Ruth Muñoz

Sin categoría _MG_1419

Ruth Muñoz – Una gota de agua más

Por:

¡Hola a todos! Soy Ruth Muñoz y soy voluntaria.

A veces ocurre, que incluso rechazo la palabra voluntariado por la connotación que se tiene en ciertas partes de él, ya que creo que ser voluntario no debería ser “voluntario”, “opcional”, creo que es un camino que se elige en la vida. Considero, por tanto, que no es algo ocasional, que no es un lugar, un momento donde actuar por el bien, es una filosofía de vida que impregna cada recoveco que nos compone.

Creo que para nadie es una opción reflexionar y actuar por el bien común, de hecho, como bien hemos ido viendo todos estos años en la ELU, es algo inherente al ser humano. Todos, a nuestra medida, actuamos diariamente por ser felices, mínimo personalmente y con aquellas personas que amamos, y a veces, incluso por personas desconocidas, a las que también se ama. Es por ello, por lo que llamar voluntariado a dedicar mi tiempo a personas que amo, me resulta demasiado frío y distante.

Y, ¿quiénes son esas personas que amo? Sencillo, todo el mundo. Ojalá vivir en un mundo en el que pasear por ciertas zonas de Valencia no implicara poder molestar a personas sin hogar, y a su vez, ningún niño muriera de hambre en Etiopía, como bien muestra el cooperante Iñaki Alegría desde sus redes sociales.

Entiendo el voluntariado como una manera de ser en el mundo, algo que no se puede activar participando de un programa específico y se desactiva cuando estás con tus amigos o viendo la televisión. El voluntariado es política directa, hacer la compra de una manera concreta en un sitio determinado es voluntariado, rechazar consumir un producto o alimentos, vestir de una manera concreta, formarse acerca de un tema, también lo es. El voluntariado no implica necesariamente tu acción concreta, puede ser una acción colectiva, o ni siquiera eso, puede ser un grito colectivo, el apoyo a una causa determinada por redes sociales.

El problema que creo que envuelve este tema, es que tanto fuera como dentro se asocia mucho el voluntariado con la caridad, y desde luego que estoy de acuerdo, pero lo entiendo más como una caridad relacionada con la solidaridad. Darme al otro de un modo altruista, aprender de él, pero siendo consciente de que lo que posibilita mejorar tanto su vida como la mía va más allá de mi acción, no somos protagonistas, somos engranajes de una maquinaria que una persona voluntaria sola no puede mover, se necesita vivir de un modo determinado, asociarse y mirar a otros para que a través de la solidaridad común, podamos mejorar realidades.

Respecto a mi situación concreta, después de años acudiendo a una residencia de ancianos con el colegio, al llegar a la Universidad sentí una gran llamada de informarme y actuar. Ese fue el momento en el que me metí en Magis, comunidades de vida cristiana de los Jesuitas en Valencia, donde, además de compartir mi fe, cada uno vivía y compartía sus experiencias. Conocí a gente muy interesante y con mucha experiencia en acciones concretas, prisión, bancos de alimentos, clases de castellano a migrantes, etc. A través de Magis he asistido a formaciones y estamos en contacto con distintas Asociaciones y ONGs locales, religiosas y laicas con las que he podido colaborar.

Hace dos años, fundamos un proyecto de educación no-formal para niños de primaria, el proyecto Punt Jove, en el que poder unir a familias del Colegio San José de Valencia, con familias del barrio Intramurs en riesgo de exclusión social, un encuentro intercultural para ayudar a que los niños crezcan en un entorno diverso y tolerante.

Después de dos años y coincidiendo con mi último año de carrera, decidí buscar un lugar en el que pudiera aportar, ya no solo personal, sino también profesionalmente, y conseguí ponerme en contacto con un proyecto que hoy me sigue sorprendiendo. Se trata de una casa de dos religiosas Auxiliares del Buen Pastor, que comparten piso con 4 o 5 mujeres en riesgo de exclusión social.

La labor que hacen las religiosas junto a las trabajadoras sociales es increíble, todas juntas forman una familia de la que he tenido la suerte de poder formar parte desde septiembre. Voy una vez a la semana a comer con ellas y si necesitan ir a comprar, a pasear o les apetece salir a tomar un helado, las acompaño. Mi función es esa, acompañar, escuchar y hablar con ellas.

Me lo paso genial porque ya tenemos mucha confianza, de hecho, hay días en los que dedicamos toda una tarde a ver telenovelas de Nova una detrás de la otra, o les doy un taller de fotografía con sus móviles y les enseño a editar las imágenes.

Me cuesta pensar en que lo que hago sea una acción concreta y nada más, porque aseguro, que gracias a cada una de ellas he aprendido acerca de realidades que desconocía por completo, y que día a día, defiendo y protejo hasta el final. Mi función como voluntaria no termina en el momento en el que salgo por la puerta de su casa, continúa de otra manera.

Es por ello por lo que me gustaría que el voluntariado no se viera como “algo que hago cuando tengo tiempo” o “eso que me hace sentir bien porque ayudo a los demás”. No hay excusas para no destinar tu vida a ello.

Vida ELU Foto cedida por Inakuwa

Proyecto Final ELU: Foro Tanzania

Por:

María Caso, Gema Martínez, Jorge Peña y Ruth Muñoz, tenemos la suerte de poder presentaros hoy nuestro Trabajo Final de la ELU, Foro Tanzania, contenido en el marco de la Cooperación Internacional al Desarrollo (CID) y bajo la perspectiva del Enfoque basado en derechos humanos.

La CID busca, según la definición de las Naciones Unidas, la solución de los problemas de carácter económico, social, cultural o humanitario, [por el] estímulo del respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales de todos.

Nuestro proyecto surge cuando entendemos que el tejido social de Moshi, la zona de Kilimanjaro en la que trabajamos, tiene un alto potencial que necesita establecer diálogos. En el nivel local, no existe ningún espacio de encuentro de todos los agentes que trabajan por el desarrollo de la comunidad. Este acercamiento supondría un gran avance para las pequeñas y medianas asociaciones, que verían sus fuerzas y sus posibilidades de colaboración multiplicadas. Nos proponemos ser, así, agentes catalizadores y acompañantes de un proceso que liderarán las propias asociaciones de la sociedad civil. Las conversaciones que nazcan en este contexto, las alianzas, los aprendizajes mutuos, las propuestas al gobierno…no tendrán precedentes en Tanzania. Y se habrán fraguado en el seno de este espacio que se prolongará en el tiempo, y que se vertebrará en torno a la confianza mutua y la cooperación.

Nuestra propuesta buscará generar un modelo extrapolable y adaptable a las distintas comunidades, en función de su estructura social y cooperativa, para conseguir que esta idea de Foro sea una adaptación viable del ODS 17 al nivel más local de la cooperación.

Como casi siempre, somos enanos a hombros de gigantes. Por ello, hemos acudido al precedente más tangible de este Foro Tanzania, el Foro Benín, tomando como punto de partida el “Informe Foro Benín” aportado por la Fundación Salvador Soler.

El Foro Benín es una iniciativa llevada a cabo por la Fundación Salvador Soler. Surge como un paso natural, subsecuente al proyecto de cooperación que ya estaban llevando a cabo en el país. Su objetivo principal fue el de fomentar la coordinación entre los distintos agentes para el desarrollo en Benín, haciendo hincapié en las ONGD y organizaciones religiosas, especialmente en sus inicios.

Tomamos este ejemplo y la experiencia de sus promotores como un antecedente que nos otorga la perspectiva que necesitamos para impulsar una iniciativa compleja, con nuestras aportaciones y enfoques, pero basada en la evidencia de que un proyecto así es posible y necesario. En este contexto intentaremos aprender de los errores que han trabado el camino de otros, para hacer de este un Foro que funcione y evolucione en el tiempo.

Por otra parte, nada de esto sería posible sin nuestra entidad promotora principal, Inakuwa, una asociación de personas jóvenes y universitarias cuyo trabajo se refleja en el desarrollo social y educativo para las personas que carecen de oportunidades.

Esta entidad, cuya presidenta es María Caso, aporta a Foro Tanzania el conocimiento imprescindible para el proyecto sobre la zona geográfica seleccionada. Gracias a Inakuwa tenemos facilidades para llegar al seno de las organizaciones que trabajan en la zona de acción del foro y que podrán ser partícipes de este. Además, un punto fundamental para el plan de acción es la contraparte tanzana. Mediante Inakuwa hemos conseguido estar en contacto con Jesca. Desde la organización del foro le comunicamos todos nuestros pasos para confirmar viabilidad, disponibilidad y contar con su perspectiva crítica.

Después de haber podido explicaros un poco cómo se va a desarrollar el proyecto, nos gustaría invitaros a que nos siguierais en la cuenta de instagram que hemos creado, @tanzania.forum, desde dónde publicaremos poco a poco los avances que vamos haciendo y los próximos eventos que estamos organizando para promocionar y poder autofinanciarnos.

¡Muchísimas gracias ELUs!

*La fotografía ha sido cedida por Inakuwa

Vida ELU WhatsApp Image 2019-12-02 at 11.23.32

Ruth Muñoz participa en el Parlament Valencià Jove (Parlamento Valenciano Joven)

Por:

“El Parlament Valencià Jove (Parlamento Valenciano Joven) es una iniciativa educativa del Consell Valencià de la Joventut (Consejo Valenciano de la Juventud) que tiene como objetivo reunir gente joven de toda la Comunidad Valenciana para debatir temas de actualidad, en un marco parlamentario como lo son les Corts Valencianes (las Cortes Valencianas), y, además de conocer la Institución, tener en consideración su tarea democrática y hacerla suya como miembros de la sociedad.

La misión principal del #PVJ es inspirar y permitir a la juventud valenciana que se convierta en una ciudadanía abierta, tolerante y activa. Además de difundir y de dar a conocer los mecanismos legislativos y el funcionamiento de organismos democráticos propios (Les Corts), las personas jóvenes participantes desarrollan habilidades transversales fundamentales, como la comunicación, hablar en público o llegar a consensos en grupos diversos.

49157108423_717239b121_o

Durante el fin de semana del 29 de noviembre al 2 de diciembre, más de 60 personas nos dividimos en corrientes ideológicas para debatir una Propuesta No de Ley sobre el tema del machismo y la violencia de género, un tema que votamos previamente las personas inscritas en el Parlament Valencià Jove.

Las corrientes ideológicas se nos asignaron de manera aleatoria (conservadora, democristiana, liberal, socialdemócrata y progresista), lo que me resulta algo verdaderamente positivo, ya que nos hizo profundizar y empatizar con posturas políticas diferentes a las nuestras. No solo aprendimos acerca de la que se nos había asignado, también del resto. Mediante todo el desarrollo de las enmiendas, los pactos y los debates, tuvimos que saber en todo momento con qué postura política estábamos hablando, qué estaba dispuesta a aceptar y cómo debíamos tratar el tema sobre el que giraba el #PVJ.

El domingo por la mañana hubo una visita de los diferentes grupos parlamentarios de les Corts Valencianes para que pudieran explicarnos cuál es su tarea parlamentaria, cómo llegan a acuerdos y todo lo que hace referencia al funcionamiento interno. Este encuentro fue increíble, pudimos hablar con cada uno de los diputados acerca de cómo enfocar la sesión oficial en Les Corts, preguntarles acerca de su experiencia, de sus opiniones frente a temas de actualidad, y pudimos conocer más en profundidad la realidad de su trabajo. Además, ese mismo día hicimos un simulacro de otra resolución sobre otro de los temas más votados: la regulación de la ludopatía entre las personas más jóvenes.

El último día, lunes, fuimos al Hemiciclo para hacer la sesión que trabajamos durante todo el fin de semana. Estuvimos acompañadas por una mesa formada por la Presidenta del Consell Valencià de la Joventut y las personas voluntarias que forman la Comisión Permanente.”

Ruth Muñoz

Enlaces de interés:

Noticia en La Vanguardia

Noticia en A Punt

Video Oficial del Parlament Valencià Jove

Vida ELU 9R2A1588

Ruth Muñoz participa como becaria en la exposición ‘Culturapolitécnica. Habilitar el presente, construir el futuro”

Por:

Móviles inteligentes, vehículos eléctricos, alimentos funcionales, impresoras 3D, drones…, nuestro día a día se encuentra rodeado de objetos que son consecuencia de muchos años de investigación científica y desarrollo tecnológico. La exposición Culturapolitécnica. Habitar el  presente, construir el futuro nos invita a descubrir cómo hemos llegado hasta esos objetos, relacionándolos con los hitos científicos del pasado e imaginando cómo serán en el futuro. Con un enfoque transversal y divulgativo, la muestra pretende despertar la curiosidad científica del visitante y atraer su atención sobre ciertos aspectos de la técnica, la ciencia y la tecnología que a menudo pasan desapercibidos y resultan imprescindibles para entender nuestro modo de vida actual y nuestra cultura.

Culturapolitécnica forma parte de las actividades conmemorativas del 50 aniversario de la Universitat Politècnica de València. Museo de las Ciencias Príncipe Felipe. València Del 10 de julio al 22 de septiembre de 2019.

Experiencia personal

“En el segundo cuatrimestre del curso pasado, una profesora nos llamó a 5 estudiantes de clase para trabajar con ella y 3 profesores más de la Facultad de Bellas Artes de la UPV en un proyecto de museografía como becarios. Mis 4 profesores forman parte del grupo de investigación en Diseño: Unit Experimental.

9R2A6407

Unit_edición experimental e interactiva es un equipo de trabajo interdisciplinar formado por investigadores de la Facultad de Bellas Artes y la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Informática de la Universitat Politècnica de València, especializado en realidad aumentada,
principalmente orientado a eventos culturales.

Este proyecto experimental, pretende explorar las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías en el ámbito artístico e instituciones museísticas, concibiendo y creando aplicaciones para dispositivos móviles o tablets. Éstas pueden ser utilizadas no sólo durante la visita al espacio expositivo, sino también aplicarse a otros formatos de comunicación impresa como catálogos, invitaciones, mupis, cartelería, postales, libretas, imanes, lonas, camisetas, bolsas, entre otros elementos de merchandising.

En el proyecto Culturapolitécnica cada uno se ocupó de un aspecto diferente, algunos se dedicaron a las infografías, otros al diseño y la programación web, y yo me encargué de todo el ámbito audiovisual.

En primer lugar, me encargaron la realización de 4 vídeos para la zona de la exposición en la que se narra la evolución de la televisión. En esa zona aparecen 4 televisiones de 4 épocas diferentes, y tuve que investigar tanto hitos históricos como efectos de vídeo para lograr crear un contenido audiovisual coherente en contenido y forma con el momento del soporte, de esta manera no se mostrarían las televisiones de manera estática y ayudarían al espectador a meterse más en contexto.

Una vez tuve preparados estos clips, ayudé a otra becaria graduada en Audiovisuales con el montaje, transcripción y subtitulación de dos entrevistas que también aparecen en una zona muy concreta de la exposición, donde se muestran los proyectos de Generación Espontánea
promovidos por la UPV: Hyperloop UPV, MotoRUPV, FSUPV, Azalea, EcoMarathon UPV, YouDesign e iGem.

9R2A6490

Finalmente, tras duras semanas de trabajo, el miércoles 10 de Junio, el Rector de la Universitat Politècnica de València inauguró la exposición en la que tantas personas habíamos participado.

Con esta experiencia he aprendido mucho de profesores que además, llevan años dedicándose al mundo profesional del Diseño, he experimentado de primera mano cómo abordar un encargo desde el momento en el que se idea hasta su materialización final, lo que me ha aportado multitud de herramientas que de cara al último año de universidad me van a ser verdaderamente útiles.”

Vida ELU Reacciona.jpg

Ruth Muñoz consigue el segundo premio en el concurso “Reacciona!”

Por:

Nuestra alumna Ruth Muñoz quiere compartir con nosotros su experiencia durante su participación en el concurso “Reacciona!”, en el que ha conseguido el segundo premio en la categoría de “Universidad”.

“La Sección Territorial de Valencia de la Real Sociedad Española de Química (RSEQ-VAL) y la Ciutat de les Arts i les Ciències ofertó la séptima edición del concurso Reacciona!, con el fin de incentivar a los estudiantes de cualquier ciclo de universidad, de Bachillerato, ciclos formativos de formación Profesional Grado Medio y 2.º Ciclo de la ESO de toda España, a presentar un material multimedia que expusiera, de forma didáctica, creativa y original, algún proceso químico en especial, aquellos cuya contribución al bienestar de la sociedad sea más patente o resulten más formativos e ilustrativos.

Esta iniciativa pretende incrementar la apreciación pública de la química como herramienta fundamental para satisfacer las necesidades de la sociedad, promover el interés por la química entre los jóvenes, y generar entusiasmo por el futuro creativo de la química.

Decidí apuntarme a este concurso con un amigo, Rubén Blay, que estudia su último año de Química en la Universidad de Valencia, ya que necesitaba un compañero externo al mundo de la Química que le ayudara a presentar el tema de una forma mucho más atractiva. Creo que la última vez que estudié química estaba en la ESO, y no es que no fuera mi asignatura favorita, es que era la que más odiaba, así que plantearme este objetivo estudiando Diseño y Tecnologías Creativas en la UPV, fue un verdadero reto.

En un primer momento me tenía que encargar únicamente de la parte artística de la presentación, sin embargo, acabé sintetizando toda la información, traduciendo el idioma químico con el que hablaba mi amigo, al castellano que hablamos el resto de personas ajenas a ese mundo. Decidimos relacionar una reacción química como es la Reacción Oscilante de Belousov-Zhabotinsky, con el proceso biológico que realiza el sistema eléctrico cardíaco para dar lugar al latido del corazón. Con ayuda de mi madre cardióloga, y de una profesora de química de la UV, que nos tutorizó todo el trabajo, realizamos un vídeo con el que conseguimos pasar a la fase final del concurso.

Finalmente, tras presentar el trabajo en el Museo de las Ciencias Príncipe Felipe de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, el jurado nos dio el segundo premio de la categoría “Universidad”.

Lo que me llevo de esta experiencia es la riqueza que me ha aportado la unión de dos disciplinas tan alejadas, aparentemente, como son el Diseño y la Química. Creo que cualquier cosa que ayude y fomente la divulgación científica debería potenciarse, ya que en el caso de la química, se piensa que es una ciencia fría limitada a un laboratorio, y gracias al trabajo que realizamos mi compañero y yo, demostramos su utilidad en otros campos como son los de la biología y la medicina, algo que sin la ayuda del Diseño, no habríamos conseguido de una manera tan efectiva.”