II FDS ELU_’El Juego de la política: pertenencia y libertad’

Cartel ELU Pantalla
Cartel ELU Pantalla
18 MAR

Violeta Gallego Rodríguez y Natalia Aldaba Petrina

“El juego de la política. Pertenencia y libertad”. Este título tan sugerente y de innegable actualidad daba el pistoletazo de salida al II Fin de Semana ELU 2020-2021, posiblemente uno de los más esperados, en el que el reencuentro desempeñó un papel protagonista junto con nuevas perspectivas y preguntas acerca del origen de la dimensión política humana, de la evolución de la polis, de la naturaleza del político e incluso de la justicia.

El viernes 12 de marzo, en torno a las 17:00 horas, la entrada al edificio H se teñía de un color especial, se convertía en lugar de acogida, de cariño y de esperanza. Se llenaba de elus ansiosos de disfrutar de uno de esos fines de semana que suponen un antes y un después, que te llenan por dentro de ilusión y te renuevan la forma de mirar la universidad. Tras unos minutos para recoger las mascarillas que se repartían en la entrada, nos dispusimos a entrar en el auditorio para disfrutar de una clase magistral de la mano de D. Higinio Marín. La ponencia supuso un recorrido entre tres bloques, la Prehistoria de lo político, el nacimiento de la política y la ciudadanía greco-romana como matriz de la ciudadanía europea.

DSC_0473Este viaje comenzó con una pregunta: “¿desde cuándo existe la política?”. A partir de ella surgieron todo tipo de reflexiones y cuestiones: la repercusión de la aparición de la memoria en los vínculos familiares y en la política, el papel del límite en la organización social y la posterior evolución de esta última desde la tribu a la polis, la aparición de nuevos paradigmas en la historia y la lucha actual entre el Estado y la naturaleza genealógica del individuo. Nos gustó tanto la ponencia que decidimos prescindir de los grupos de trabajo para poder compartir algo más de tiempo con D. Higinio. De una manera parecida, nuestros compañeros desde casa pudieron seguir la interesante ponencia gracias a los recursos que nos brindó la universidad.

Tras la conferencia, nos dispusimos a cenar en los grupos “burbuja” que se mantuvieron a lo largo del fin de semana, aprovechando no solo para discutir los puntos que más nos habían llamado la atención de esa primera ponencia sino también para dar la bienvenida a las incorporaciones más recientes a la ELU y conocer a personas con las que hasta entonces no habíamos tenido la suerte de coincidir.

DSC_0508

Como actividad de integración, tras la cena pudimos disfrutar de un “speed dating”. Fue una actividad tremendamente dinámica y divertida, en la que se nos brindó la oportunidad de conocer a elus de distintos cursos en esta noche de viernes. Entre pitido y pitido de silbato los elus se movían de mesa en mesa para poder dialogar con alguien diferente. Contando con una batería de preguntas y una gran organización, no faltaron los buenos momentos. Tuvimos la suerte de que pudiese hacerse tanto presencial como online, de manera que todos pudimos participar de la actividad.

Con ganas de seguir disfrutando del fin de semana, el sábado por la mañana nos juntamos de nuevo en la UFV para poder escuchar a D. Ángel Barahona en su ponencia “Poder, ideología y violencia mimética”. En ella, hablaba sobre la idea del conflicto como motor de la naturaleza humana, de la importancia de la guerra en nuestra sociedad y de cómo construimos nuestra identidad con uso de la exclusión y de la violencia. Además, hacía hincapié en la idea del aprendizaje humano gracias a la mímesis, es decir, la imitación, que necesariamente era violenta debido a la escasez de recursos en nuestro mundo.

Por último, el ponente trataba el tema de los líderes, los chivos expiatorios- que tanto hemos podido ver reflejados en la política actual- y las ideologías. Desde luego, fue una ponencia excepcional y con un tono refrescante respecto a los temas tratados habitualmente. Al acabar, nos dividimos por grupos de trabajo en las respectivas aulas- bien de la universidad, bien de Zoom- y estuvimos debatiendo y compartiendo las ideas oídas, así como diferentes temas que surgieron como el grupo, el conflicto o la libertad.

DSC_0661

Después, cada uno se dirigía al aula asignada para la clase del módulo: “Grandes libros y tradición occidental” para primero, “Ciencia y progreso social” para segundo, “La cuestión de Dios” para tercero y “Proyectos finales” para cuarto; en las que como siempre se resolvieron dudas y se explicaron algunos conceptos correspondientes a cada módulo.

Sin dejar mucho tiempo intermedio, nos dispusimos a ir al comedor para poder cumplir con los horarios establecidos. Nuevamente para la comida nos distribuimos por los mismos grupos “burbuja” para reducir la posibilidad de contagios. Quizás sea también una forma de, como siempre se nos dice, “no perdernos a nadie” y poder seguir escuchando y dialogando con personas con las que quizás de otro modo no hubiésemos coincidido.

DSC_0820

Por la tarde tuvimos la gran suerte de contar con la presencia de D. Pedro Herrero en su ponencia “La ciudad inacabada y cómo transitar por ella”, la cual se mantuvo aun con el imprevisto de la ausencia de D. David Blázquez, quien también iba a presidir la sesión. Después de unos minutos de testimonio personal, el ponente ofreció la posibilidad de entablar una conversación y de preguntar sobre cualquier aspecto que nos interesase sobre la política, sus experiencias en el Congreso de los Diputados, cómo superar el fracaso, la fidelidad al partido, el sentimiento de pertenencia y otros muchos temas que salieron a la luz mediante el diálogo. Pese a alguna discrepancia de ideas y quizás un poco de espectáculo, el ponente dio algunas claves muy importantes en temas de política, y fue un placer contar con alguien que lleva en su mochila una historia de superación, de liderazgo, de fracaso y de reconocimiento del lugar propio.

Sin contar esta vez con grupos de trabajo, nos dispusimos a disfrutar de la obra que algunos de nuestros compañeros habían preparado. Se trataba de una adaptación de las escenas de “Los juicios de Sancho” de la segunda parte de “Don Quijote de la Mancha”, el cual daba la oportunidad de reflexionar sobre qué tipo de líder era el protagonista y qué tipo de vocación le guiaba. No podemos dejar de comentar lo espectacular que fue la actuación de todos los elus que participaron y lo organizaron, fue increíble la adaptación, la caracterización y la interpretación de todos ellos. Al finalizar la obra, los actores, organizadores y nuestro director académico Juan Serrano nos dieron la oportunidad de disfrutar de un cinefórum de la misma. De entre todas las ideas que surgieron, algunas de ellas reflexionaban sobre si Sancho era un verdadero héroe, el amor en la pertenencia y la búsqueda de la Verdad y la responsabilidad en la política. ¡Una de las mejores novedades del fin de semana, por descontado!

DSC_0900

Como última actividad del sábado y más temprano de lo habitual, todos disfrutamos de la actividad de ocio preparada. Para aquellos que estuvimos en formato presencial, algunos compañeros prepararon una historia de cluedo en la que tuvimos que ir recorriendo el campus para desentrañar la historia y sacar todas las respuestas a los personajes. Al mismo tiempo, todos los que estuvieron conectados online pudieron disfrutar del “gartic phone”, un juego que se está consolidando mucho en la ELU gracias al formato online.

Ya cuando la nostalgia comenzaba a ser palpable en el aire, nos reuníamos el domingo por la mañana para poder ser partícipes del privilegio de escuchar a Dña. María San Gil y al moderador de la ponencia, D. Ignacio Pou, dialogando sobre “Memoria e identidad: cantar a los héroes”. Después de haber tratado durante el fin de semana qué era lo que movía la política de una ciudad y haber reflexionado sobre la responsabilidad, la pertenencia y el servicio a la polis; no podía quedarse en el tintero el debate sobre la necesidad de recordar los pilares de nuestra sociedad, la importancia de la libertad, el respeto hacia la democracia y, sobre todo, la importancia de hacer memoria. Si conocemos la historia de nuestra ciudad, podemos apoyarnos en ella para progresar y nunca cometer los errores pasados ni perder de vista lo que hace posible que hoy en día luzca como es.

DSC_0009

De esta manera, María San Gil hablaba de su labor como teniente de alcalde del Ayuntamiento de San Sebastián en los “años de plomo” de la banda terrorista ETA, de su experiencia como diputada en el Parlamento Vasco y de cómo ella defendía sus ideales por amor a la Verdad y a su vocación. No solo eso, sino que además contaba cómo ella luchó por amor a la pasión del amigo al que perdió, que no era nada más y nada menos que Gregorio Ordóñez, a quien ETA asesinó en enero de 1995 mientras ambos tomaban “un pintxo” en la parte vieja de San Sebastián. Qué interesante y que importante es en política recordar el respeto hacia lo ajeno, defender la verdad, mantener la ética por delante de la estrategia política, la defensa de la libertad, la lucha por la democracia y, quizás, plantearse si es digno- y posible- el perdón.

Mientras que no hubo grupos de trabajo de manera presencial por falta de tiempo y necesidad de seguir con el protocolo que ordenaba airear el auditorio, nuestros compañeros de modalidad online sí que se juntaron para hablar de lo tratado en la ponencia. Sin embargo, el fin de semana no acababa ahí, sino que todavía faltaba la actividad estrella por ser tradición en los fines de semana ELU: la asamblea, esta vez dirigida por Juan Serrano y Laura Llamas. En ella destacamos algunas de las actividades favoritas de estos días, alguna sugerencia para futuros encuentros, ideas a resaltar y reflexiones que habían surgido a raíz de todas las ponencias y actividades realizadas; todas ellas acompañadas de un efusivo agradecimiento. Esta asamblea, que nunca había sido más representativa del fin de semana pues nos recordaba al ejercicio de la democracia en la polis, se cerraba con un intervenciones de Juan Serrano y Carola Díaz de Lope-Díaz, quienes, como de costumbre, daban las últimas claves del fin de semana y agradecían la posibilidad de este encuentro a todas las personas que habían contribuido a la organización, a los profesores, miembros del comité, a los asistentes al fin de semana en ambas modalidades y a todas las personas que habían permitido nuestra asistencia, incluyendo todas nuestras familias. Verdaderamente este fin de semana nos podemos hacer conscientes de todas las personas que hay detrás trabajando para que esta experiencia sea posible. Por último, se nos daba la oportunidad de participar de la Eucaristía del domingo, que punto un punto final a estos tres días tan interesantes.

Así terminaba el que quizás sea el fin de semana ELU más agradecido en mucho tiempo, pues todos nosotros, tanto los que tuvimos la gran suerte de poder vivirlo de manera presencial como los que estuvimos en casa, teníamos unas ganas increíbles tanto de volver a vernos, si podíamos, como de volver a escuchar a todos nuestros compañeros debatir sobre esos temas tan importantes con los que reflexionar y crecer. Es este fin de semana en el que debemos mostrarnos especialmente agradecidos y esperanzados.

Después de un año tan duro en el que la ELU se ha tenido que reinventar, hemos podido demostrar que se puede seguir luchando por aquello que realmente da sentido a nuestra experiencia universitaria y nuestro crecimiento personal, siempre con respeto y cuidado hacia la situación de pandemia actual. Ojalá a partir de ahora la ELU pueda volver a ser ese encuentro en todos sus sentidos, totalmente presencial y lleno de abrazos, y que todos podamos seguir creciendo juntos, para lo cual tendremos la suerte de contar con los equipos de organización que han hecho este último posible. Que no perdamos de vista la importancia de recordar cuáles son nuestros ideales, aquello que da sentido a nuestra vida y a nuestra vocación, para que podamos seguir sirviendo a la sociedad con nuestra vida y nuestra historia.