París

Vida ELU

Elus por el Mundo – José Antonio Pérez de Paz

Por: ELU Admin

¡Bonjour!

Soy José Antonio Pérez de Paz. Estudio Derecho y Estudios Internacionales en la Universidad Carlos III de Madrid, pero este año lo he cursado en París, en la Université Panthéon-Assas Paris II en el marco del programa Erasmus.

Primeramente, os respondo a las dudas que me hace cada persona que me pregunta sobre la universidad en la que estudio. ¿Es La Sorbona? ¿Por qué hay un número después del nombre? La respuesta no es sencilla, como no lo es nada en esta ciudad. Debemos remontarnos a los años 60, una década complicada para Francia marcada por la Guerra de Independencia de Argelia. En las famosas revueltas estudiantiles de mayo de 1968 contra el gobierno de Charles de Gaulle, la Universidad de París, heredera de La Sorbona fundada en el Siglo XII, colapsó, dando lugar a trece universidades distintas e independientes. De ahí el número. ¿Podemos decir entonces que es La Sorbona? Eso os lo dejo a vosotros.

Ahora, a lo importante: París. Al ver que se me ofrecía la posibilidad de cursar un año universitario en la Ciudad de la Luz no dudé ni un segundo en tomar la decisión. Todos tenemos una idea, aunque sea meramente vaga, de lo que es y representa la capital de Francia: la Torre Eiffel, la Catedral de Notre-Dame, el Arco del Triunfo, el Sena, Montmartre, la Revolución, los grandes valores de Occidente, el glamour, la “grandeur française”, Napoleón… Una ciudad a la altura de las grandes metrópolis del planeta como Nueva York o Londres. Una ciudad que podría bien ser un cliché viviente, hasta el punto de hacerla menos atractiva para aquel que jamás la ha visitado. No serías el primero si piensas que no te apetece descubrir París porque sientes que es una ciudad masificada por el turismo y que, como consecuencia, ha perdido su encanto. No obstante, los clichés, al fin y al cabo, tienen una razón por la que existen, y el hecho de que todo habitante de este mundo conozca esta ciudad tiene sus motivos. Dejadme que os los cuente a través de mi experiencia.

Para comenzar, si vuelas a París por la noche y conforme desciendes para aterrizar ves la ciudad iluminada y la Torre Eiffel destellando, uno ya pierde la cabeza. Pero es cuando sales de la boca de metro por cualquier calle y ves esas paredes de color beige y esos tejados azules con sus buhardillas que uno cae enamorado. Y desde entonces, tu estancia va en volandas. Es en esos breves momentos en los que eres verdaderamente consciente de dónde estás en los que te das cuenta del porqué de la fama y el encanto de esta ciudad. Yo he tenido la suerte de poder disfrutar de ella sin la prisa y los agobios de aquel que viaja por turismo e, indudablemente, se trata de una experiencia que jamás de los jamases podrá abandonar mi memoria.

No es para nada fácil describir París. Es imposible no sentirse abrumado por una tarea de tal magnitud. París son las terrazas repletas de los cafés que dan vida a la ciudad. Son los parisinos tan elegantes pasando las tardes de primavera, verano y otoño a lo largo del río Sena, en los Jardines de Luxemburgo, en los Campos de Marte o en el Jardín de las Tullerías. Son sus museos rebosantes de obras artísticas extraordinarias que van desde el Renacimiento italiano hasta el Impresionismo francés. Es la vida bohemia de Montmartre. Son sus universidades y “grandes écoles”, donde perduran las ideas de Voltaire, Rousseau o Comte. Es su historia como la ciudad de la Revolución, la capital del Imperio, el hogar de la Comuna y súbdita de la ocupación alemana. Son tantas las cosas que me dejo que siento que he de pedirle perdón a aquel que esté leyendo estas palabras.

Vivir en esta ciudad te otorga una amplia variedad de oportunidades. En términos sociales, su carácter internacional, el ambiente que se respira por las calles, sus fiestas… facilitan enormemente conocer a nueva gente. Respecto a la comida… ¿qué decir? Las baguettes, los crêpes, los pains-auchocolat, los croissants, las raclettes… Si no fuera porque todo es extremadamente caro, volvería a España rodando. En cuanto a viajar, en tanto que Francia es un Estado centralizado, París está estupendamente conectada con prácticamente la totalidad del país. Esto me ha permitido visitar Burdeos y las playas de Biarritz, la preciosa Normandía, poblada por municipios de ensueño como Saint-Malo, Étretat, Honfleur y Deauville; Estrasburgo, caracterizada por su arquitectura única fruto de situarse en la históricamente problemática frontera entre Francia y Alemania; y muy pronto la Costa Azul bañada por el Mediterráneo.

En atención a la universidad, sinceramente no me costó nada adaptarme. El sistema que se utiliza al menos en mi universidad no difiere de aquel que se aplica en mi alma mater española. El hecho de estudiar Derecho en francés no ha sido tampoco realmente complicado. He de decir que el nivel de exigencia ha sido bastante alto, no haciendo distinciones entre los estudiantes Erasmus y los locales, salvo en lo que a posibles errores lingüísticos se refiere. Mis compañeros españoles y yo hemos conseguido rendir bastante bien ante un reto nuevo, por lo que estamos muy orgullosos. Venir a París a cursar el Erasmus no es sólo estar de diversión. También es trabajar duro.

Obviamente, París es lejos de ser perfecta, y hemos de ser críticos con los problemas que sufre. Por un lado, podemos decir que la película “Ratatouille” refleja fielmente la realidad. No hablo de ratas que cocinen, aunque en esta ciudad habitan tantos amigos roedores que no me extrañaría que alguno de ellos hubiera desarrollado esa habilidad. Por mi experiencia, sí he tenido el privilegio de ver animalitos intelectuales con ganas de expandir su conocimiento recorriendo los anfiteatros de mi universidad. Lo peor es que está normalizado. Por otro lado, si bien nos encontramos en la ciudad del amor y del lujo, su crecimiento desmesurado ha provocado una caída de la seguridad en cuanto dejamos el centro. Un ejemplo claro fueron las escenas que se vivieron en los alrededores del Stade de France el pasado 28 de mayo en el contexto de la Final de la Champions League. Yo mismo fui testigo de altercados sufridos por aficionados españoles e ingleses que acudieron a ver el partido en vivo.

A pesar del sabor agridulce que puede dejar este párrafo anterior, he de decir que París es una ciudad de ensueño donde cursar tu Erasmus. Estoy totalmente enamorado de ella. Su esencia elegante y bohemia, internacional y francesa, clásica y moderna crea un vínculo inquebrantable con aquel que tiene la suerte de habitarla. Tampoco puedo olvidarme de deciros que iros de Erasmus es la mejor decisión que podéis tomar durante vuestra vida universitaria. Las amistades que se crean, las experiencias que se viven y los conocimientos que se adquieren me llevan a desear poder vivir este año de nuevo. ¡Aprovechad mientras podáis!

Merci París, por todo lo que me has dado. Entre las melodías de Erik Satie te digo: “la vie, c’est Paris! Paris, c’est la vie!”.

Vida ELU

Elus por el Mundo – Jaime López Espada

Por: ELU Admin

Buenas, soy Jaime López Espada y estoy en tercero de la ELU. Soy de Madrid y estudio ingeniería industrial en dos universidades; la primera parte la he hecho en la famosa y reconocida entre los ELUs ETSII (UPM) de Madrid y la segunda la estoy haciendo en la École CentraleSupélec (CS) de París. La verdad que siempre había tenido claro que en el momento indicado intentaría hacer un Erasmus, pero nunca me había planteado la posibilidad de hacer un Doble Diploma, lo cual es una opción bastante interesante, y menos aún en Francia. Sin embargo, es de esto sobre lo que os vengo a hablar.

Desde bien pequeño he tenido siempre claro que quería dedicarme a la ingeniería, y teniendo una idea aproximada del panorama tecnológico todo apuntaba a que lo más interesante sería poder formarse en países punteros tales como Alemania o los Estados Unidos, y por ello las lenguas de estos lugares fueron las que me dediqué a aprender; ambos el inglés y el alemán desde la primaria hasta primero de carrera. Todo esto para que después de conocer a un veterano de mi universidad durante una peregrinación en Roma, este me contara las maravillas de una universidad, o más concretamente “École” (cf. Sistema francés), que existía cerca de París y en la que él había hecho ya una doble titulación. “CentraleSupélec” se llamaba, era la primera vez que escuchaba a alguien hablar tan bien de una universidad; me habló del método diferente de enseñanza, de lo dinámico y variado que era, de la cantidad de actividades del campus, es decir, de los foros de opinión, de empresas, de las fiestas, de los deportes y competiciones, de las oportunidades, de los viajes organizados y de muchísimas cosas más. Tal fue el asombro que me produjo el escuchar que existía algo que se asemejaba tanto a aquello que me habían explicado en el viaje de Becas que decidí frenar en seco y cambiar drásticamente mi rumbo universitario para ponerlo en dirección a París.

El camino no fue fácil, era necesario tener unas notas lo suficientemente buenas como para recibir el sí de la institución de partida (UPM) y la de llegada (CS), además de aprender el francés, del que no conocía ni una sola palabra, pero bueno señores, y aquí viene frase MrWonderful, el que la sigue la consigue, y así pasado un año logré cumplir los requisitos para poder partir a París a realizar un doble diploma.

Con las agonías y la inseguridad del camino recorrido para poder llegar a ser aceptado no fui consciente de que al final iba a irme hasta el último momento, y por eso, una vez allí todo fue bastante chocante, sin embargo, puedo decir que fue para bien. Desde el momento en que pisé el campus, hecho a la americana, es decir, enorme y a las afueras de la ciudad, con todo lo necesario para vivir entorno a ella, supe que este lugar era diferente; desde el calibre de los edificios hasta la manera en la que se nos acogió, con dos semanas llenas de actividades dedicadas a la integración de todos los alumnos, se podía sentir un espíritu diferente en esta manera de ver la educación.

A medida que ha ido pasando el tiempo, y con un poco de perspectiva ya, he podido observar como en esta universidad hay una combinación mágica entre motivación, recursos y colaboración. Es de verdad impresionante el tamaño de la vida universitaria que existe en este lugar, siempre en constante ebullición. La institución se pone completamente al servicio de los alumnos y facilita el acceso a multitud de recursos, desde la posibilidad inmediata y facilísima para reservar cualquier espacio de la uni, hasta el acceso a cualquier tipo de consejo o fondos para comenzar cualquier nuevo proyecto; provocando así que surja un ecosistema increíble en el que la propia École acaba siendo aquello tan bonito que nos decían en Becas Europa, es decir, un ayuntamiento entre alumnos y formadores.

Es cierto sin embargo que no todo es brillante y de color rosa, hay también cosas que fallan y no todo es perfecto, como el horario, bastante largo y absorbente, o la manera de enseñar de algunos profesores, que como es típico en muchas facultades de ingeniería son más investigadores que buenos profesores, pero a pesar de todo y haciendo balance, puedo afirmar que este lugar y la experiencia que estoy viviendo en él son increíbles.

En estos últimos meses he podido hacer de todo, cosas tan increíbles como poder subir a París cada fin de semana, como si fuera el patio de mi casa, recorrerme media Francia con la excusa de los viajes de “cohesión” o con los cursos de formación de la universidad, esquiar en los Alpes o, algo que me dejó sin palabras, montar gratis en un globo aerostático a la salida de clase, porque, ¡atentos!, la asociación de aeronáutica había decidido montar uno en los terrenos de rugby de la uni.

Académicamente el cambio ha supuesto un reto y he tropezado más de una vez en Centrale, ha habido momentos duros en los que uno se plantea bastantes cosas, y múltiples fracasos acompañados de muchos noes, más una vez más puedo confirmar que la experiencia ha sido positiva y que todas estas caídas han podido servir para aprender, total, unas veces se gana, y otras se aprende. Además, agradezco la gran libertad que existe para elegir el camino de formación que uno quiere seguir, con muchas opciones y variedad a la hora de elegir asignaturas y especialidades, además de la formación completa que se busca con bastantes cursos de formación en dominios trasversales.

Paralelamente a los estudios he tenido la suerte también de poder formar parte de una asociación llamada Perunidad, dedicada al apoyo de proyectos humanitarios en Perú, los cuales se financian y funcionan gracias al dinero recolectado durante todo el año por los miembros de la asociación y por la ayuda de gestión prestada desde la distancia, para finalmente acudir para ayudar en persona durante nuestro “stage” de verano. También he tenido la suerte de ser miembro del equipo de remo de CentralSupélec, la ACP, con la que he podido competir, perder y ganar en equipo, una verdadera suerte.

No puedo acabar esta crónica sin hablar de la gente tan maravillosa que esta experiencia me ha permitido conocer. Desde la familia de españoles con los que prácticamente vivo el día a día, pasando por mis compañeros de piso David y Sebas, hasta la infinidad de amigos franceses e internacionales de todas las puntas del globo que he podido hacer. Estoy muy agradecido por lo mucho que me han abierto los ojos y por los tantos buenos momentos que he podido compartir con ellos, pero aún más por saber que aún solo ha pasado un cuarto del tiempo que debo estar aquí.

De esta forma, termino ya de enrollarme cual persiana y os digo que me tenéis disponible para cualquier duda o consejo en caso de que alguno de vosotros quiera irse de Erasmus a Francia o que quiera aprender el francés “vite fait”, porque ya os digo que no solo es el inglés el que se enseña mal. ?

Bisous desde el bonito prado a las afueras de París en el que se encuentra esta maravillosa universidad, y ¡hasta la próxima!

Vida ELU

Elus por el Mundo – Jorge Romanillos

Por: ELU Admin

¡Buenas! Soy Jorge Romanillos, estoy en cuarto (¡cuarto ya!) de la ELU, y estudio Derecho por la UNED y Filosofía, Política y Economía, que, por un lado, no es un triple grado, sino sólo uno que combina estas tres disciplinas, y que, por otro lado, no se estudia en una universidad, sino entre cuatro españolas: dos de Barcelona (UAM y UPF) y dos de Madrid (UAM y UC3M). Así pues, este año estudio en mi quinta universidad, y es de esta etapa, de mi Erasmus en París, de la que os quiero hablar, aunque dando un pequeño rodeo que no tenía previsto, pero que me ha parecido interesante recorrer y compartir con vosotros, pues el año de Erasmus no es un ensayo del que se puede hablar realistamente de forma aislada (no lo es al menos para mí), sino un capítulo más que sólo tiene sentido en el marco amplio de la historia de una vida.

Yo soy un chaval de Guadalajara, y me encanta mi ciudad, pero en el fondo siempre he sabido que se me hacía pequeña (85.000 habitantes, entre otras cosas), y que yo quería volar. De hecho, la madrugada del 16 de septiembre de 2018, mientras desaparecía Guadalajara en nuestro retrovisor rumbo a Barcelona, escribí estos versillos que ilustran bastante bien cómo me sentía:

Es fascinación, no miedo,
lo que siente el polluelo
al mirar hacia arriba,
al mirar hacia el cielo,
al saltar del nido
para empezar su vuelo.

¿Qué pasará?
No lo sabemos,
de momento…
¡soñemos!

Ese mismo sentimiento invadió mi pecho atravesando media España y tres cuartos de Francia para llegar con mis padres a mi nueva casa, una pequeña habitación de una residencia pública de París (el CROUS de Bercy). Ya en el año en Barcelona había vivido solo, y podía intuir lo que se venía, pero esta vez era un pasito más el que daba al salir de España, y uno siempre se siente muy emocionado ante este tipo de nuevos comienzos.

Además, el momento vital también era muy diferente para mí: de algún modo, cada año de carrera se ha correspondido con una pregunta fundamental que me ha rondado y que ha orientado mi vida. En primero me preguntaba si quería coger un camino (¿para qué vivo? ¿por qué no suicidarse? Porque yo era muy feliz, pero no quería vivir por inercia); en segundo, habiéndome respondido y convencido de que sí, de que quería coger un camino, me preguntaba cuál, pues ya decía Séneca que “ningún viento será bueno para quien no sabe a qué puerto se encamina” (una vez sabía y sentía con toda mi alma que quería vivir y por qué, me preguntaba a qué quería dedicar mi vida para poder vivir de un modo coherente); en tercero, tras haber probado diferentes vías y tras un largo proceso de discernimiento, tuve una intuición crecientemente clara de mi meta (quería servir a través de la política y, en concreto, promocionando la integración política europea y mundial de acuerdo con los valores y las ideas socialdemócratas, que son las que más nobles y prácticas me parecen, -aunque no siempre se apliquen de manera acertada, por ello también quería involucrarme y aportar-); en cuarto, saber adónde quiero llegar me ha dado un criterio a la hora de elegir los senderos que recorren mis pies (así, voy dirigiendo consecuentemente mi tiempo, mis estudios, mis compromisos…). Es decir, que aunque este es mi segundo año fuera de casa, no tiene prácticamente nada que ver este en París con el anterior en Barcelona.

Centrándome ya más en mi Erasmus, elegí París porque es París, porque es una ciudad muy especial: una de las más bonitas del mundo ¡y la que más museos tiene por metro cuadrado! Elegí París también porque quería mejorar mi francés, porque tiene una posición privilegiada para viajar por Europa… y lo cierto es que fue un grandísimo acierto: me tiene enamorado la ciudad del Amor 😉

Las dos primeras semanas fueron de una intensidad tan preciosa como insostenible, es el momento de ubicarse en la ciudad, de pateársela, de conocer a la gente, de dormir poco y de formar tu grupo, que es como encontrar tu pequeña familia en esta nueva casa tan lejos de casa.

He de decir, sin embargo, que esta claridad acerca de lo que quiero en mi vida hace que tenga sentido no haber tenido una experiencia tan inmersiva durante el primer cuatrimestre como quien está en un Erasmus quizá más clásico, ya que mis diversas responsabilidades y las oportunidades que me ofrece formar parte de asociaciones y partidos políticos me han llevado a viajar bastante este primer cuatrimestre.

Por ilustrar esto que digo, como miembro de Jóvenes Europeos Federalistas y presidente de la sección de Castilla-La Mancha he viajado a cursos y eventos sobre cómo mejorar la Unión Europea en Bruselas, Praga, Sofía, Estrasburgo y Cuenca; como miembro de Young World Federalists estuve en Berlín en la “Week for World Parliament”; y como militante de Juventudes Socialistas y del PSOE estuve en el 40º Congreso Nacional de Valencia y en el 12º Congreso Regional de Toledo. Es decir, que muchas de mis semanas en el primer cuatri consistían en estudiar y disfrutar de París de martes a jueves y en viajar de viernes a lunes.

No obstante, este segundo cuatrimestre está siendo y va a ser mucho más París (¡aunque iré al segundo finde y a la graduación de la ELU!), y acabo los exámenes a principios de abril, así que voy a tener bastante tiempo en mayo y hasta el 30 de junio para empaparme de las Luces y de las calles de la ciudad de la torre Eiffel, e incluso para explorar sus alrededores. El otro día estuvimos, por ejemplo, en el Château de Fontainebleu, donde firmó Napoleón con Godoy lo de ir a por Portugal con sus ejércitos a través de España… que ya sabéis cómo salió.

Además, viendo mis amigos que no estoy de viaje, están decidiendo viajar ellos y estoy haciendo yo de anfitrión, que también es algo muy bonito de irse fuera. Y ver a mis amigos de Guadalajara, por ejemplo, venirse a las soirées y hablar en inglés con mis amigos de por aquí de Brasil, Líbano, Grecia, Taiwán… no tiene precio, la verdad.

Cierro ya, que me he alargado bastante al final, con unos versos que escribí el 24 de septiembre, cuando apenas llevaba un mes en París, y en los que hablo sobre lo que ha sido mi camino en estos últimos años y sobre lo que estaba y está siendo París para mí:

París está siendo,
yo que soy muy de soñar,
la ciudad de mis sueños.

Guadalajara es, sin duda,
la ciudad de mi corazón;
Barcelona fue una crisis tremenda
que me hizo parar
y mirar a mi interior;
Madrid fueron dos años de discernimiento,
y de encontrar mi dirección;
y aquí en París me siento
como quien sabe a qué ha venido,
y se pone en acción.
Y estoy viviendo una paz…
y me está ocurriendo una magia…
que de verdad que os digo
que es muy difícil de explicar,
pero que me flipa, vaya.

Así que, resumiendo:
París está siendo,
yo que soy muy de soñar,
la ciudad de mis sueños.