Actividad ELU en Córdoba

4b64ef8c-16aa-442b-852c-b1d31191f69c
4b64ef8c-16aa-442b-852c-b1d31191f69c
17 MAR

Jaime de Juan y Jaime García

¡Hola compiELUs! El pasado domingo 7 de marzo, los compañeros de la ELU de Córdoba fuimos al museo arqueológico de nuestra ciudad, que se edifica sobre el teatro romano más grande de España. Habíamos ido en pocas ocasiones, a pesar de que es gratuito y condensa en cuestión de horas siglos y siglos de historia.

Como sabréis, Córdoba es una ciudad cuyo origen se remonta a milenios. Desde su fundación como la colonia romana de Corduba en el siglo II a.C., llegó a convertirse en la capital de la Bética y la Hispania romana (no sé por qué, también te digo, porque los romanos se derretirían a 40ºC en agosto… teniendo las maravillosas playas de Cádiz al “lao”…). En boca del reconocido escritor cordobés Antonio Gala, “Córdoba tiene casi más de romana que de mora”, ya que la herencia romana se difumina con la árabe y cristiana por toda la urbe.

Tras un breve periodo visigodo como consecuencia de la caída del Imperio Romano de Occidente, en el 716 es invadida por los musulmanes y se convierte en una provincia dependiente del Califato de Damasco. Un siglo después se viene arriba y se declara independiente en forma del Califato de Córdoba, encabezado por la dinastía Omeya. De esta forma volvió a ser la capital del mundo, siendo una de las ciudades más pobladas sobre la Tierra. Retazos de esta época se aprecian en cada esquina de la ciudad actual.

Como todo lo que sube, baja, la decadencia cordobesa comenzó con la reconquista en el s. XIII y continuó durante siglos y siglos… Pero siendo un ejemplo de la convivencia y tolerancia entre las religiones judía, musulmana y cristiana, ganándose el apodo de “La ciudad de las tres culturas”.

De nuevo en palabras de Antonio Gala: “Andalucía se ha levantado cada día durante muchos siglos diciendo: ¿Cómo se llaman los dioses de hoy? Ella ha lavado las sabanillas de los altares, ha lavado las sábanas de las camas, y ha dejado que se acuesten los conquistadores, porque ella los ha dominado a todos con su abanico. Ella ha sido la gran conquistadora de sus conquistadores”

Obras de todos estos momentos que llegaron a cambiar el curso del mundo, como si fueran manchas de café en la tela del tiempo, contemplamos en nuestra visita al museo. Aunque tampoco queremos contar más para no haceros spoiler y que vengáis vosotros mismos a comprobarlo… ¿Aceptáis la propuesta?