idea presente y recordada a lo largo de nuestra estancia en la ELU, que no por ello deja de ser relevante. Más adelante, Isidro Catela proseguía con la importancia de la elección de los compañeros de camino y de aprender juntos, de manera que las distintas ideas se contrapongan y desarrollen en un camino conjunto hacia la Verdad, rechazando el relativismo moral.

20201113_184614675_iOS

En su segunda parte, la ponencia continuaba con la actual idea de la posverdad, que se define como la mentira emotiva, una distorsión deliberada de la realidad. En un contexto social actual en el que existen tantas “fake news”, debemos ser capaces de llegar a los hechos y no quedarnos en los relatos. Es de vital importancia hacerse conscientes de los sesgos cognitivos que nos limitan a cada uno de nosotros para  no caer en la manipulación por parte de los medios. Es en este punto donde se llegaba a la idea central de la ponencia: la importancia de la búsqueda de la Verdad en nuestro día a día. No obstante, no es suficiente con llegar a una verdad, sino que es clave que hagamos vulnerable aquello que consideramos verdad, lo sabido, porque debemos estar abiertos a percibir una nueva perspectiva o visión de la misma. Como la verdad no admite sustituto útil, es de vital importancia que no cerremos nuestra percepción, ya que corremos el riesgo de quedarnos estancados en una equivocación.

A raíz de la ponencia surgían varias preguntas, tanto las realizadas al ponente como las presentes en los grupos de trabajo. Algunas de ellas planteaban las siguientes cuestiones: ¿Por qué tender a la inmortalidad si el sentido de la vida, la tensión que nos mantiene en movimiento, se encuentra en la finitud? ¿Cómo combatir la posverdad en la actualidad? Y en los hechos ya pasados de la Historia, ¿cómo no quedarse en el relato?

La búsqueda de la Verdad es el primer pilar de la Universidad, aquel por el que nuestra tan amada institución es creada, y como tal es necesario recordar su importancia. De ahí la relevancia de tratarlo en este primer Fin de Semana, pues es preciso seguir en el camino de la búsqueda de la Verdad, mantenernos abiertos para seguir aportando sentido a nuestra experiencia universitaria. Al fin y al cabo, “una vida sin Verdad no merece ser vivida”.

Actividad de integración

Como todos bien sabemos, una de las grandes riquezas de la ELU es conocernos entre nosotros. Si normalmente es muy difícil no perderse a nadie, este fin de semana la interacción con los demás ELUs, sobre todo aquellos a quienes todavía no conocíamos, suponía un gran reto. Sin embargo, pese a la dificultad presente, como alumnos nos supimos reinventar diseñando nuevas actividades de integración, radicalmente diferentes por ser de manera telemática. Hubo especial hincapié por parte de los integrantes del comité por apuntarse a estas las dos actividades propuestas. Este fin de semana, más que nunca, necesitábamos vernos y disfrutar los unos de los otros, aunque fuese a través de una pantalla. Las dos actividades de la noche, que esta vez se realizaron el viernes en vez del sábado, consistieron en un ”escape room” por equipos y un bingo colectivo.

20201113_192529000_iOS

A las 22h del viernes dio comienzo la actividad del ”escape room”, para la cual nos dividimos por equipos de unas seis personas formados aleatoriamente. Para aumentar la interacción, se crearon varias salas para chatear con las personas del grupo a través de canales de la plataforma Discord. Además de los mensajes, la plataforma daba la posibilidad de hacer una videollamada, con objeto de conocernos mejor y poder realizar la actividad de manera más coordinada. Fue muy divertido poder pensar juntos y de manera original para resolver los distintos acertijos que se iban proponiendo, y una oportunidad magnífica de poder vernos las caras, aunque fuese a través de una pantalla.

Después, solo para los más despiertos -ya que parece que el confinamiento ha acabado con nuestra capacidad de aguante-, empezaba el bingo a las 23:30h. Para ello, se asignó un cartón aleatorio a cada jugador y en una videollamada colectiva se fueron sacando y cantando los números. Tras muchas casillas marcadas y creciente  expectación, Pablo Yániz (2º) cantó línea. Minutos después, Lucía Hidalgo (2º) cantaba bingo, coreado con aplausos y caras de decepción por los más competitivos. Tal y como desde el comité se había prometido, ambos alumnos serán galardonados con… ¡unas fantásticas mascarillas de la UFV! El comité detectó con anterioridad que la demanda era mayor para el envío de unos bolígrafos de la universidad, pero están tan cotizados que la petición fue rechazada.

Pese a la realidad que se nos presenta, gracias a estas dinámicas supimos mantener lo importante: mantenernos juntos, seguir disfrutando y seguir conociéndonos los unos a los otros.

Sábado por la mañana

Ponencia de Armando Zerolo: “Universidad en relación con la Verdad”

“Cuando el sujeto entra en relación con un objeto, si la relación es verdadera, surge la Verdad”. Con esta frase comenzaba Armando Zerolo su ponencia en la mañana del sábado, la cual tuvo la gran amabilidad de regalarnos. El ponente prosiguió con la idea de que la realidad nos incumbe y por tanto no es ajena al sujeto. Se crean uniones y lazos con ella que nos permiten hallar un sentido y  encontrar la verdad en dicha relación. Debe haber cierta polaridad, cierto flujo, entre lo que somos y los demás, el mundo y nuestra circunstancia. Así, se contrasta la legitimidad de la famosa cita de nuestro querido Ortega y Gasset: “Yo soy yo y mi circunstancia”.

20201114_100245220_iOS

De esta manera, la Verdad no es algo que pesa y molesta, sino algo que libera, una experiencia salvífica. Al principio, la polaridad de esta relación con lo externo puede suponer una contradicción si se da de manera equivocada. Dos posturas principales que nos alejan de una buena relación con la realidad son el constructivismo y el objetivismo y por ello nos alejan de la Verdad. La primera de ellas afirma que “yo construyo mi verdad”. Sin embargo, la persona que sigue esta dinámica se convierte en ese niño que rompe sus juguetes porque, aunque intenta establecer esa relación con ellos, no sabe cómo utilizarlos.

La Verdad no se hace inmediatamente visible, sino que está velada y por ello hace falta una técnica que trabaja más allá de la primera experiencia. No obstante, pese a que la realidad no sale de nosotros, sí que tiene que ver con cada uno de nosotros porque supone una relación del sujeto con el objeto conocido.

Tampoco debe uno caer en el olvido del sujeto, el cual ocurre en la otra principal postura equivocada: el objetivismo. En él se da un rechazo a la experiencia subjetiva, de forma que se intenta imponer la realidad, sin importar el sujeto en cuestión. Lo vemos, por ejemplo, en aquel profesor que todos tenemos en mente que se limita a dar información y no tiene en cuenta a los alumnos que tiene delante los cuales son, al fin y al cabo, los que debieran establecer una relación con esa realidad.

También se trataron otros métodos equívocos, como el ambientalismo, que consiste en la creencia de que todas las conductas son influenciables hasta el punto de llegar a condicionarlas. Esta postura tendría como consecuencia no poder ser ni hacer a nadie responsable de sus actos, pues todo se basaría en las circunstancias pasadas que habrían influido totalmente en su comportamiento. La postura contraria tampoco sería correcta, puesto que afirmaría que el ser humano tiene una preferencia moral innata hacia lo bueno y disgusto hacia lo malo, y que por tanto llevado al extremo significaría que la persona es ajena a las circunstancias.

Ante este gran abanico de opciones, Armando Zerolo propone una síntesis: la Verdad es una relación. Tal y como afirma Romando Guardini en “Mundo y Persona”: “La persona está destinada por esencia a ser el Yo de un Tú”. Así, el aula es este umbral que da pie a la relación, de ahí la presencia de la Verdad en la Universidad. Uno no conoce la verdad hasta que no siente que se quita un peso de encima, y por ello la experiencia de Verdad es una experiencia salvífica. El ponente, de manera muy acertada, concluía su ponencia afirmando que: “La Verdad da esperanza para que la persona pueda vivir en el mundo”.

Como de costumbre, la ponencia invitaba a hacernos preguntas, algunas de ellas eran las siguientes: “¿cómo se puede utilizar el lenguaje, que es arbitrario, para referirse a la máxima expresión de la objetividad?” o “¿Cómo convencer a alguien de que es mejor vivir en la verdad que ser feliz en la mentira?” Ante esta pregunta tan común y tan esencial, Armando Zerolo respondía que no se debe negar el dolor de la Verdad sino ahondar en ella, pero nunca hacerlo solo. Solo así se vive la experiencia salvífica de la Verdad. Tras esta magnífica ponencia, nos dirigimos, de manera virtual, a los grupos de trabajo, donde se plantearon muchas más preguntas. De esta manera, seguimos buscando la Verdad, y lo hicimos de la única manera posible: juntos.

Encuentro con profesores

A las 13h, los ELUs de distintos cursos nos reunimos con nuestros profesores de los módulos 1,3 y 5, además de con los coordinadores de los trabajos finales.

En este encuentro se resolvieron dudas, se plantearon temas para tratar en cada módulo y se presentaron las tareas finales. Un encuentro muy fructífero para renovar la ilusión y las ganas de trabajar.

Sábado por la tarde

Ponencia de Ruth de Jesús: ‘’Las tensiones que me forman y deforman’’

Sábado, 16:00h. Más de 100 ELUs conectados para escuchar la conferencia que esta experta en Psicología, Educación y Pedagogía daba. Siguiendo la línea argumental del fin de semana, hablamos de aquello que nos hace ser quiénes somos.

Ruth de Jesús comenzó la conferencia hablando sobre las diferentes dimensiones del ser humano. Se describen las dimensiones biológica, psicológica, social y espiritual. Es decir, tenemos un cuerpo material que reacciona frente a lo que le rodea según unas circunstancias concretas. Además, se une la conciencia de la existencia y la trascendencia de esta.

La visión íntegra del ser humano debe comprender estas dimensiones, ya que quedarnos con una sola parte supondría una visión reduccionista sobre nosotros mismos. Según la ponente, necesitamos integrar todas estas facetas de nuestra existencia. Todas estas ejercen una fuerza en nosotros y buscan un bien en concreto. Se nos planteaba la siguiente pregunta entonces: ¿qué bien es más importante?

Para poder ordenar los bienes de cada una de las facetas, necesitamos dirigirnos hacia una fuerza que nos inspira. Según este ideal o sentido de nuestra vida, aportamos un valor a la realidad, que nos hace aceptarla o rechazarla. Pero, ¿es todo sentimiento? Ruth de Jesús propuso a la razón como herramienta que necesitamos para valorar conscientemente a nivel personal aquello que nos sucede o percibimos. Un ejemplo fueron los prejuicios. Estos son un posicionamiento antes de un juicio consciente. Pueden ser trabajados racionalmente y someterlos a una comprensión para elaborar un juicio.  Por tanto, la razón nos permite ordenar los diferentes bienes hacia la Verdad de nuestras vidas. Y la Universidad nos enseña a valorar la realidad desde distintos ámbitos.

No obstante, este ideal no es un ideal perfecto. Tenemos grietas, pero nos pueden ayudar. La ponente nos lanzó la idea de la grieta como don: ¿cómo me puede ayudar algo que aparentemente me limita? Sabiendo nuestros límites y cómo me distorsionan somos mucho más libres porque podemos dirigir nuestros actos hacia la Verdad, pero desde la comprensión de nosotros mismos.

Los grupos de trabajo reflexionaron sobre esta maravillosa conferencia. Dieron vueltas alrededor de lo ya dicho, planteando nuevas preguntas y aclarando aquellas que se podían. Preguntas sobre el sentido de la vida, sobre las grietas y limitaciones de los seres humanos desde una perspectiva personal. Esta conferencia nos ayudó a conocernos a nosotros mismos y al otro de una manera nueva y especial: desde la Verdad de cada uno.

Domingo por la mañana

Ponencia de Javier Mula: ‘’ El servicio a la sociedad, el fin de la formación del universitario

20201115_095746145_iOS

Última ponencia de este fin de semana tan atípico. Se nos plantea el cuarto pilar de la universidad de la mano de Javier Mula. Una vuelta a conectar con el verdadero fin de la formación universitaria.

Se empezó la conferencia planteando la existencia del ser humano en relación. Siempre nos definimos en relación a la existencia del otro. En palabras del ponente, “no existe un yo sin un tú’’. Por tanto, la sociedad es una trama de relaciones extraordinarias entre las personas. Pero no solamente eso, sino que también somos en relación con el medio. Lo transformamos para poder sobrevivir en él. ‘’Somos en relación con el otro y con lo otro’’.

Por tanto, en la universidad se debe preparar a personas que entren en relación con la sociedad y sean capaces de transformarla. Es decir, prepararles a los alumnos para ejercer un liderazgo en lo más positivo y pongan sus conocimientos al servicio de un bien para la sociedad. Esta sociedad que entendimos como trama de relaciones configuradas en el ‘’yo-tú’’ donde todos necesitamos unos de otros.

 Pero, ¿qué es servir a la sociedad? Javier contestaba diciendo: ‘’Servir a la sociedad es hacer cada día lo que tengo que hacer’’. Es decir, comprometernos con aquello que tenemos que hacer y llevarlo a su máxima plenitud. Esto es amar a algo o alguien. El amor nos liga a las cosas porque descubrimos que las necesitamos existencialmente, y el acto de amor básico es la voluntad. Por tanto, debemos comprender el sistema de ideas imperante y ubicar nuestra profesión en la trama de relaciones para ponerla al servicio.

El pensamiento se plantea entonces como medio constitutivo para defender la Verdad yendo más allá, luchar contra los totalitarismos y por nuestra libertad. No debemos transformar lo que las cosas son a lo que queramos que sean, sino, descubrir la verdad que en ellas se esconde.

Así, terminamos el ciclo de ponencias que giran en torno al tema ‘’La libertad como motor de la historia’’. Debemos dar las gracias a todos los ponentes que dedicaron su tiempo para formarnos y descubrirnos algo más sobre la Verdad que nos rodea.

Asamblea

20201115_115038907_iOS

El broche final lo puso la Asamblea. Moderada por Laura Llamas y Juan Serrano, nos reunimos todos los ELUs para poner en común aquellas inquietudes que el fin de semana nos dejó. Salieron dudas, debates, reflexiones y experiencias preciosas, que hicieron que un fin de semana tan especial dejara tan buen sabor de boca. Sentirnos tan cerca unos de otros, compartiendo y escuchándonos fue una maravilla.

Para terminar, se explicó la nueva iniciativa de la Mención Honorífica para poner en común los proyectos que se desarrollen por los alumnos de la ELU. Así, se puede participar y crear nuevas ideas todos juntos, ampliando y afianzando la trama de relaciones extraordinarias de la que todos formamos parte. ¡Ánimo!

Natalia Aldaba y Marta Morcillo

Vida ELU Elumni arturo

Primera actividad ELUMNI

Por:

El mes pasado tuvimos la primera actividad exclusiva para los antiguos alumnos ELU: UNCOVER ELUMNI con Arturo Cardelús, joven pianista y compositor español que triunfa en Hollywood con sus bandas sonoras para cine y series

Los UNCOVER son el lugar donde descubrir referentes. Personas quizás no tan conocidas o mediáticas, de los que salen a diario en prensa, pero sí personas que tienen algo no solo bonito, si no valioso e importante que compartir. Personas que hacen un trabajo quizás más oculto, pero transformador, importante, reconocidos, por supuesto que sí en sus entornos profesionales. Personas audaces, personas cuyos elementos de trabajo son la Belleza, la Bondad, la Verdad y que día tras día, se sitúan ante esta triada. Los UNCOVER serán esos espacios para dejarnos sorprender, para descubrir a gente que quizás no conociéramos pero cuya historia de vida no solo es interesante en sí misma, si no que tienen algo que decirnos a todos y cada uno de nosotros de manera personal.

No es casualidad que hayamos querido inaugurar este espacio con Arturo Cardelús, quien hace de la Belleza su instrumento de trabajo, que es creador, precisamente de cosas bellas, que nos habla a través de su música a lo más profundo del corazón, que es inspirador, que tiene muchísimo talento, que tiene lo que podríamos llamar genio y que nos hizo pasar un rato increíble, hablándonos de corazón a corazón. Nos abrió las puertas de su intimidad, de sus sueños, de sus anhelos, y nos dejó sorprender además de acercarnos de verdad a la Belleza en la expresión musical de sus piezas.


ELUMNI es el proyecto que ha puesto en marcha la Universidad Francisco de Vitoria para seguir cuidando y acompañando a los antiguos alumnos de la Escuela de Liderazgo Universitario. Pretende seguir ofreciendo la posibilidad de degustar aquellas cosas que ya vivieron en su etapa universitaria en la ELU.

Es el lugar perfecto para seguir viviendo experiencias, para seguir compartiendo, para descubrir referentes de vida, para seguir haciéndonos las preguntas importantes y para seguir aportando de manera valiosa y significativa a vuestras vidas.

Si ya has acabado la ELU pero quieres seguir creciendo en este ámbito con esta propuesta, date de alta en la web, rellenando este formulario. Así estarás informado de todo lo que sucede y las actividades a las que puedes asistir.

Vida ELU IMG_2057

Elus por el Mundo – Carmen Godoy

Por:

Hola!! Soy Carmen Godoy, alumna de 2º de la ELU y de 3º del Doble grado de Derecho y Ciencias Políticas en la Universidad Pablo de Olavide, en Sevilla. Este curso estoy viviendo mi experiencia Erasmus en la University College of London, donde soy una affiliate student en el grado de Estudios Socio-Políticos Europeos.

Como podréis comprobar, si leísteis la última Newsletter, mi experiencia en Londres está bastante ligada a la de Álvaro. Realmente, no creo que pueda describir mejor que él cómo estamos viviendo el intercambio de culturas, el choque gastronómico, la vida en una ciudad llena de contrastes y el ser universitarios en tiempos de coronavirus y en una institución tan global como defensora del autoaprendizaje, a la vez que exigente, llena de oportunidades y, a ratos estresante, como la UCL. He decidido, por lo tanto, tomarme la libertad de escribir acerca de lo que me está haciendo sentir todo lo que estoy viviendo, porque, al fin y al cabo, para mí, esos sentimientos son los que constituyen mi Erasmus.

IMG_2061

Erasmus es esfuerzo bidireccional por mantener vínculos. Son Clara e Isa llenándome el corazón de vida planeando lo que haremos juntas cuando puedan venir a verme. Son las videollamadas llenas de risas, cariño y recuerdos con Carlos. Erasmus es echar de menos a María, a Nuria, a Carmen, a Victoria, a Margarita, a Tomás, a Jesús… Es querer ver todos los días a Jaime, Beltrán, Javi, Rafa, Piluca, Julia… Pero también es tener la certeza de que el amor desafía todas las barreras que impone la distancia (y una pandemia con la que nos ha tocado convivir). Son las llamadas con mis abuelos y el apoyo de mi familia, que me llenan el corazón y el alma de calma. Es saber que no volveré a casa por Navidad, pero que sentiré el cariño de los que más me quieren cada segundo.

Pero para mí, Erasmus también significa nuevos comienzos y nuevos vínculos. Aunque como Álvaro dice, un Londres en tiempos de COVID-19 no es precisamente la ciudad de los abrazos, yo me siento una privilegiada, por tener la fortuna de rodearme de personas aquí que han sabido abrazarme el corazón.

IMG_2052Erasmus es la libertad y la felicidad que me ha regalado Javi. Son su apoyo, su cariño, su paciencia y su capacidad de transformar el tomarse un café esperando un bus en un momento que repetiría en bucle. Conocerlo me ha demostrado que Erasmus es intensidad, son conexiones inmediatas y vivir en gerundio. Mi Erasmus es también compartir ciudad con Claudia, que sabe ver lo mejor en mí y me hace sentir como en casa. Es improvisar y dejarse llevar con Jesús tras un día estresante, y saber que, pase lo que pase, siempre puedo contar con él para salir a respirar aire puro y fotografiar flores en el bosque de al lado de la resi.

Es disfrutar la ciudad con Álvaro y su don para hacerme reír (si no está ocupado haciendo la colada), sentirme querida con Inés y Gabri, escuchar los dramas de Pablito y cantar Hamilton con Carmen. Mi Erasmus es ver puestas de sol a través de cristaleras en el Victoria and Albert Museum con Pablo.  Son las noches de Tea Club con Tamara, Phoebe, Dan… Es bailar frente a atardeceres, chocolate caliente, cinco visitas al día al Pret y vino barato del Tesco. Son lunch breaks en el parque con acento francés que saben a Italia. Son Mimi y Déborah y todas las risas, cariño y planes que compartimos. Es conectar de manera especial con culturas que no conocía, sentir a Haya como un apoyo y una española más, y son las ganas inmensas que tengo que viajar a Egipto en verano para visitarla.

Erasmus para mí es saber que mi experiencia no se centra solo en Londres, ni se va a limitar a 9 meses, sino que me ha abierto las puertas a un mundo mucho más grande que una ciudad de 9M de habitantes: me ha hecho ser consciente de que soy ciudadana de una sociedad global preciosa de la que aún me queda mucho que descubrir. Mi Erasmus son nuevas emociones, que no me había permitido vivir antes. Es confiar en mí misma, atravesar las dificultades, con un poco de estrés, pero con una sonrisa, es llevar la esperanza por bandera y lanzarme a vivir nuevas experiencias a través de las cuales reconectar con la realidad, mi realidad, o empezar a hacerlo de una manera mucho más sincera a como lo hacía antes.

IMG_2064

Mi Erasmus están siendo las personas que me rodean y cada uno de los sentimientos que están despertando en mí. No podría hablar de lo libre que me siento, lo feliz que soy, sin mi experiencia, y mi experiencia no sería la que es sin todas y cada una de las personas que en algún momento, por insignificante que parezca, han alterado mi realidad. El conductor de Bolt que evitó que perdiera el tren a Brighton, el del autobús que me abrió la puerta fuera de la parada, la cocinera de la resi que me hace sentir como en casa. El barista simpático, el profesor comprensivo, los compañeros que comparten conmigo sus ideas. Es la satisfacción personal que siento al dar lo mejor de mi en un essay para la clase de Why Democracy, es el compañerismo en cada entrenamiento de Lacrosse, y lo enriquecedor de compartir opiniones en la Sociedad Diplomática. Es ser consciente de las oportunidades que ofrece mi nueva realidad y buscar el compromiso sincero con ella.

IMG_2056

También diría que Erasmus es fracaso, errores, decepción, frustación, incertidumbre, miedo… Pero no como límites a la libertad que siento, sino como puntos de partida para construir mi nueva actitud ante las dificultades que la vida me plantee. De cada experiencia y cada instante aquí aprendo algo, aunque de quien más estoy descubriendo es de mí misma. Solo cuando salimos de nuestra zona de confort nos desarrollamos como realmente somos, y, en mi caso, he descubierto que soy mucho más fuerte, capaz de disfrutar de lo bonito del presente sin estar condicionada por un pasado o un futuro, y mucho más independiente de lo que pensaba que era. En Londres, me he enamorado de cada rincón, de las hojas cayendo en un otoño idílico, de los colores pastel por las mañanas y las luces neón por las noches, del ruido y prisa de la ciudad y la calma y quietud de los parques, de Muswell Hill, mi nuevo hogar, de los atardeceres, del sonido del viento agitando los árboles, de los fuegos artificiales sin motivo aparente y de un río que refleja la ciudad que me ha robado el corazón.

IMG_2066

Me he enamorado de mis compañeros de experiencia, mi familia londinense. Me he enganchado a lo tranquila, segura y querida que me hacen sentir. Pero, sobre todo, me he enamorado de mi vida, de todo lo que me traje en la maleta y en el corazón y que me acompaña a cada paso que doy, de las oportunidades y la felicidad que me está regalando mi presente, y de un futuro que, después de todo lo que estoy viviendo, tengo muchísimas ganas de descubrir. Para mí, Erasmus es la felicidad que me produce emocionarme escribiendo estas líneas, darme cuenta de lo mucho que he cambiado, el sentir y conectar libremente con la realidad y sobre todo, el no querer dejar de hacerlo nunca más.

Cultura Navarra

Actividad ELU en Navarra

Por:

Poca gente puede decir que ha tenido la experiencia de contemplar un retrato de La Mona Lisa hecho con mermelada de fresa, y aún menos personas pueden afirmar haberla visto representada con mantequilla de cacahuete. Sin embargo, ya somos 3 alumnos de la familia ELU que hemos podido disfrutar de una exposición de arte tan original como esta: Manuel Alegre (3º), Reyes Hernández (4º) y Natalia Aldaba (2º).

La idea de la visita a la exposición “Vik Muniz” en el Museo de la Universidad de Navarra surgió como excusa para una reunión del grupo ELU Navarra, que tiene ganas de seguir creciendo y mantenerse activo. La pandemia, el cierre de toda la hostelería y el buen tiempo de Pamplona nos planteaba un reto: debía ser una actividad sin mucho contacto, de interior e interesante. Así que, ¿por qué no incluir un poco de arte en nuestras vidas?

Imagen2

Vik Muniz es un artista brasileño que realiza exposiciones fotográficas de representaciones creadas a partir de obras clásicas, personajes literarios, situaciones cotidianas o paisajes universalmente reconocidos utilizando materiales poco comunes, como chatarra, comida, células madre, pigmentos o hilos que consiguen toda una nueva visión de la realidad expuesta. El autor juega con las profundidades, el volumen y la perspectiva de la obra y esto influye en la percepción de cada uno, que consigue diferir respecto de la provocada por la obra original. Desde la distancia, la obra se percibe como un conjunto lleno de significado. Sin embargo, cómo cambia la mirada a medida que uno se acerca a lo pequeño. Al prestar más atención, se descubrían los verdaderos materiales de la obra como tinta, juguetes o incluso diamantes; la riqueza de algunas técnicas al representar un paisaje con hilos finos o alambres, así como sutiles ironías presentes, como una imagen de la Gioconda bebiendo cerveza en una versión de “Baco”, de Velázquez, o una representación de Frankenstein hecha con caviar.

El arte nuevamente ha entrado a nuestras vidas rompiendo con la rutina, y nos ha invitado a la reflexión. Si el autor era capaz de rescatar todo tipo de objetos “desterrados” de un vertedero y dotarles de un nuevo sentido, ¿vuelve a convertir a estos objetos en útiles? ¿Puede el nuevo significado de la obra otorgar una “nueva utilidad” a esos materiales? ¿Se puede hablar de utilidad en el arte?

Imagen4

Durante toda la exposición hemos mantenido una actitud de asombro y sorpresa, que nos ha brindado la oportunidad de poder escucharnos y comentar las diferentes interpretaciones o detalles escondidos que cada uno de nosotros era capaz de apreciar. De ahí nos ha surgido la pregunta: ¿Hasta qué punto habla de nosotros mismos aquello que nos suscita una obra? ¿Puede realmente todo lo que nos despierta una emoción ser considerado arte? ¿Deberían censurarse ciertos tipos de manifestaciones artísticas?

Imagen3

Como todo hoy en día, también el arte se está modernizando: el artista, con ayuda del personal del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), consiguió disparar unos láseres sobre un grano de arena, consiguiendo, vista bajo un microscopio, la imagen de unos preciosos castillos dibujados.

Salir de la rutina para incorporar el arte en compañía de ELUs ha sido una experiencia realmente bonita, aunque efímera, lo cual nos deja con ganas de más actividades como esta. Es un pequeño recordatorio de que, pese a la situación actual, podemos seguir encontrando la belleza y el arte en la vida diaria. Al fin y al cabo queda demostrado que en Navarra, como en todas partes, hay más que coronavirus.

Natalia Aldaba

Vida ELU YR6

Un café solidario por Plaza España

Por:

El sábado por la mañana, algunos ELUs nos levantamos para participar en un café solidario por Gran Vía. Con el desayuno guardado en la mochila, colgada a la espalda, quedamos a las 12:30 en Plaza España. Pablo Michavila nos organizó en grupos de 6 personas al llegar y nos dividimos por las calles. No sabíamos a quién conoceríamos esa mañana. Los cafés solidarios del grupo Youth Revolution ya resuenan por los círculos jóvenes de Madrid y de varias ciudades de España, después de solo 3 semanas en marcha, y la ELU tenía que participar en alguno de ellos.

Uno de los grupos comenzó a andar por la calle Princesa hasta encontrarse con José, un señor de unos sesenta años que llevaba un par de décadas en la calle. Agradeció el café y el desayuno y nos sentamos con él en el suelo a escucharle. Nos contó la razón por la que no quería ir a comedores sociales, que fumaba pero no bebía. Se acercó una señora y se alegró de que José tuviera compañía. Ella pasaba todos los días por ahí, le daba dinero cada vez, y ya le había cogido cariño. Después de media hora de conversación, nos levantamos para seguir conociendo por Gran Vía.

Fuimos en dirección a Callao nos paramos al lado de una cafetería llena de jóvenes desayunando. En la puerta cerrada del banco de al lado encontramos a un señor de unos cincuenta años, con la cara marcada y la piel rugosa. Le llamaban Checo y estaba leyendo cuando los seis chicos se acercaron. Nos volvimos a sentar en el suelo para acompañarle. Nos contó que tenía una mujer e hijos en Italia, de 25 y 26 años, pero que había perdido el contacto con ellos. Que llevaba desde los 16 años en la calle, por decisión propia. Se dedicaba a hacer pompas de jabón en la plaza de Ópera. Nos relató cómo se rompió la pierna y tuvo que dejar de hacer pompas en la plaza, y cómo al recuperarse en marzo, se lo prohibieron por el distanciamiento social.

Después de hablar con alguna persona más, llegaron las 14.00 y nos reunimos con el resto de grupos en Callao.

Con caras nuevas. Los cafés solidarios siempre cambian. Habíamos escuchado historias que desmontaban prejuicios, desde el respeto y la sencillez. Habíamos ayudado y habíamos aprendido. Nos tomamos unas cañas mientras compartíamos impresiones, y aseguramos que repetiríamos.

Teresa Mondría

Vida ELU thought-catalog-505eectW54k-unsplash (1)

La ELU se queda en casa

Por:

Volvemos a marzo de 2020. La situación del coronavirus nos obliga a cancelar billetes, y retroceder todo lo avanzado hasta ahora en la organización del FdS. Estamos en noviembre y parece que no ha cambiado nada. Pero ha cambiado todo.

Los alumnos de primero ya os encontráis en segundo. Solo habéis vivido un findELU, y teníais ganas de repetir. Los que ahora estáis en primero esperabais esa primera experiencia ELU al completo. Tercero y cuarto esperábamos los reencuentros, y sabemos que estamos en la cuenta atrás. Los de cuarto sabemos que no nos quedan casi findELUs por disfrutar.

Pero todos somos conscientes de cómo está la situación, y que la carta estaba sobre la mesa. Y había posibilidad de volver a marzo de 2020, como parecía al principio. Pero como ha cambiado todo, esta vez vamos más preparados.

Ya fue un reto llevar a cabo la inauguración de la ELU de forma presencial, y afortunadamente se pudo, gracias a la capacidad de organización de María Torras y el equipo de la ELU. Y el fin de semana del 13 de noviembre pintaba un reto mayúsculo, no solo por seguir las medidas de seguridad sino por la posibilidad de que tuviera que ser a través de una pantalla para todos. Y así ha sido. Y así nos encontramos, en el comité del fin de semana, preparando algo sin precedentes, el primer FdS de la ELU online.

Es un reto al que nos enfrentamos todos juntos, y que solo vamos a aprovechar si es todos juntos. Como dijeron en el comunicado, en nuestras manos está coger la oportunidad de vivir un FdS excepcional, aunque sea desde nuestra casa.

Es difícil de imaginar el esfuerzo que supone para los que llegáis de nuevas el conectaros a través de una pantalla y ver un par de cientos de caras que habréis visto un par de veces más si cabe. Pero cualquier ELU de unos cursos más os dirá que lo aprovechéis, que sigáis guardando los días del 13 al 15 de noviembre para la ELU, para las sorpresas que puede traer. Haremos todo lo posible para que la esencia esté, para que viváis lo más parecido a la ELU en cada punto de España, de la forma en la que la situación lo permita. Esta vez es a través de Teams, y esperamos que la próxima sea sentados en el Aula Magna. Si no podemos ir a la ELU, la ELU viene a casa.

Ninguno sabe qué va a pasar mañana, ni como será el finde, ni qué vendrá para el siguiente. Solo sabemos que el viernes 13 de noviembre nos veremos, cara a cara, entre píxeles, pero con ganas de llenarnos de esa energía que caracteriza a los findes. Esta vez, ponerse en juego va a significar estar delante del ordenador y sentir que esto vale la pena. Os esperamos a todos conectados.

Un abrazo,

El comité del fin de semana

Vida ELU manuel bueno

Cuaderno de Bitácora – San Manuel Bueno, mártir (1931)

Por:

San Manuel Bueno, mártir (1931), de Miguel de Unamuno, es uno de tantos títulos que poblaban nuestros apuntes de literatura de Bachillerato. Muchos lo conocemos como a un pariente lejano, de pasada, pero nunca hemos tenido contacto con él. Por eso me animé a darle una oportunidad a este breve libro, de unas sesenta páginas.

La premisa es muy sencilla: el párroco de una aldea ficticia, conocido por su bondad infinita al obrar, mantiene en secreto que no cree en la vida eterna. A partir de esta idea, Miguel de Unamuno desmiga docenas de dilemas existenciales y los comparte con nosotros. Para un creyente, en concreto, hay preguntas muy provocadoras: ¿se puede salvar alguien sin fe, solo a través de sus buenos actos? ¿Son “todas las religiones verdaderas”, como se sugiere, porque “hacen vivir espiritualmente” a los pueblos?

Sin embargo, cuando pensaba cómo escribir esta reseña, quería enfocarla desde una perspectiva más abierta, buscando en la obra un tema más íntimo y universal. Me pareció encontrarlo en un momento concreto, cuando un personaje le dice a Don Manuel que “la verdad [se debe decir] ante todo”. El sacerdote responde que la verdad es “algo terrible, algo intolerable, algo mortal; la gente sencilla no podría vivir con ella”.

Los universitarios tenemos esta misión muy asumida de perseguir el conocimiento y, por consiguiente, la verdad, sea a través de la investigación, la reflexión, las artes… No es algo único a nosotros, pues la sociedad en su conjunto parece situar la transparencia muy arriba en su escala de valores. Es evidente que a nadie le gusta sentirse engañado.

Sin embargo, si no somos conscientes de la mentira, ¿puede ser esta preferible a una verdad dolorosa? Este es el dilema central de la obra, a mi modo de ver, y nos toca de lleno. ¿Quién no ha contado una “mentira piadosa” alguna vez (o unas cuantas)? En el día a día, quizá no tengan gran importancia; pero cuando Don Manuel se juega la salvación de su pueblo…

¿Tenemos derecho a ocultar la verdad porque consideremos que es dañina? ¿O estaríamos entonces vulnerando el derecho a conocerla de las demás personas? Además, si reconocemos que hay verdades con consecuencias negativas, ¿no se tambalearía la idea que solemos aceptar de que lo verdadero es también bueno y bello?

Entiendo que esta reseña puede parecer más una enumeración de preguntas, pero es que el libro es una explosión de interrogantes. Si os dejo unos cuantos en estas líneas es para animaros a que lo leáis también y podamos intentar averiguar juntos qué significan; quién sabe, quizá en el próximo fin de semana de la ELU…

David Rodríguez Marín

Vida ELU marta morcillo una gota de agua mas

Una gota de agua más – Marta Morcillo

Por:

El 18 de septiembre es el World Clean up Day, y ¿qué mejor que pasar el día limpiando la playa?

Este año cayó domingo, día en que la asociación Bioagradables organiza cada mes una limpieza de playas. Éramos unos 50 voluntarios en la playa de la Patacona, en Valencia. Todos pertrechados con guantes, mascarilla, gorra (en Valencia suele hacer mucho sol) y muchas ganas de empezar.

Las limpiezas de playa consisten en recoger por áreas y por grupos los residuos que veas. Una vez recoges todos los residuos que puedas, habrá un monitor de la asociación esperándote con una tablilla (de material reutilizado) donde apuntará todo lo que hayas ido recogiendo, así como con bolsas de basura para poder reciclarlo todo correctamente. Además, se hace un recuento de todos los residuos en una plantilla oficial, que luego puede ser utilizada como fuente de información para implantar políticas ecológicas en las playas o las diferentes zonas que hayamos limpiado.

Puede que de primeras no suene muy apetecible pasar la mañana recogiendo microplásticos, botellas de plástico, bolsas e incluso materiales de construcción enterrados en la arena. Pero la verdad es que es un entorno impresionante para conocer a gente muy diversa: jóvenes, mayores, estudiantes, trabajadores, familias… Además colaboras en un proyecto que te interpela directamente como ciudadano y que ayuda a construir una sociedad más respetuosa y justa. Empiezas sin ver nada, incluso parece que todo esté bien y que no hagas falta. Hasta que te fijas en los pequeños detalles. Ahí es cuando ya no eres capaz de despegar la vista del suelo. Cuando acabas, sientes que necesitas hacer más, que aún te faltaban cosas por recoger. Es la manera más directa que he tenido para darme cuenta de lo que realmente somos capaces de hacerle al ecosistema, tanto para bien como para mal.

Esto es parte de lo que se conoce como ‘’ciencia ciudadana’’. Nosotros, personas que (algunos) no tenemos formación en ese campo, podemos acercarnos más al medioambiente y a su cuidado desde la práctica. Asimismo, nos sentimos parte de la comunidad, ya que la protegemos, la cuidamos y contribuimos a su estudio e investigación para mejorar su calidad. Es una manera de acercar la ciencia a las personas de a pie e involucrarlas en algo que repercute directamente en su día a día.

Recomiendo este tipo de actividades a todas las personas que quieran colaborar con su comunidad. Es precioso ver cómo puedes sentirte relacionado con lo que te rodea de una manera tan sencilla como es cuidando de tu entorno. Tanto como si te interesa la ciencia, como si no, esta es una de las maneras más bonitas que he encontrado para adentrarte o acercarte a ella.  Merece la pena intentarlo, ya sea en la playa, en la montaña, en los parques de tu ciudad o donde sea. Al fin y al cabo, piensa globalmente, actúa localmente, ¿no?

Marta Morcillo Martínez

Vida ELU 4158bd44-3e09-4c27-87c8-0b531e6b12b4

Primera actividad ELU en Madrid

Por:

El pasado 31 de octubre los delegados de Madrid organizaron la primera actividad en la Comunidad de Madrid que por los diversas circunstancias tuvo que dividirse en dos según la zona en la que viven los alumnos. Algunos de los que participaron nos cuentan ellos mismos cómo lo vivieron y en qué consistieron las dos propuestas:

MADRID

Pilar Monedero García-Ochoa – 1º

El pasado 31 de octubre se produjo el encuentro entre los ELUs de Madrid. Las limitaciones de movilidad plantearon en un primer momento ciertas dificultades para que se produjera. Sin embargo, los delegados supieron solucionarlo buscando todas las alternativas posibles para que este encuentro tuviera lugar, y ahora podemos decir que fue todo un éxito.

89f7fedd-8f91-4490-853d-943bbcfb2950

La actividad giró en torno a la visita al Museo Thyssen, concretamente a la exposición temporal de expresionismo alemán, lo que nos permitió rodearnos de un ámbito cultural que nos ayude a empaparnos del sentido ELU. Las diferentes obras nos permitieron entender mejor la sociedad de finales del siglo XIX y principios del XX, que vivieron una época de guerras y enfrentamientos de clases lo que hizo que esto quedara reflejado en sus obras con motivos abstractos y subjetivos. Pudimos apreciar diferentes corrientes dentro del propio expresionismo lo que llenaba la exposición de contrastes. Por un lado, llamativos paisajes rurales o extrañas figuras que daban pie a la imaginación de cada uno. Por otro lado, obras más oscuras que representaban los sentimientos del autor que decidía abstraerse mediante la pintura para poder representar lo que ocurría a su alrededor.

Después de haber visitado la exposición, fuimos al Retiro para poder llevar a cabo los grupos de trabajo. Aprovechamos la agradable tarde de otoño para sentarnos en el césped y compartir nuestras impresiones sobre lo que nos había transmitido la exposición. Además, hubo tiempo para hablar sobre futuros encuentros y cómo utilizaremos el nuevo Pasaporte ELU que nos ayudará a llevar un recuento de todo lo que hagamos según el ámbito en el que se enfoque.

Por último, qué mejor manera de acabar este encuentro que yendo a tomar algo por los bares de Madrid. Recorrimos desde el Retiro las principales calles hasta encontrar algún bar que acogiera a tantos grupos de seis personas en los que nos dividíamos. De esta manera acabó este primer encuentro en Madrid, entre risas y anécdotas pudimos conocernos más y dar pie a futuros encuentros que seguro serán igual de increíbles.

Jaime López Espada – 2º

El pasado sábado tuvimos la oportunidad de reencontrarnos con nuestros compañeros de la ELU y de encontrarnos, en algunos casos por primera vez, con los de primero. Sin duda fue una gran oportunidad para conocernos un poquito mejor y, además, cómo se suele decir ahora, todo se hizo con las medidas sanitarias adecuadas.

La actividad comenzó en el museo Thyssen, donde nuestro grupo se dedicó a admirar las obras de los expresionistas alemanes, sobre todo las de Kandinsky, a renombrar cuadros y a tener algún que otro debate intensito, o mejor dicho, apasionado, sobre los límites del arte.

7711254c-ae3c-4d18-bcc2-04d1cca7cf95

La velada continuó en el parque madrileño del Retiro. Una vez dentro nos asentamos alrededor del Palacio de Cristal (en grupos de seis que es lo que marca la ley) que actualmente alberga una exposición de flores gigantes muy bonita. Allí y al modo de los grupos de trabajo tratamos de explicar qué era para nosotros la ELU y compartir experiencias, expectativas y emociones. Creo que hablo en nombre de todo mi grupo si digo que los seis salimos de allí con ganas de aprovechar lo máximo que se pueda este año todo lo que tenga que ver con la Escuela de Liderazgo. Ah bueno, y con ganas de rellenar todas las páginas del nuevo Pasaporte ELU.

Después de todo esto, la actividad se dio por finalizada y todos nos despedimos, pero como no podía ser de otra forma muchos nos fuimos a tomar algo y disfrutar de lo que quedaba de noche antes del toque de queda.

Luisa Ripoll – 3º

La exposición temporal del Thyssen estaba perfectamente escogida para mostrar el cambio de paradigma que se dio en el arte a principios del siglo XX: el uso subjetivo del color y de las formas, la búsqueda de los sentimientos más reales. Para mí, una exposición perfecta para el encuentro, ya que cada cuadro estaba sujeto a múltiples interpretaciones, y comentarlas con el ELU que tenías al lado surgía de forma natural y siempre era constructivo. Al final, uno se reconocía en la mirada del otro, y qué manera más bonita de conocerse.

POZUELO

Borja García – 4º

El sábado pasado tuvimos una actividad los elus que somos de la zona de San Juan de la Cruz, en Pozuelo de Alarcón. En principio íbamos a ir al museo Thyssen en Madrid, pero como confinaron nuestra zona fuimos a ver otra obra de arte completamente inesperada. Esta obra es especial, pues no ha sido creada por ningún hombre.

b34c2c22-41ff-498c-90e9-5fc713baf9ec

Además, aunque muchas veces se ha intentado copiar, nunca se ha conseguido igualar en belleza y asombro. Hablo de las puestas de sol.

Fuimos a un parque natural que hay en Pozuelo por la tarde, buscamos un sitio que tuviera buenas vistas y estuvimos contemplando la puesta de sol. Durante la puesta, leímos algunos fragmentos de poesías en las que se hablaba de esta maravilla, y después estuvimos hablando y reflexionando sobre cómo muchas veces las mayores maravillas del mundo no están en un museo ni en un lugar exótico, si no que las puedes encontrar con tan mirar a través de la ventana. Nos dimos cuenta de lo impresionante que es que algo tan peligroso y hostil como el sol puede generar una situación tan bella cuando se junta con el resto de elementos de la naturaleza.

¿De verdad todo esto se ha creado por azar? Nos preguntábamos.

2c8dbaa2-38d3-4725-b5a4-9e8f1afbe96b

Nos sirvió para conocernos mejor a los que ya nos conocíamos de antes, a hacer amistad con aquellos que son de primero, a darnos cuenta de que muchas veces son las cosas más sencillas las más bellas, y que son estos momentos, bien disfrutados y con un buen grupo de amigos, de las cosas que nos hacen más humanos.

Jaime Parra – 1º 

En un mundo dividido por una enfermedad pandémica, los ELUs del Pozuelo confinado se encontraron en un día de cielo rosado para observar el atardecer. Arropados por letras de Neruda, reflexiones de Gandhi e historias de Exupèry, no les hace falta ver 43 atardeceres en un día como el Principito, porque con uno en buena compañía es suficiente.

Vida ELU Elena y Carmen de la Iglesia

Elena y Carmen de la Iglesia han sido finalistas de los premios STEM Talent Girl

Por:

El pasado 29 de octubre se celebró la gala de entrega de premios de los STEM Talent Girl AWARDS, en la que nosotras resultamos ser dos de las cuatro finalistas a nivel nacional. Nuestra andadura por este maravilloso proyecto, dirigido a desarrollar el talento y el fomento de las vocaciones científicas-tecnológicas de niñas y jóvenes, comenzó hace ya tres años. Todavía recordamos el día en el que asistimos a las pruebas de selección: había tantas candidatas que pensamos: ¿por qué nosotras? Y, poco a poco, hemos ido obteniendo muchas respuestas. Hoy sabemos que nunca habríamos llegado a la fase final de estos premios si, para empezar, aquel día no hubiéramos buscado el sí, cuando ya teníamos el no. ¡Y lo conseguimos!

Durante estos años nos hemos enriquecido enormemente acudiendo a masterclasses memorables, realizando sesiones de shadowing en empresas, mejorando nuestra oratoria, exponiendo proyectos de investigación llevados a cabo con el asesoramiento de mentoras altamente cualificadas en las áreas STEM… y participando en un sinfín de actividades más que han representado grandes oportunidades para nosotras y que hemos intentado aprovechar al máximo. Sin duda, nuestro aprendizaje ha sido extraordinario, debido en gran parte a que hemos disfrutado mucho a lo largo del proceso. Esto se lo atribuimos a todas las personas (ponentes, organizadoras, mentoras, familiares y compañeras, muchas ya amigas) de las que nos hemos rodeado porque, al igual que en la ELU, en este programa, tanto la felicidad como la formación solo son reales y completas cuando son compartidas.

Cuando, hace unos meses, el programa se propuso reconocer y premiar la excelencia académica y el talento de las mejores estudiantes de Secundaria y Bachillerato, nosotras no dudamos en presentar nuestras candidaturas. Estas consistieron en la realización de un vídeo en el que se mostraran nuestros méritos académicos y extracurriculares, así como nuestra aportación al mundo científico hasta el momento. Desde luego, el trabajo y el esfuerzo han sido palabras que nos hemos repetido una y otra vez para llegar hasta aquí. Muy necesarias. Pero no suficientes. Estamos convencidas de que la que nos ha hecho alcanzar la final es la ILUSIÓN, y podemos afirmar rotundamente que nos acompañará a lo largo de nuestras vidas.

Por otra parte, nos alegra pensar que el jurado, integrado por ocho reconocidos profesionales, ha comprobado que, sí, somos dos hermanas mellizas y, sí, somos dos personas y candidatas totalmente distintas. Esto nos emociona porque se verifica que, si bien hemos sido inculcadas los mismos valores, vivido experiencias similares y adquirido conocimientos semejantes, gracias a Dios, las personas somos únicas, diferentes e irrepetibles. Además, nos encantaría que la figuración de dos hermanas entre las cuatro finalistas hiciera ver que el amor supera cualquier rivalidad y que, cuando la competencia es sana, cuando uno ayuda a mejorar a su “adversario”, por muy paradójico que suene, es cuando realmente se produce el crecimiento intelectual e interior de la persona. Si esto se diera a gran escala, sería el propio mundo el que cambiaríamos para mejor. Becas Europa nos enseñó en su día que este reto está en nuestras manos, desafío que tenemos muy presente hoy por hoy.

Por último, nos sentimos no solo afortunadas, sino también agradecidas de formar parte de este programa. Nuestro sueño de llegar juntas a la final se ha cumplido. Ese ha sido nuestro mayor premio. Observar que hay más gente dispuesta a dar lo mejor de sí a nuestra sociedad también ha supuesto una gran satisfacción, y felicitamos a todas las participantes y alumnas del programa por ello. Pero como cuando un sueño se hace realidad aparece otro nuevo en el horizonte, nos gustaría concluir compartiendo con todos vosotros nuestro deseo de llegar a ser referentes para las próximas generaciones de jóvenes, al igual que lo son para nosotras todas las personas, especialmente las mujeres, que integran STEM Talent Girl. Estamos seguras de que la ELU nos ayudará a cumplirlo.

Carmen y Elena de la Iglesia

Vida ELU Sevilla

Encuentros por provincias

Por:

Durante estas últimas semanas muchos de los alumnos que están en las diferentes provincias de España han aprovechado para reunirse y poder conocer a las nuevas incorporaciones de este curso. Ellos mismos lo cuentan:

Sevilla

¡Hola a todos!
“El pasado jueves 8 de octubre tuvo lugar la primera actividad del curso de los ELUs Sevilla. Debido a las circunstancias que vivimos, solo unos pocos de este numeroso grupo pudieron acudir a una pequeña reunión bien acompañada de unas cervecitas. Fue un rato agradable de charla en el que tuvieron la oportunidad de presentarse, conocerse mejor unos a otros y plantear las bases del curso que se nos presenta.
Es por ello que el siguiente jueves, siguiendo la tradición, otro pequeño grupo de nosotros pudo nuevamente reunirse, en la Taberna Mármol de Viapol, barrio céntrico sevillano muy frecuentado por estudiantes.
Sin embargo, nos quedamos con ganas de más y a la espera de poder conocer a nuestro nuevo mentor, Diego, que en la distancia sigue atentamente nuestros planes”. – Lourdes Borja y Carlos Contreras

Alicante

FOTO ELU ALICANTE

“Hace unos días Esther, Álvaro y yo inauguramos la Red ELU en Alicante, con muchas ganas e ilusión por conocernos al fin. Fuimos a la playa a tomar un helado y lo acompañamos de anécdotas compartidas, impresiones, expectativas, inquietudes, nuevos planes y mucha emoción por las nuevas oportunidades que nos trae este curso. No puedo estar más contenta de poder dar la bienvenida a la ELU a dos personas con tantas ganas de aprender, descubrir y compartir”. – Sofía Riera

Córdoba

cordoba

“¡Hola compañeros! Con la ilusión de conocer los 3 nuevos integrantes de esta gran familia, los ELUs de Córdoba nos reunimos el sábado 17 de septiembre. Fuimos a la exposición “Héroes con bata”, donde numerosos artistas plasmaron en lienzos, cuadernos o figuras el sacrificio del personal sanitario durante la pandemia.

No faltaron los rostros de curiosidad de los que entran en primero, ni todos los consejos que los más veteranos damos – con cierta melancolía – para que expriman esta oportunidad tanto o más que nosotros. Al fin y al cabo, ellos son el presente y el futuro de la ELU… ¡Y cuidado porque vienen fuerte!” – Jaime de Juan

Barcelona

“Los ELUs de Barcelona teníamos previsto un primer encuentro presencial el domingo 18 de octubre. Ahora bien, a raíz del aumento de casos de coronavirus, se han cerrado los bares y restaurantes durante dos semanas. Por lo tanto, finalmente decidimos encontrarnos virtualmente. Fue un primer encuentro ameno y relajado, en el que tuvimos tiempo para conocernos (¡han entrado dos ELUs nuevos!) y hablar pausadamente sobre nuestras inquietudes universitarias y sobre nuestras expectativas para este curso.” – Berta Coll

Vida ELU Sorolla Valencia

Los elus de Valencia visitan la exposición temporal de Joaquín Sorolla

Por:

El impresionismo que impresiona.

19.00h, miércoles 7 de octubre, Centro Cultural Bancaja. Un grupo de ELUs de Valencia nos reunimos con la intención de conocer un poco más sobre nuestro patrimonio cultural. Así, nos disponemos a ver la exposición temporal de Joaquín Sorolla (1863) que se encuentra en el centro de la ciudad.

La idea surge tras la reunión que tuvimos el día de Introducción a la ELU. Compartimos un día muy especial todos juntos. ¿Por qué no compartir el arte también? Nos decidimos por ir a la exposición Sorolla. Cazando impresiones. Esta está realizada gracias a la colaboración del Museo Sorolla, la Fundación Museo Sorolla de Madrid y Bankia. Está integrada por 270 obras procedentes del Museo Sorolla, la Diputació de València, la Casa Museo Benlliure, la Colección Hortensia Herrero, una veintena de colecciones particulares, y de la propia colección de la Fundación Bancaja.

Sorolla

Paseando por las salas de la exposición, compartimos juntos el asombro hacia tanta belleza encerrada en esos bocetos y cuadros. Pequeños y grandes, todos te interpelaban. Podías ver el trazo impresionista de Sorolla que trata de captar la luz a la vez que reflejar el dinamismo de las escenas. Asimismo, los colores blancos y vivos aportaban una luminosidad inigualable que hacían que te introdujeras de lleno en la vida que plasmaba. Vida que podías reconocer perfectamente suscrita a la ciudad de Valencia y a sus playas. Retratos de la cotidianeidad en todas sus dimensiones desde la mirada de este ilustre pintor.

Como todo buen arte, nos suscitaba preguntas. Desde preguntarnos cómo podría haber pintado esas obras hasta preguntarnos por la finalidad del arte, pasando por la visión del arte en el pasado y en el presente. Nosotros no teníamos las respuestas, pero resultó precioso el encuentro de las personas en el contexto del arte.

Así, disfrutamos de una tarde diferente a la vez que inspiradora. Somos un grupo variado, con personas de todas las ramas del saber, y ahí estábamos juntos un miércoles por la tarde, asombrados frente la Triste herencia (foto). Todos con la impresión de estar dentro de la escena retratada, sintiendo el dinamismo de la vida desde la contemplación del arte. ¿Qué mejor compañía para ello?

Para concluir, me gustaría incluir unas palabras de Joaquín Sorolla:

No hay nada inmóvil en lo que nos rodea. El mar se riza a cada instante, la nube se deforma al mudar de sitio; la cuerda que pende de ese barco oscila lentamente; ese muchacho salta; esos arbolillos doblan sus ramas y tornan al levantarlas… Pero aunque todo estuviera petrificado y fijo, bastaría que se moviera el sol, que lo hace de continuo, para dar diverso aspecto a las cosas… Hay que pintar las cosas deprisa, porque ¡cuánto se pierde, fugaz, que no vuelve a encontrarse!

Marta Morcillo Martínez.

Vida ELU YR12

Una gota de agua más – Youth Revolution

Por:

Quitarnos las excusas. Todos tenemos un mínimo de ganas de echar un cable, de ayudar a quien lo necesita, de hacer algo de voluntariado…”, de esta idea nace Youth Revolution, un voluntariado creado por algunos alumnos de la ELU como Nacho Artero, Luisa Urquía, Ana Gabián, Marta Yarto, Santi Bercedo y Pablo Michavila en Madrid; Carmen García, Lucía Pina, María de Jorge y Jorge Úbeda en Valencia; y Amaya Vizmanos en Pamplona, junto con más amigos.

YR7

Pablo cuenta que la idea surgió de casualidad: “Un día un colega me pide que le busque un voluntariado para el sábado y creamos varios grupos de Whatsapp a los que se unen 1500 personas”. En ese momento se dieron cuenta de que hay muchos jóvenes con muchas ganas de darse a los demás, “pero que el problema es que muchas veces no tenemos ni idea de cómo hacerlo. Y nos entra la flojera”. La idea es que a través de Youth Revolution “conozcamos diferentes planes que podemos hacer viernes por la tarde, sábados por la mañana o domingos. Sin compromiso y con la única intención de aportar lo que podemos y de paso conocer a otra gente muuuy grande”.

Actualmente han llevado a cabo diferentes acciones. “Para el corto plazo, planes lo más COVID-free posible. Café solidario por las calles de diferentes ciudades de España, ayuda en comedores sociales, repartos de comida a familias sin recursos…; y para el largo plazo, estamos pensando en visitas a hospitales de niños con cáncer o enfermedades crónicas, visitas a residencias de ancianos, clases a chavales sin recursos…”

Las sensaciones están siendo “de flipe e incredulidad” de todos los frutos que saben que pueden llegar a dar con estas acciones. ¿Quieres colaborar con ellos? Tienes toda la información en su cuenta de Instagram @youth.revolutionn y también puedes ayudar con la compra de un forro solidario en su web. ¡Ponte en juego!

Vida ELU Abraham

Abraham Velarde, ganador del 1er Premio del XXI Concurso de estudiantes de Derecho Procesal

Por:

Abraham Velarde González, estudiante de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad de Salamanca, alumno de la ELU y representante del equipo del semillero de derecho procesal, ha obtenido el primer premio del XXI Concurso de Semilleros organizado por el Instituto Colombiano de Derecho Procesal.

El certamen, que cuenta ya con más de veinte ediciones y reúne anualmente a decenas de estudiantes de nivel pregrado de distintos países, ha tenido lugar en el marco del cuadragésimo primer Congreso de Derecho Procesal celebrado entre los pasados días 21 y 25 de septiembre.

El trabajo con el que los alumnos del semillero han acudido a la competición, que pese a tener sede en Cartagena de Indias se estrenaba en formato virtual debido a la pandemia, consistía en un exhaustivo análisis de las posibilidades de la inteligencia artificial en el ámbito judicial y las oportunidades o peligros que planteaba en el mismo. La ponencia llevaba por título: “Inteligencia Artificial: ¿Refuerzo o amenaza para la tutela judicial efectiva?”.

¡Enhorabuena Abraham!

Vida ELU JIC 20-21

Jornada de Inicio de Curso 20/21

Por:

El pasado sábado 3 de octubre tuvo lugar la Jornada de Inicio de Curso 2020/2021 a la que pudieron acudir algunos de los alumnos que residen en Madrid cumpliendo todas las medidas de higiene y sanidad. Durante el Acto, Carola Díaz de Lope-Díaz, directora ejecutiva de la ELU, junto con Laura Llamas, coordinadora académica, y Ainhoa Fernández, coordinadora del área de Acompañamiento, presentaron la ELU a los nuevos alumnos, les dieron la bienvenida a todos y Juan Serrano, director académico, explicó el nuevo leit motiv de este curso en su Lección Magistral: “La libertad es el verdadero motor de la historia”. Puedes volver a ver el acto en este link.

Después, los alumnos tuvieron encuentros con sus mentores en los que se les explicó el área del Acompañamiento en la ELU, y la primera clase de los diferentes módulos con los profesores. Tras la comida, los alumnos pudieron conocerse un poco más con una actividad de integración, y el día finalizó con grupos de trabajo reflexionando sobre la lección magistral. Además, todo se retransmitió online para que los alumnos que no habían podido asistir también pudieran estar conectados. ¡Empezamos este nuevo y diferente curso con mucha ilusión!

Cultura La peste

Cuaderno de Bitácora – La peste (1947)

Por:

Fue ayer, pero nos habla de hoy.

¿Qué haces cuando no se puede hacer nada? ¿Quién eres cuando lo absurdo de la vida te estalla en la cara? ¿Por qué buscamos el sentido cuando parece que no lo haya? ¿En qué creer si todo lo que creías salta por los aires?

Eso se plantean los habitantes de Orán cuando la peste se cuela en sus vidas. En Orán se vive una vida pacífica, sin sobresaltos. Ni muy aburrida, ni muy intensa. Ni muy mala, ni muy buena. Simplemente, una vida. Una vida donde no hay mucho lugar para plantearse nada en concreto porque todo simplemente fluye y nadie lo quiere parar (¿no te suena de algo?).

Entonces empieza (cuidado, spoiler) la peste en la ciudad. A través del ojo del Dr. Rieux, vemos cómo se derrumban todos los cimientos de lo que hoy consideraríamos una civilización desarrollada. Los habitantes de Orán se ven envueltos en una vida aparentemente sin sentido. No pueden trabajar, no pueden divertirse, no pueden ver a los vecinos, no pueden continuar con su vida tal y como era. Se ven sobrepasados por algo que no pueden controlar y que ni siquiera tienen claro qué es y cómo funciona.

Albert Camus (1913-1960), al presentarnos una metáfora del sinsentido de la vida, nos muestra los diferentes caminos que pueden adoptar las personas frente a él. Tenemos entonces a aquellos que buscan huir por cualquier medio de la ciudad, a aquellos que lo viven desde la fe y a aquellos que lo viven desde el oportunismo de una vida nueva. Camus nos muestra la experiencia humana desde lo más esencial, es decir, a través de la búsqueda del sentido, con una maestría digna de un Nobel de Literatura.

En cuanto al Dr. Rieux, él tiene una de las tareas más extremas en esta epidemia: curar. Camus nos lo presenta como narrador principal y es quien más radicalmente se enfrenta al sinsentido. El Dr. Rieux debe mirar cara a cara a la peste, luchar todos los días contra ella, y ya no solo por él, sino por los demás. Él tiene que ver cómo se muere la gente sin poder hacer nada. Tiene que ser machacado día tras día por la tragedia y la tristeza. En su cabeza, está la incertidumbre de si está haciendo todo lo posible; en su corazón, la desesperanza de la muerte; en sus manos, la vida de las personas. Todo ello interrelacionándose y formando parte de la complejidad de la persona. Aún así, sigue adelante buscando lo bueno, aferrándose a dar todo lo que puede sin entender el sentido de toda esa situación.

En La peste se habla de la humanidad. Se habla de ti y de mí. Y se habla de todos nosotros en el día de hoy. Me lo leí durante esos meses que nadie quiere recordar y fue como un regalo. Fue un recordatorio de que vivir merece la pena y de que buscar el amor en la vida es intrínseco al ser humano. Para mí, imprescindible (el amor y el libro).

Marta Morcillo Martínez

Sin categoría books-918521_1280

Lecturas para un tiempo único

Por:

Nos ha tocado vivir un tiempo único. Cada tiempo lo es -y sus coetáneos así lo sentimos y manifestamos-; lo es cada historia humana, cada biografía… pero eso no quita que, sin duda, este 2020 esté sorprendiendo a la humanidad. Nos ha situado ante las preguntas radicales de la existencia de un modo abrupto y peculiar, pues al hacer aguas una aparente seguridad; ante el sufrimiento y la incertidumbre prolongada, no puede sino florecer lo fundamental. Y como hemos podido comentar a lo largo de este curso en el módulo de Grandes Libros y en otras ocasiones, son precisamente esas cuestiones eternas de la existencia las que abordan las grandes obras literarias.

Por ello, y también de cara a las iniciativas que comenzaremos el próximo curso, – Cuaderno de Bitácora y el club de lectura Beers & Books- queríamos sugerir brevemente algunas lecturas de obras clásicas para este periodo de verano. Lecturas de distintos periodos con las que se puede establecer un diálogo en torno a cómo vivir.

En un contexto como el nuestro, ¿a quién no le gustaría conocer la verdad de una cuestión inquietante que está acabando con la vida de personas? Puede que conocerla suponga un cambio en el trascurso de tu biografía, que conlleve la confirmación de un destino marcado, pero, ¿puede la verdad supeditarse a ello? Le preguntamos a Edipo Rey, de Sófocles, del siglo V a.C. Del mismo poeta trágico, con una temática diferente ­-ser hija, ser ciudadana, obedecer o no las leyes, etc.-, recomendamos Antígona, que además será representada en los próximos días en el Festival de Teatro Clásico de Mérida.

¿Puede alguien llevado por su ambición acabar destruyéndose a sí mismo y a los de su alrededor? Macbeth de Shakespeare -el aclamado escritor al que Harold Bloom situaba en la cúspide de los literatos- profundiza en el tema en esta famosa y oscura tragedia del XVII. También lo hace varias centurias después y con una historia diferente Albert Camus en Calígula (1944), quien, tras perder a alguien querido y quedar desprovisto de un fin que pueda orientar su existencia, se convierte en un tirano para quien la vida de otros y la propia carece del más mínimo valor.

Por otra parte, el primer fin de semana de la ELU de este curso contamos con la ponencia de José Manuel Mora Fandos que llevó por título “El placer de leer”. El profesor y escritor comenzó su exposición partiendo de Primer amor de Iván Turguénev, obra que nos recomendó. Publicado en 1860, es el relato en primera persona del proceso de enamoramiento del que cae presa un adolescente por una joven princesa, y toda la vivencia que conlleva. De un tema similar, sugerimos la lectura de la famosa obra de Jane Austen, Orgullo y prejuicio (1813). La escritora inglesa -experta en desarrollar de forma delicada la psicología de sus personajes- presenta al lector varios procesos de enamoramiento en las hermanas Bennet, siendo el de Elizabeth y el señor Darcy el que ocupa el papel central por su búsqueda de la virtud y la felicidad en la relación, después de un inicio marcado por los vicios que dan título a la obra.

¿Alguna distopía clásica que nos permita adentrarnos en situaciones irreales, pero a veces más cerca de la realidad de lo que nos gustaría? Podemos recomendar tres títulos, publicados respectivamente en 1932, 1949 y 1953, en medio de un contexto convulso como es el siglo XX: Un mundo feliz de Aldous Huxley, 1984 de George Orwell, y Fahrenheit 451 de Ray Bradbury. Estas obras abren los ojos a la necesidad de desarrollar un pensamiento crítico y nos hacen descubrir los métodos de control de la sociedad; siendo precisamente uno de los más importantes el privar de la lectura.

Y concluimos con el tema del tiempo, pues estamos llamados a vivirlo como kairos, como el tiempo oportuno en el que algo importante sucede. También en el verano, en el descanso. Nuestra vida está en juego.

¡Buenas vacaciones!

Sin categoría Imagen 6

Beatriz González del Yerro – Una gota de agua más

Por:

Un pequeño acto, hecho por Amor, ¡cuánto vale! (s. Josemaría Escrivá de Balaguer)

La medida de la entrega no es otra que la medida del Amor que se ha puesto en ella. Así no hay actos pequeños, si se hacen por Amor. Este año 2019-2020, he tenido la oportunidad de entregarme un poco más en un proyecto misionero de voluntariado llamado “Misión País”.

Imagen 4

Misión País es un proyecto de jóvenes universitarios católicos, con anhelo de misionar y entregarse a los demás. La Misión consiste en compartir, durante una semana, la alegría de la fe en Cristo, de la mano de María, en pequeños pueblos de España a través de la entrega, la escucha y la disposición para ayudar. 

Es una oportunidad para ponerse al servicio tanto de la Iglesia como de personas necesitadas, teniendo a vivencia de voluntariado, oración y servicio desinteresado a los demás. Es un regalo que la Juventud de Schoenstatt quiere entregar a España, para volver a hacer de ella una Tierra de María.

La Misión dura una semana, y se realiza durante 3 años en un mismo pueblo. Este año se han llevado a cabo 9 misiones distintas, varias de ellas promovidas por grupos de jóvenes universitarios de las Universidades de Comillas, Carlos III y la Politécnica de Madrid. 

Imagen 3

El haber tenido la oportunidad de coordinar este proyecto durante este año me ha hecho caer en la cuenta de la importancia de ser agradecidos y de querer entregarnos en las pequeñas cosas, con las personas de nuestro alrededor, de nuestro propio país… Es en las pequeñas cosas de cada día, en nuestros proyectos universitarios, en nuestros lugares de estudio, familias donde tenemos que entregarnos. Si solo esperamos a las grandes situaciones y proyectos para ponernos en juego, qué pocas veces podremos regalarnos a los demás. 

Ojalá sepamos salir al encuentro del otro en las pequeñas cosas del día a día, porque por Amor, hasta una mínima gota, se vuelve grande. 

Youtube: ¿Qué es Misión País?

Página Web: www.misionpais.es

Instagram: @misionpaisesp

Sin categoría Captura de pantalla 2020-07-16 a las 8.31.24

Miriam López Ferreiro – ELUs por el Mundo

Por:

¡Hola a todos! Soy Miriam y este año he tenido la suerte de estar de intercambio Erasmus en Uppsala (Suecia). Cuando el año pasado tuve que decidir si realmente quería vivir o no esta experiencia, he de decir que no estaba totalmente segura. Gente nueva, idioma nuevo, y en definitiva costumbres nuevas. Sabía que no me iba a resultar fácil, que las cosas iban a ser diferentes, y sentía cierta incerteza e inseguridad por cómo sería todo.

Captura de pantalla 2020-07-16 a las 8.31.35

Pero también sabía que no podía dejarlo pasar y que era lo que quería y lo que debía hacer. Las primeras semanas no dejaba de preguntarme por qué había tomado aquella decisión, pero ahora os puedo decir con total seguridad que estoy enormemente agradecida de haber tenido esta oportunidad, y sin duda la recomendaría una y otra vez. 

Desde el primer momento la Universidad me facilitó mucho la llegada a Suecia e incluso la búsqueda de alojamiento. Suponía que la sociedad sueca era organizada por las cosas que se suelen decir de los países nórdicos, pero lo pude confirmar cuando en julio llegaban a mi casa por correo postal folletos de la Universidad, información para los nuevos estudiantes e incluso un mapa de la ciudad. Lo que no supe hasta que llegué es la fuerte vinculación que tienen con algunas tradiciones. En una Universidad que cuenta con algunas de las herramientas más avanzadas en el ámbito científico, el Gustavianum o el Main Building son edificios de hace cientos de años en los que se puede respirar esa sed de conocimiento y esencia universitaria que busca ALGO MÁS. Es curioso este contraste entre la innovación y la tradición, y me recordó justamente lo importante que es conocer nuestros orígenes y construirnos a partir de ellos para poder crecer y consolidar nuestra identidad, no sólo como individuos, sino también como sociedad. 

Captura de pantalla 2020-07-16 a las 8.32.11

Otra de las cosas que aprendí sobre la sociedad sueca es el respeto que tienen por el medio ambiente. Los hábitos de reciclaje o el uso tan extendido de la bicicleta como medio de transporte son claros ejemplos de ello. No dejaba de llamarme la atención la cantidad y la variedad de bicis que me cruzaba yendo por la calle los primeros días. Esta vinculación con la naturaleza también se relaciona con la forma en la que valoran la luz en general, pero sobre todo la luz del sol. Es muy común en invierno ver las ventanas con una pequeña lámpara encendida al lado, y las velas también forman parte del día a día para muchos suecos. De
hecho, existe en Suecia una festividad para darle la bienvenida oficial a la primavera cuyos orígenes se remontan a la época vikinga. Se llama Valborg y se celebra el día 30 de abril. 

Captura de pantalla 2020-07-16 a las 8.31.48

Cuando a finales de agosto llegué a Uppsala, aquello era totalmente desconocido para mí. La Catedral, la biblioteca Carolina Rediviva, el Gustavianum, Gamla Uppsala, todas estas visitas formaron parte de mis primeros días en Uppsala, y en aquel momento no sabía de qué manera iban a formar parte de mi experiencia Erasmus durante los próximos meses. Recuerdo que el primer postre que probé al llegar fue un kanellbulle (el famoso bollo de canela sueco), y aquel fue sólo el primero de muchos (¡están buenísimos!). También el primer día que entré en el Biomedicinskt Centrum (el edificio en el que tendría la mayor parte de mis asignaturas a partir de entonces) estuve dando vueltas un rato intentando encontrar mi clase. ¡Hasta ir a comprar al supermercado era una aventura los primeros días! 

Pero poco a poco Uppsala, sus edificios y su gente, se fueron volviendo el día a día, y esta pequeña ciudad se convirtió en algo más que aquel lugar que a finales de agosto apenas conocía. 

Antes de llegar tenía la intención de no relacionarme demasiado con españoles y aprovechar esta oportunidad para conocer gente de otros países. Pero al final no fue exactamente así y sin saber muy bien cómo, los españoles siempre acabábamos juntándonos. Sin embargo, la gran cantidad de actividades para estudiantes internacionales, las asociaciones dentro de la Universidad y fuera de ella, mi grupo de laboratorio, y las nations, me ayudaron a conocer también a gente de otros países. Uppsala es una ciudad con estudiantes de muchas y muy diferentes nacionalidades, y sin duda esto me  ha servido para aprender otras costumbres y entender distintas formas de actuar y de ver las cosas. Se suele decir también que los suecos no son muy sociables, y aunque es cierto que son bastante diferentes en este sentido, las generalizaciones no son buenas. Es gente a la que no les gusta entrometerse, pero suelen estar dispuestos a ayudar siempre que sea necesario. 

Captura de pantalla 2020-07-16 a las 8.32.30

Las nations son edificios tan antiguos como la propia Universidad (fundada en 1477 es la Universidad más antigua de Suecia) en los que se puede desde estudiar en la librería, hasta quedar para un fika o para cenar, acudir a eventos formales o actuaciones musicales, jugar a juegos de mesa o  simplemente salir de fiesta. Cada estudiante es miembro de una de las 13 nations que actualmente hay en Uppsala y es en ellas donde se suele hacer vida social. Además, en Uppsala se organizan muchas otras actividades, como por ejemplo conferencias anuales con Premios Nobel o conciertos musicales.

Captura de pantalla 2020-07-16 a las 8.32.01

Las horas de luz no eran muchas a partir de noviembre. Solía ir a clase de noche por la mañana, y cuando salía sobre las tres de la tarde ya era de noche otra vez. Entre esto y comer a las doce o incluso a las once y media de la mañana el horario me resultaba a veces un poco extraño, pero me acabé acostumbrando. El frío la verdad es que me gustaba en cierto modo, así que esto no fue un problema, aunque también tengo que decir que según los suecos este invierno fue uno de los más cálidos desde hacía años. El fika, ese momento del día dedicado a tomarse un café con un bollo para conversar, descansar, o simplemente tomarse un respiro, fue un buen aliado para estos meses de invierno. ¡Siempre había tiempo para un fika, sobre todo si era con un kanelbulle! 

Y así poco a poco, los días y los meses fueron pasando. Cuando a principios de marzo vine a España con la intención de regresar a Suecia una semana más tarde, no sabía que sería la última vez que estaría en Uppsala de Erasmus. Cuando empiezas algo nunca sabes cómo va a terminar, pero lo importante es ser capaz de aprovechar cada momento que pasa y de poner en práctica todo lo aprendido. A pesar de haber terminado el erasmus antes de lo esperado, lo importante ahora es seguir intentando dar lo mejor de uno mismo cada día. Y quien sabe, ¡ya habrá tiempo de volver a Uppsala! Vivir de lo que se nos da a cada instante, reconocer y disfrutar todo lo bueno que hay en las pequeñas cosas del día a día, y ser siempre agradecidos. Estas claves deberían alimentar nuestras ganas de conocer, de saber, de aprender, y en definitiva, de alimentar un sentimiento de inconformismo responsable que nos mueva a hacer cosas. Porque así, siendo capaces de valorar cada situación y adoptar la actitud necesaria frente a ella, seremos capaces de disfrutar del gran regalo que tenemos cada día. 

Captura de pantalla 2020-07-16 a las 8.32.56

Sin categoría amaya-vizmanos

Amaya Vizmanos recibe el Premio Innovactora Junior 2020

Por:

Hace unos días a nuestra alumna Amaya Vizmanos le otorgaron el Premio Innovactora 2020 en la categoría Junior en Pamplona. Amaya se presentó con la iniciativa @yoteayudoconlasele en la que también participan varios elus y antiguos alumnos del Programan Becas Europa.

maxresdefault

Innovactoras es una red de “mujeres innovadoras de hoy en día con actitud y aptitud para construir un mundo mejor desde las diferentes realidades del siglo XXI: Ciencia, Tecnología, Empresa, Educación y Sociedad”. Y con estos premios persiguen el objetivo de distinguir, premiar y visibilizar a mujeres y jóvenes innovadoras que desarrollan o han desarrollado nuevas soluciones a retos actuales.

El proyecto que han llevado a cabo en esta cuarentena surgió de la inquietud de ponerse al servicio de aquellos alumnos que se enfrentaban a la selectividad en unos meses y que de repente pasaron a vivir en incertidumbre. Así que Amaya junto a un equipo de universitarios han trabajado en resolver dudas, habilitar bancos de apuntes, consejos para afrontar el examen ahora que ya se acerca y también en presentar los diferentes grados que se estudian para que los alumnos tuvieran una aproximación mucho mayor a la realidad de éstos con el objetivo de que les ayudase en el momento de elegir.

innovactora696

¡Enhorabuena a Amaya y a todo el equipo! A continuación os dejamos el vídeo de las palabras de Amaya al recibir el premio.

 

Sin categoría Miguel 1

Miguel Escalante – ELUs por el Mundo

Por:

Habían pasado 4 años desde la última vez que estuve en París, ocasión que pude disfrutar con varios de vosotros en el viaje de Becas Europa. Tanto me estaba gustando la ciudad aquel verano de 2016 que, por apurar y apurar nuestro tiempo libre en los Campos de Marte, a los pies de la Torre Eiffel, acabamos llegando tarde al hotel (15 mins). Ni la llamada de atención de Carola (merecida) a las puertas del albergue FIAP Jean Monnet consiguió que me quedara con un mal recuerdo de la capital francesa y el destino caprichoso hizo que volviera, esta vez para cursar un curso completo.

Bueno, curso completo… digamos 6 meses gracias a nuestro querido Coronavirus.

Miguel 2

Para el que no me conozca, estudio Farmacia en la Universidad de Sevilla y entre todas las opciones que me ofrecía mi facultad, París no era a priori la que más me llamaba la atención. Esto era debido a que nunca me había enfrentado a vivir en una gran ciudad, ya que he vivido siempre entre Huelva y Sevilla, por lo que no puedo negar que me imponía un poco dar el salto a una capital europea de tal calibre. Sí tenía claro que quería ir a Francia para mejorar el idioma y valoré opciones como Marsella o Lyon, pero finalmente mis padres sobre todo me animaron a decidirme por París y el tiempo me ha demostrado que tomé la decisión correcta.

La aventura comenzaba a principios de septiembre con la base de conocer ya a 3 personas de mi facultad que también iban para allá, por lo que jugaba en modo fácil. Iban también a la misma universidad que yo, por lo que siempre estábamos arropados. Cuando elegí Francia y más concretamente París, sabía que no iba a ser un Erasmus de cachondeo en el que limpiar asignaturas fácilmente, ya que el nivel de la universidad de destino, Université Paris Sud – XI, era bastante alto y mis predicciones han sido acertadas. Si bien es cierto que he tenido que estudiar bastante, no me ha faltado el tiempo para disfrutar de los que han sido los mejores meses de mi vida sin lugar a duda.

Miguel 3

A pesar de haber estado un par de veces en París, el hecho de vivir en una ciudad te permite empaparte de ella y justo ésta tenía mucho de lo que empaparse. Durante los primeros días, entre papeleos interminables para conseguir cuadrar el Acuerdo de Estudios, conseguir la tarjeta de transporte, una beca de alojamiento, etc… comenzamos nuestro intento de “desguirización” (hecho de ser cada vez menos “guiri”) visitando y conociendo los monumentos más míticos, pero también los menos famosos. Porque París es mucho más que Torre Eiffel, Arco del Triunfo y Museo del Louvre… que ya de por sí no es poco.

Lo que más me impresionaba era que no se acababan las cosas que visitar y planes que hacer. Tardes enteras visitando jardines como el de Luxemburgo o las Tullerías, miles de plazas como la Concordia o Vendome, infinitos barrios con encanto como el latino o Montmatre y monumentos que en cualquier ciudad del mundo serían los principales a visitar pero que aquí eran “uno más” como el Panteón o los Inválidos. Tendría que dedicar otra newsletter entera para hablaros de los museos, que más allá de haber memorizado el ya mencionado Louvre, el d’Orsay y el Pompidou, que son los más típicos, también he podido disfrutar de los recovecos de los menos conocidos como el Rodin, l’Orangerie o el museo de las Guerras Mundiales que se encuentra dentro de los Inválidos. Así podría llevarme horas y horas, enumerando sin parar lugares de interés turístico, pero paro ya.

Algunos de estos sitios que he mencionado los conocí de mano de la pequeña comunidad ELU Francia que nos montamos Diego, Tessa, Paula y Rubén, que aparte de alguna que otra cervecita, fuimos al museo Rodin y a los Inválidos, donde, además de un par de museos, se encuentra la tumba de Napoleón.

Miguel 4

Otra gran ventaja que tiene París es su ubicación geográfica, la cual nos permitió viajar muy cómodamente a varios destinos: primero fuimos a Bélgica (poco más de 3 horas en bus) donde visitamos Bruselas y Brujas; después acompañamos al Sevilla Fútbol Club hasta Luxemburgo (5 horitas en Flixbus), donde jugaba un partido, el cual por supuesto ganamos; nos alquilamos un par de coches y fuimos hasta Véretz, un pequeño pueblo cerca de Tours, donde una amiga que conocimos nos invitó a pasar un finde al humilde castillo de su tía abuela (sin coña jajajaja). Por ultimo, pillamos unos vuelos baratos para hacer un mini-interra y visitamos en una semana Praga, Bratislava, Viena y Budapest.

Miguel 7

Otra experiencia que me encantó fue la posibilidad de ir al Parc des Princes, estadio de fútbol del PSG, gracias a que nuestro compañero de la ELU Manu Santamaría, en una visita que hizo, compró las entradas sin saber todavía la fecha y hora exacta en la que era el partido y finalmente no podía ir, por lo que unos amigos y yo le hicimos el favor de ir en su lugar.

Muchos findes teníamos visitas de amigos de nuestros amigos que iban viniendo poco a poco, ya que París es una ciudad muy apetecible y de buena conexión gracias a sus tres aeropuertos principales, por lo que he podido conocer a más gente si cabe, pero sin duda el mejor fue cuando diez amigos míos vinieron a la vez y pude enseñarles la ciudad que tanto me estaba gustando tanto de día como de noche.

Han sido 6 meses que me saben a muy poco y que me dejan con alguna espinita clavada pero completamente enamorado de París y con la certeza de que volveré muchas veces y seguiré mirando a mi alrededor mientras se me cae la baba al igual que el primer día.

Miguel 6

Miguel Escalante Cabeza

Sin categoría Andrea 8

Andrea Sánchez – ELUs por el Mundo

Por:

¡Hola a todos! Soy Andrea y como algunos ya sabéis, desde septiembre del año pasado hasta abril de este año estuve en Múnich. Hoy os quiero contar un poco más de cerca como ha sido mi experiencia, que, aunque común a todos los que hacemos un Erasmus, es diferente.

Prácticamente toda la gente que conozco define su año de Erasmus como la mejor, o una de las mejores experiencias y años de su vida, que lo recomendaría a toda costa y a quien fuera. ¡Quizá sea de las pocas personas para las que esto no se cumple! Mi experiencia ha sido diferente, con ella he aprendido, he crecido, pero muchos días no he sido feliz o no encontré motivos para decir “volvería a decir que sí”. Sé que es sorprendente y que no es lo que nos gusta escuchar, porque preferimos escuchar historias increíbles donde todo va como esperamos. Pero este año he aprendido a ser sincera conmigo misma, a respetar mis tiempos, y también a transmitir mi verdad, aunque no sea la de la mayoría o, aunque a poca gente le guste contar lo malo y yo me convierta en esa minoría de gente completamente transparente.

Andrea 7

Hace ya un año tomé la decisión de elegir Múnich como destino de Erasmus con el objetivo de perfeccionar mi alemán. Pero pequé de seguir la corriente. En mi clase éramos 45 y solo 5 se quedaban en España, todos los demás querían irse de Erasmus. No fui capaz de ir a contracorriente y ser la número 6 que se quedaba. Dije: si no es ahora, ¿cuándo? Y decidí arriesgarme a decir que sí sin realmente quererlo, solo para poder decir “no me quedé con las ganas”, “no decepcioné a nadie”, “di mi máximo en ese momento”.

Otro factor decisivo fue el hecho de tomar la decisión en base a la calidad de la Universidad de destino. Este es sin duda un factor importante, pero no debería ser el único. Esta universidad solo ofertaba una plaza, por lo que cuando llegué, no conocía a nadie, no fui con ningún español ni nadie de mi universidad. Y más que eso, ningún Erasmus hacía mis asignaturas, por lo que todos los días iba a clase con nativos alemanes a quienes es difícil acceder. El ambiente en clase no era lo que solemos ver en España, grupos de amigos que quedan antes y después de clase. En mi universidad la gente iba a clase sola y cuando acababa, se levantaban y se iban. No había apenas interacción entre ellos, ¡ni mucho menos conmigo!

Para futuros Erasmus, ¡valoradlo todo! El clima, el ambiente, la dificultad de adaptación, la calidad de los alojamientos… Todo cuenta para la salud mental y felicidad durante la estancia. De hecho, al haber elegido una universidad tan buena (30ª mejor universidad en economía del mundo), la exigencia era muy alta. Eso no me permitió tener un Erasmus relajado y lleno de fiesta, que es como suelen pintarlo quienes vuelven de sus ciudades.

Hasta ahora os podéis hacer a la idea de la situación: estaba en una residencia donde no había nadie de Erasmus, iba a la universidad sola y tenía mucha carga lectiva y de trabajo en casa. El clima no acompañaba y en general, la sociedad alemana (muy a mi pesar porque quería quitarme el estereotipo) sí es fría y seria. Alguien podría preguntarse, ¿cómo aguantaste entonces? Intentando sacar algo positivo cada día.

Cuando llegué un mes antes de que empezaran las clases y no conocía literalmente a nadie me fui a pasear muchas veces sola por la ciudad. Iba con mi música, pensando en mis cosas, disfrutando de los rayos de sol de la ciudad antes de que empezara el otoño (que es casi un invierno para los que estamos acostumbrados al clima mediterráneo). Me esforcé por visitar museos y encontrar cada día algo que me animara a salir de casa.

Andrea 2

Por fin la segunda semana de septiembre comencé a conocer a gente. Hicimos un grupo grande y salimos de fiesta el primer mes cada viernes y sábados. Fuimos a karaokes y conocí a mucha gente. Este mes sería lo más parecido a lo que suele ser el mes de Erasmus para la mayoría de la gente. A estas alturas no había empezado el curso todavía y decidí sumergirme en la vida social al completo.

Algo que marcó también mi experiencia fue el trabajar en el Oktoberfest. Durante dos semanas y tres fines de semana trabajé de 11h a 23h en la carpa Marstall sacando fotos a los turistas y vendiéndoselas posteriormente. Necesité mucha resiliencia y fuerza porque era la primera vez que trabajaba en un entorno de fiesta donde todo el mundo va ebrio menos quienes trabajamos. En estas semanas me apoyé muchísimo en el grupo de chicas de todo el mundo que trabajaban como yo en la carpa. Aquí tuve la oportunidad de ver que cuando una carga se comparte, el sentimiento de desolación desaparece. Porque cuando eran las 22h30 y acababa el día, todo lo que necesitábamos era la mirada cómplice de “yo también me he cruzado hoy en la carpa con personas ebrias desagradables”. Tuve momentos duros, pero valió la pena ya que la remuneración era alta y yo quería el dinero para ir a ver a mi novio a China, donde estaba él de Erasmus.

Esto me lleva al siguiente punto: ¡relaciones a distancia! Si tomáis la decisión de iros al extranjero y vais a mantener una relación, armaos de paciencia. Todo es posible si le echáis ganas, pero al mismo tiempo, hay que estar preparado para ser flexible, transformar la relación en lo que cada uno pueda dar durante su periodo de adaptación y también saber perdonar el no recibir lo que se vive en una relación cara a cara.

Andrea 4

Ya en el mes de octubre comenzaron las clases y mi curso de alemán (aquí venía yo a por mí C1 que tanto quería). La universidad como tal era increíble, los profesores buenísimos y las clases se disfrutaban. Es una universidad del siglo XIV por lo que caminar por los pasillos de esta transmitía esa ansia de “búsqueda de la verdad”. Uno podía imaginarse a eruditos subiendo las escaleras y a sabios enseñando su conocimiento en las aulas hace siglos. Fue sin duda lo que más disfruté de mi estancia: el haber adquirido unos conocimientos tan bien enseñados de la mano de profesores muy bien preparados a nivel pedagógico.

Esto fue de la mano con un rebajar la fiesta y los planes para poder llevar al día toda la materia. Sí que antes de los exámenes tuve tiempo de viajar a Salzburgo, Praga, Innsbruck, Ammersee, Liubliana… Descubrí mucho de la historia de Europa y de las gentes que viven en estas ciudades.

Pero también aprendí algo: el con quién es tan importante como el cómo y el qué. Porque unido al con quién está el para qué, y algo con lo que yo he sufrido bastante es con el sentir que toda la gente que iba conociendo era efímera, pasajera. Pensaba ¿por qué debería estar dedicando mi tiempo a personas a quienes solo les importa salir? ¿por qué no hay un interés por conocer a las personas realmente? Sentía que a mi alrededor todos sabían que en un año no sabríamos los unos de los otros y eso me vaciaba. Porque me costó encontrar a esas 3-4 personas en quienes me podía apoyar en mi día a día y con quienes podía compartir mis alegrías y preocupaciones. Personas que sí querían ser amigos, con todas las letras.

Andrea 6

Creo que la búsqueda de autenticidad en todo lo que hacemos nos asegura rodearnos de personas sinceras y de confianza, a quienes nos abrimos y se abren. A la vez, este deseo nos lleva a tener decepciones, a llevar un camino más lento, a no conformarnos, ser exigentes. Porque yo soy el tipo de persona que se entrega, que no quiere estudios a medias, amigos a medias. Quizás por eso mi experiencia ha sido tan diferente, porque no he conseguido ver el valor de lo efímero, ¡y probablemente sea mi error! Así que eso es lo que me llevo. Un aprendizaje personal, un autoconocimiento… ¡y el tan ansiado C1 de alemán!

Sin categoría 1 (1)

Carlos Marín – Una gota de agua más

Por:

No habría alcanzado aún la mayoría de edad, cuando ya comenzaba a plantearme su utilidad, el verdadero uso que yo podría darle. ¿Servirían esos 18 años para algo más que para pasear mi DNI cual exposición ambulante? Tras un breve período de búsqueda, hallé la respuesta, y es que a partir de entonces podría dedicar mi tiempo a personas más vulnerables, con sacos de ilusión en cada una de sus habitaciones y una lección de vida que aportar a cada instante.

2 (1)

Fue así como comenzó mi voluntariado con ANDEX (Asociación de Padres de Niños con Cáncer de Andalucía) en oncología infantil del hospital Virgen del Rocío. El miedo y los nervios formaban una dupla indivisible en mis primeros momentos, aún sin saber qué respuesta recibiría o si realmente podría servirles de ayuda. Sin embargo, tan abrumador fue lo que allí descubrí que no he vuelto a experimentar esa sensación desde el primer día, cuando ya comencé a considerar aquello como un hogar.

Desde entonces, cada fin de semana se ha convertido en un motivo perfecto para sonreír, dejar mis aparentes problemas a un lado y celebrar la vida junto a ellos: niños de no más de 12 años cuya mayor fantasía es que alguien les dedique su tiempo jugando, bailando o simplemente hablando. Desde futbolistas hasta moteros, pasando por Papá Noel y algún que otro payaso, han visitado ya la planta durante mi todavía corta experiencia, en la que he tenido la oportunidad de conocer a personas brillantes que tratan de aliviar con todo su esfuerzo su paso por esta frágil situación.

3 (1)

Dada la tesitura actual, y teniendo en cuenta la especial debilidad de los chicos, hace ya tres meses que suspendimos la actividad, por lo que decidí buscar alternativas. Así, durante el mes de mayo he ayudado como realizador en la transmisión de eucaristías online que diariamente llegaban a más de 1000 hogares desde el que fue mi colegio. Después de tantos años correteando por aquellos patios y aprendiendo tanto en aquellas clases, ha sido un pequeño gesto que me ha permitido darles una mínima parte de todo lo que allí he recibido.

Ahora estoy nuevamente en búsqueda de proyectos, de formas de entregarme. Tratando de encontrar más personas con las que compartir la felicidad.

Carlos Marín

Sin categoría WebTED

TED: Tu empresa a domicilio

Por:

TED, o Tu Empresa a Domicilio, es ahora una asociación que pretende ayudar al pequeño comercio local. Todos estamos acostumbrados a recurrir a Amazon si necesitamos algo rápido, y más durante la cuarentena. Pero después de la pandemia, los pequeños comercios de España van a sufrir con fuerza el impacto de la crisis económica. Y TED pretende hacer visibles y echar una mano en lo que se pueda precisamente a esas personas que llevan su pequeña tienda o local.

La idea es que TED sea una página-directorio. Un lugar donde puedas encontrar rápidamente a las empresas de tu barrio y saber cómo están, poder contactar con ellas o incluso indicar cómo comprar. ¿Han abierto con el COVID? ¿Tienen una tienda online? ¿Me pueden atender por teléfono? La idea es que sirva para todos, y que sea lo más intuitiva posible, atendiendo a las personas menos hábiles con la tecnología. La idea es ir creciendo, y añadir nuevas funcionalidades (descuentos, pedidos, catálogos, etc.), según nuestras posibilidades. Pero querría comentaros un poco más sobre nosotros, para que os hagáis una idea.

“La vocación universitaria es una vocación específica al bien común”. Empiezo con esta frase que nos dijo Rafa Monjo en Alcalá, cuando Becas XI aún no éramos ni universitarios, para resumir lo que ha sido para mí la experiencia de TED, y que estoy convencido de que todos los ELUs lo compartimos. TED nació a partir de esa inquietud que compartíamos unos amigos universitarios. “Todo el mundo está haciendo cosas contra el coronavirus, imprimiendo cosas en 3D, y nosotros nada. ¿Qué podemos hacer?”. Entonces, como providencia, llegó el aviso del Hackathon contra el COVID-19 que nos envió la Comunidad de Madrid. Y así empezó todo.

Cinco o seis amigos nos reunimos por conferencia. ¿Qué idea proponemos? ¿A quién podemos ayudar unos aspirantes a ingenieros, médicos y una recién graduada en Economía y Marketing? Como siempre, la experiencia da la solución. Uno de nuestros padres lleva un pequeño comercio, y de ahí surge la idea. Poco a poco la desarrollamos: una plataforma web para dar visibilidad al pequeño comercio, y facilitar lo máximo posible el proceso de compra para el público general. Parecía una idea tonta, pero rápidamente se fue uniendo gente. La verdad es que me ha hecho reflexionar que la vocación universitaria está más extendida de lo que creemos. Compañeros de mi carrera (industriales), a través de conocidos, viejos compañeros de colegio… Muchos se unieron al proyecto, incluyendo a Marta Navas, a la que muchos conocéis, y que también me da confianza en que los ELUs respondemos cuando se nos llama. Un equipo potente y multidisciplinar; un equipo universitario.

El Hackathon fue un fin de semana frenético. Con ayuda del tutor asignado, dimos forma al proyecto, terminamos un prototipo funcional y lo presentamos. Contactamos con algunas empresas del barrio de Chamberí, que se mostraron interesadas, aunque en fin de semana, poco se podía hacer. Pero cuando terminó, y no resultamos finalistas, llegó la temida pregunta… ¿y ahora qué?

Una vez más, la gente te sorprende. Nos pareció que el fin era tan bonito que, a pesar de estudios, exámenes, TFGs y demás locuras, merecía la pena seguir adelante. Nos hemos organizado, ahora somos asociación y la UCM nos ha reconocido el proyecto con un premio económico para ayudarnos a seguir adelante. Tenemos página web propia: www.tuempresaadomicilio.es, y a más de 10 empresas que están colaborando. Poco a poco crecemos, y seguimos con la ilusión de sacar adelante un proyecto completamente altruista, y para ayudar al pequeño comercio, para aportar nuestro granito de arena.

Pero os pedimos ayuda. Apoyad al pequeño comercio. Los de Chamberí, podéis encontrar empresas en nuestra web. Pronto esperamos también que incluyamos otras zonas. Los demás, estad pendientes de vuestro barrio, y a lo mejor podéis acudir a otros negocios más tradicionales. Pero creemos que este es el espíritu universitario, aportar donde podemos y donde se nos necesite. Os pedimos también que nos sigáis, deis difusión y que participéis. En RRSS (Facebook e Instagram: Tuempresaadomicilio, Twitter: @TED_domicilio, Linkedin: TuEmpresaaDomicilio). Dadnos feedback, cualquier comentario o sugerencia será bienvenida. ¡Y si alguno quiere saber más, por favor, no lo dudéis!

A vuestra entera disposición:
Diego Cerrillo, Proyectos Finales (Becas XI)

Sin categoría open-textbook-762687

¡Nueva sección! – Cuaderno de bitácora

Por:

Este es nuestro cuaderno de bitácora, escrito por y para todos los ELUs. Queremos que sirva para dejar constancia de nuestro viaje por la ELU. Como todo viaje, está lleno de vientos y cambios de rumbo, pero también de coordenadas geográficas que nos orientan. En este cuaderno, plasmaremos aquello que nos marca en nuestro camino. Por eso, ¿qué mejor que los libros? Los libros pueden ser nuestra Estrella Polar. “To travel far, there is no better ship than a book”, decía la poeta Emily Dickinson. Con esta divisa, empezamos la nueva sección.

Queremos que exista un espacio donde puedas compartir esa novela que tanto te gustó, ese libro de cuentos que te habló de ti o esa historia que tanto te llenó. Pensamos que los grandes libros son una manera única de conectar entre todos nosotros, porque nos hablan justo de eso, de los problemas fundamentales del ser humano a través de todas las épocas. Y por eso surge esta sección, para que todas las personas podamos conectar a través de los libros.

Tenemos muchas ganas de empezar este proyecto y de compartir con todos vosotros las obras literarias que nos han ido marcando en nuestra vida.

Berta Coll y Marta Morcillo.

Sin categoría IMG-20180822-WA0311

Silvia Tévar – Una gota de agua más

Por:

ESCUCHA Y AMA

Todavía recuerdo el olor del salón, aquella mezcla de antigüedad, limpieza y tranquilidad que me saludaba cada vez que llegaba. Hace ya nueve meses desde que tuve la oportunidad de ir, durante dos semanas, al convento de Santa Mónica. Hace ya nueve meses que, acompañando y sirviendo a los ancianos que allí residen, descubrí la importancia del escuchar y el acompañar.

Cada tarde, las monjitas del convento me recibían con una sonrisa nueva, con un brillo en la mirada que removía mi corazón. El primer día estaba un tanto nerviosa: había llamado esa misma mañana preguntando en qué podía ayudar y me habían respondido que necesitaban a gente para dar de cenar a los mayores y hablar un poco con ellos. “Nada complicado”, me dijeron. Sin embargo, recorriendo aquellos pasillos de piedra fría, caminando por primera vez hacia la salita de estar, una pejiguera inquietud bailaba en mi interior: ¿me verían con buenos ojos? ¿Y cómo empezar a hablar con ellos? ¿Me aceptarían?

Apenas hicieron falta unos segundos para que mis dudas iniciales se disiparan: tan pronto como entré en la estancia, un hombre que más tarde se presentaría como Luis me sonrió con sorpresa y curiosidad. Su mirada, una maraña de cariño, paciencia y energía. “¡Caramba!” Fue lo primero que dijo. Y así, a partir de aquel instante, comencé un camino que todavía hoy trato de explorar: el de aprender a escuchar, a acoger con asombro y respeto las historias de aquellas personas que, cada tarde, antes de cenar, me contaban un poquito más de sus vidas, de sus anhelos, de las pequeñas actividades diarias que podían llevar a cabo día a día. Me di cuenta de que la vida se vive y se ama en los pequeños gestos diarios; de que, a veces, lo importante es simplemente estar ahí. Con ellos exploré esa Valencia que tan solo conocía a través de los libros de historia. De su mano descubrí qué significa trabajar en el campo, día tras día, con infinita paciencia y tesón; aguantar las heridas del esfuerzo para darles un futuro a las personas amadas. Conocí qué se siente cuando algunos días las fuerzas son escasas, cuando la debilidad impide incluso jugar a las cartas. Gracias a Pedro, Carlos, Luis y Alfonso comprendí qué significa querer a un hijo a pesar de sus idas y venidas; la importancia del perdón, de la gratitud y la responsabilidad de la paternidad.

Por otro lado, dándole la papilla a Amadeo, un anciano de la segunda planta, comprobé qué esencial es la fuerza de voluntad. Para mi compañero, cada cucharada era una lucha por hacer que aquella pasta descendiera por su garganta. Sin embargo, él allí estaba, sorbiendo y resistiendo, pidiendo más con la cabeza. Las monjitas y voluntarios del convento también fueron una clara muestra de ello: su pasión, dedicación y entrega atraparon mi corazón. Fregando, organizando, limpiando, moviendo a los mayores, curando a los enfermos, acostándolos… Nunca perdían ese brillo en la mirada, ese cuidado, ese cariño por todo lo que hacían.

Y es que, en esas dos semanas aprendí cómo el amor es el motor del ser humano, la fuente que se parte y se reparte. El amor, el sentido de la vida.

Silvia Tévar

Sin categoría Jaime 1

Jaime Redondo – ELUs por el Mundo

Por:

Es una noche de invierno en las Highlands. En el horizonte asoma el océano entre enormes montañas. A mis pies, un lago cristalino refleja la luna llena en un cielo escocés sorprendentemente despejado. En mi mano un palo afilado a punta de navaja sostiene una salchicha precocinada que se calienta en un dulce fuego que sabe a verano y a verbena. Y a mi lado, en los rostros de Danny, Mascha e Iván, me siento europeo, me siento amigo, pero sobre todo, me siento humano.

No puedo sino maravillarme por todas las formas en las que este año de siete meses me ha transformado. Por eso, siempre que pienso en ello siento la necesidad de recalcar un agradecimiento y decir que he tenido la tremenda suerte de vivir desde septiembre en la ciudad de Mánchester, en un Erasmus que ha sido más fructífero que lo que pudiera haber imaginado.

Jaime 2

Tras tres años de Matemáticas y Física en Madrid, la rutina cada vez se acercaba más al tedio. Yo era incapaz de conformarme con eso, la Universidad tenía que suponer algo más, así que en un alarde de rebeldía, que no en vano dijo Marañón que es la virtud fundamental de la juventud, decidí dar la vuelta a mi propia vida, a los propios planes que yo había tejido en busca de aquello que añoraba aun antes de saber lo que era.

Me recibió una ciudad que me enamoró antes de la primera noche. Aunque en términos demográficos es grande, el centro de Mánchester es pequeño, al menos, en comparación con Madrid. Y mi residencia, la que sería mi hogar, no podía estar mejor situada. De verdad. Un día, teniendo clase a las 9, me desperté a las 8:55 y aun así llegué puntual. Para mí, acostumbrado a pasar más de dos horas diarias en los subsuelos de Madrid, eso abría un mundo de posibilidades que no pensaba dejar de aprovechar.

Pero vayamos por partes y no adelantemos acontecimientos. Estamos en septiembre y las posibilidades para un recién llegado a Mánchester eran infinitas. Había llegado allí solo, pero la propia Universidad, acostumbrada a recibir varios miles de nuevos estudiantes de todas las partes del mundo cada año, había previsto esa circunstancia. Así que por delante tenía dos semanas de la llamada “Freshers Week”. Valga pues decir brevemente que disfruté como nunca esos días, que pude conocer a cientos de personas, muchas más de los nombres que puedo recordar, y que después de eso, nunca más me sentí solo.

Jaime 3

Pero llegó el primer día de clase y había que ponerse las pilas. He olvidado decir por qué elegí Mánchester en particular. Pues bien, con dos premios Nobel en el cuerpo docente y una gran inversión es sin lugar a dudas la mejor Universidad para estudiar Física de Europa (sí, incluso por delante de Oxbridge), y una de las mejores del mundo. Y esto se hizo patente: una facultad repleta de recursos, unos profesores realmente preocupados de que su enseñanza sea lo mejor posible, siete plantas de laboratorios e investigación de alto nivel, y prácticamente todas las semanas sándwiches y café gratis para los estudiantes. ¿Qué más se puede pedir?

Es cierto que el sistema británico difiere mucho del español. La mayoría de los profesores se conforman con ser “Lecturers”, es decir, llegan al aula, imparten su lección y la abandonan, sin mayor preocupación por el alumno. No obstante, la organización de las materias es algo que como alumno se agradece mucho. Todas las lecciones estaban planeadas desde el primer día, todos los apuntes, hojas de problemas y soluciones eran recursos accesibles, y si aún querías más, todas las clases eran grabadas y publicadas para poder verlas todas las veces que hicieran falta. Allí han sabido integrar la tecnología en la educación universitaria de una forma extraordinariamente eficaz, y esto, por ejemplo, ha resultado en que su adaptación a los tiempos de pandemia haya sido ejemplar.

Jaime 4

Pero hay un último elemento que es la guinda del pastel que ya es la propia Universidad. Un profesor mío decía que todo lo se ha inventado en Inglaterra, en realidad se inventó en Mánchester, y lleva buena parte de razón: pude dar clase en el edificio donde Rutherford descubrió el átomo, la facultad de Matemáticas llevaba el nombre de Alan Turing y su orgullo por bandera, y cada edificio, incluso muchas aulas, llevaban nombres de grandes profesores, ingenieros, empresarios de tiempos de la Revolución Industrial, sociólogos o filósofos que pasaron por Mánchester y dejaron su huella.

Suficiente en cuanto a la parte académica, y es que no solo de pan vive el hombre, ni de ecuaciones un servidor. Viviendo tan cerca de la Universidad se me ofrecía la posibilidad de participar en un montón de asociaciones y sociedades, y así lo hice. Los que me conocen ya saben de mi pasión por el teatro, y era algo a lo que no estaba dispuesto a renunciar. Encontré mi hogar y una bonita familia en algo que me sumergió de lleno en la cultura inglesa: la pantomima.

Jaime 5

Preparamos durante todo el semestre de invierno una pantomima de Blanca Nieves, ensayamos divertidísimos monólogos, desternillantes bailes y horrorosas canciones con las que llenamos un auditorio dos noches consecutivas y recaudamos más de 1000 libras para la Sociedad por la Esclerosis Múltiple. Entre ensayo y ensayo, yo aprendía los chistes que solo a un británico le podían hacer reír, y es que… ¡era el único no inglés allí! Eso es lo que se llama inmersión cultural. Y es que interpretar en un idioma que no es el tuyo es notablemente complicado, pero tuve la suerte de encontrar en Alyx y Will unos directores maravillosos. Bueno, quizá no tanto. Minutos antes del estreno me dijeron que en un monólogo pronunciaba mal una palabra, pero no me lo habían dicho antes porque les hacía gracia como lo decía. Ingleses…

Además del teatro y de la natación, que se puede decir que eran continuación de cosas que ya formaban parte de mi vida, decidí incorporar elementos nuevos. El primero de ellos fue la magia: en una pequeña asociación recién nacida nos juntábamos unos cuantos estudiantes para aprender trucos nuevos juntos. Y aunque no aprendí mucho, me lo pasé muy bien, e incluso llegué a actuar delante de una audiencia en el sótano de un bar sórdido de las afueras de Mánchester. Creo que esto último lo debería poner en el currículum.

Jaime 6

La segunda de las novedades en mi vida fue el cine. Aunque se vio frustrado por la cuarentena y no pude terminar todos los proyectos en los que quería participar, sí hubo tiempo para rodar un pequeño corto hitchcockiano. Pero la tercera novedad y la más valiosa fue el baile. Los martes: clases de Forró, que es un baile del noreste de Brasil súper relajante. Los miércoles: clases de Tango. Los viernes: clases de Bachata. Y ocasionalmente alguna clase de Swing o de Charleston. No me siento orgulloso de haber aprendido tango argentino de manos de un inglés, pero sí extremadamente feliz de haber encontrado en mi profesor, Joe, así como en mis compañeros Diana, Cerys, Alex, Ollie, Bola, Su, Gustavo, Letizia y muchos otros una pequeña familia donde disfrutar del baile, ser consciente de mi propio cuerpo y alejar por unas horas toda preocupación de mi cabeza. Recuerdo con especial cariño un día que pasamos en el piso de Joe, cocinando pizzas, tomando cócteles y bailando desde la una del mediodía hasta la una de la madrugada. Eso también es familia y eso también es felicidad.

Hay un último elemento sin el cual mi Erasmus no hubiera sido igual. Como si de los protagonistas de Cómo conocí a vuestra madre se tratara, encontramos también en el Grove nuestro propio bar. Allí, donde pasé fácilmente más de la mitad de las noches era tremendamente feliz. Bien fuera echando un Fifa con Jose, jugando al billar con mis gallegas favoritas, cantando operetas con Alessio o simplemente disfrutando de la buena compañía de Miguel, Iván, Mar, Silvia, Pedro, Alicia, Isa y el resto de mi querido grupo de españoles que no puede faltar en ningún Erasmus, las horas pasadas en el Grove son algunas de las más felices de mi vida.

Jaime 7

Cada una de estas cosas ha ido calando en mí de una forma distinta, asentándose en mi forma de ser. No sólo he aprendido a gestionar el estar solo, que no es lo mismo que la soledad, sino que me he encontrado a mí mismo: encima de un escenario, o bailando, o sentado en un sillón con una pinta en la mano. No hay que olvidar pequeños viajes a Escocia, Liverpool, York, Londres o Sicilia que también son parte de esta experiencia. Al final, todo se trata de lo mismo: viajar hacia fuera y hacia dentro a la vez. En el viaje uno se puede encontrar consigo mismo, y eso ya lo dijo Machado cuando escribió caminante no hay camino/se hace camino al andar.

Y repentinamente mi Erasmus tuvo que acabar, pero esto solo quiere decir que una nueva etapa espera. Como dice Bilbo al final de El Señor de los Anillos, “creo que estoy listo para una nueva aventura”. Pues bien, ahora llevo en mi saco muchos nuevos aprendizajes. Desde cómo hacer una tortilla de patata (con cebolla, por supuesto), hasta monólogos shakesperianos pasando por bailes nuevos, ideas nuevas y sobre todo, amigos y compañeros de viaje nuevos. Gracias a todos ellos, puedo decir que mi objetivo de Erasmus se ha cumplido, que la Universidad ha sido algo más, y que hoy soy algo más de lo que era en septiembre. Soy más maduro, soy más feliz, soy más humano.

Y tú, ¿a qué esperas para irte de Erasmus?

Sin categoría Gloria 2

Gloria Rodríguez – Una gota de agua más

Por:

¡Hola familia! Soy Gloria y os quería hablar sobre UN INICIO, un proyecto de catering social que en la situación que estamos viviendo ahora, ha comenzado a ayudar a las familias más necesitadas.

UN INICIO es una entidad que conozco bien porque surgió impulsada por mi madre, mi hermana y otros amigos. Se dedican a acompañar, formar, educar y emplear a jóvenes pertenecientes a ciertos colectivos en desigualdad de condiciones a través de la gastronomía. Sin embargo, dada la situación, como muchas otras empresas, se han visto obligados a reinventarse. Entre otras cosas, han decidido acompañar a las familias vulnerables que sufren los efectos de esta crisis, preparando cajas de alimentos y llevándolas a sus casas. Comenzaron este proyecto gracias a las donaciones de terceros y han llegado a ayudar a más de 6000 personas. Debido a la cercanía con estas familias, han visto que hay muchas que están pasando por situaciones complicadas, y este número no hace sino crecer. Es por esto que, gracias a los voluntarios que se están ofreciendo, se está pudiendo ayudar a casi 1000 familias a las que se visita de forma recurrente con la intención de acompañarles y ofrecerles cajas solidarias.

Gloria 1

A lo largo de la cuarentena, mi madre y mi hermana llegaban a casa todos los días impactadas por la situación tan difícil que se está viviendo. Ellas nos contaban con detalle lo que iban haciendo, lo que iban viendo, la gente con la que se han ido encontrando, y cuanto más nos contaban, más ganas nos entraban de ir a echar una mano. Sin embargo, dada mi situación en la universidad, veía que lo que se me ponía ahora delante era asistir a mis clases y enfrentarme con el estudio. Y esto ha sido difícil, porque no entendía por qué me encontraba un sábado por la tarde estudiando mientras toda mi familia estaba repartiendo cajas de alimentos.

Mi tía, a la que le pasa algo parecido, porque está también trabajando y se muere de ganas de ayudar, me decía que para ella fue clave recordar la frase de Santa Teresa de Calcuta “No es tanto qué hagas, sino en qué pongas el corazón”. Y es verdad, porque igual que marca la diferencia la ayuda que están dando desde UN INICIO, marca la diferencia cómo me ponga yo delante del estudio, por qué estudio. Pero como soy un poco cabezota, aun así insistí en que si podía hacer algo para ayudar desde casa, que contaran conmigo. Y así fue, me propusieron llamar a las familias para ver cómo ayudar, a quienes llevar la caja y qué necesidades había. Y eso he estado haciendo en estas últimas semanas. Ha sido algo realmente impactante. Al final estamos encerrados en casa, sin saber bien qué sucede fuera, y de repente te chocas con una realidad que, aunque supieras que está, yo al menos no era del todo consciente. Durante la cuarentena, en mi cuarto, me era muy fácil caer en mis problemas y mis quejas, y sin embargo estas llamadas me han hecho mirar esta situación con una perspectiva más amplia.

Gloria 3

Me ha sorprendido también darme cuenta de que estas familias sí, necesitan ayudas y alimentos, pero más que eso necesitan estar acompañados. Me ha pasado ya con varias personas que me cuentan que están solas y se echan a llorar, agradeciendo infinitamente el poder hablar con alguien.

A raíz de esto, he empezado a llamar a algunas personas que están solas simplemente para hablar. El pasado viernes llamé a Verónica, que anteriormente me contaba que estaba sola y pasándolo muy mal, y cuando colgué no daba crédito a lo que acababa de pasar. Yo la llamaba con la intención de charlar un rato, de acompañarla un poco, y cuando colgué, esta mujer me había dado mil vueltas. Verónica me contaba que durante este tiempo había empezado a leer libros de la carrera que dejó en el pasado, simplemente por amor al arte, por enriquecerse, y me decía “Si es que yo soy muy curiosa, a mí me gusta leer de todo, y ahora que tengo más tiempo, no pierdo oportunidad. Algunos compañeros me dicen que por qué leo eso si no me va a servir para el trabajo, sin embargo yo creo que esto es una riqueza que no tiene precio.” Y yo me veía estudiando con pereza, y sin ilusión, y de repente Verónica me recuerda que no es tanto para qué estudies, sino porqué, qué tiene de atractivo ahora aquello que he decidido estudiar.

También me contaba la situación de falta de compañía que estaba viviendo, no solo a nivel físico sino que veía cómo muchos de sus amigos le habían dado la espalda en esta situación, que se sentía sola. Y esto me hacía ver lo afortunada que soy, que tantas veces, y en estos días, miro más lo que me falta, lo que me gustaría que sucediera, y no lo que ya hay, empezando por tener una familia. Verónica me había ayudado mucho más que yo a ella, y como dice un amigo, vi cómo efectivamente la vida está para darla, ya sea repartiendo cajas de alimentos, estudiando o con una simple llamada.

Por último, quería hacer un llamamiento para animaros a colaborar como voluntarios. Desde UN INICIO cada vez reparten a más familias y necesitan ayuda para ello, por eso os animo a, si tenéis un hueco y ganas, apuntaros y echarnos una mano. Podéis repartir cajas de alimentos con vuestro padre, vuestra hermana, o algún amigo; o venir a ayudarnos a montarlas. ¡Gracias familia!

Uninicio

Sin categoría ELUTalks

ELU#talks en YouTube

Por:

En cuarentena es fácil perder la noción del tiempo. Todos los días saben igual. Caemos en la monotonía y, de no ser por nuestra agenda llena de cosas por tachar, no sabríamos si es lunes o miércoles. Pero los sábados son diferentes. Tienen un gustillo especial. No cuesta tanto levantarse de la cama porque sabemos que nos espera un rato en familia: las ELU talks.

Ya son ocho los nombres que hemos sumado a la lista. Ocho personas brillantes que han querido compartir con nosotros sus reflexiones y experiencias para darnos un poquito de luz en este túnel que cada vez está más cerca del final. Libertad, belleza, Dios, sufrimiento, amor. Los grandes interrogantes de la condición humana que nos permiten entender y entendernos.

Ocho charlas que nos han ayudado a redescubrir el gusanillo que sentimos en cada fin de semana que nos volvemos a juntar. Y a recordar lo bien que se está en familia.

Para que podáis ver de nuevo las ponencias que hemos tenido el lujo de escuchar, hemos decidido subirlas a Youtube. Aquí os dejamos el enlace. No están todas disponibles aún, pero poco a poco se irán subiendo.

Sois un verdadero regalo. Nos vemos este sábado, familia.

Un abrazo,