Abraham Velarde

Vida ELU Abraham

Abraham Velarde, ganador del 1er Premio del XXI Concurso de estudiantes de Derecho Procesal

Por:

Abraham Velarde González, estudiante de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad de Salamanca, alumno de la ELU y representante del equipo del semillero de derecho procesal, ha obtenido el primer premio del XXI Concurso de Semilleros organizado por el Instituto Colombiano de Derecho Procesal.

El certamen, que cuenta ya con más de veinte ediciones y reúne anualmente a decenas de estudiantes de nivel pregrado de distintos países, ha tenido lugar en el marco del cuadragésimo primer Congreso de Derecho Procesal celebrado entre los pasados días 21 y 25 de septiembre.

El trabajo con el que los alumnos del semillero han acudido a la competición, que pese a tener sede en Cartagena de Indias se estrenaba en formato virtual debido a la pandemia, consistía en un exhaustivo análisis de las posibilidades de la inteligencia artificial en el ámbito judicial y las oportunidades o peligros que planteaba en el mismo. La ponencia llevaba por título: “Inteligencia Artificial: ¿Refuerzo o amenaza para la tutela judicial efectiva?”.

¡Enhorabuena Abraham!

Vida ELU Abraham 1

ABRAHAM VELARDE, PONENTE EN EL NEXT GENERATION LEADERS FORUM CON: “LA IDEA DE UNIVERSIDAD”

Por:

Cuando nadamos mar adentro y conforme nos alejamos de la orilla vamos perdiendo poco a poco la noción de dónde nos encontramos. Es muy fácil que la inercia de la realidad y la rutina nos sumerjan de tal manera que olvidemos el lugar donde estamos. La universidad, concretamente nuestra vida universitaria, no es ajena a esta circunstancia. Y en tiempos en los que la orilla de la que se partió ya queda algo difuminada y el inicio se ve más lejano que el final es un auténtico regalo que alguien te invite a situarte, te empuje a preguntarte: ¿dónde estás? Esta pregunta, por cierto plenamente universitaria, fue la oportunidad perfecta para recordar lo aprendido en Becas Europa y lo confirmado en la experiencia que sucedió después y hasta ahora.

Hace pocas semanas, cuando aún no imaginábamos la situación en la que hoy nos encontramos, tuve la oportunidad de participar como ponente en el “Next Generation Leaders Forum” celebrado en la Universidad de Valladolid y compartir algunas nociones sobre lo que mis dos compañeros y yo acordamos en llamar: “la idea de Universidad”.

Teníamos la suerte, y también la responsabilidad, de representar a una institución que el año pasado cumplía ocho siglos de historia, un aniversario que conmemoraba los tiempos antiguos en los que Alfonso IX tuvo a bien fundar el Studium Generale, luego llamado Universitas Studii Salmanticensis, que fue germen de la actual Universidad de Salamanca. El peso de la historia y la presencia de la Universidad durante tantos años ya es muy revelador del poder de una institución que ha sobrevivido a tantos siglos y que ha despuntado como ninguna en el progreso científico y cultural de las sociedades. Esta larga vida ya resumía nuestra primera idea: la universidad como institución necesaria.

El aforismo Omnium scientiarum princeps Salmantica docet (los principios de todas las ciencias se imparten en Salamanca) no puede contener mejor la idea de la síntesis de saberes, que cada vez resiste con más fragilidad a la especialización y segmentación de las ciencias, tan arraigada en la universidad de hoy aun siendo algo tan poco universitario. Junto a la búsqueda de respuestas, la formación integral y el servicio a la comunidad vinimos a compartir un ideal universitario que en la Escuela de Liderazgo conocemos muy bien, pero que pierde todo su sentido si no se exporta y comparte.

Y como esto es una breve reseña y no quiero alargarme más, una última pregunta: ¿cómo encajaba “la idea de universidad” en un fórum sobre “next generation leaders”? Encajaba totalmente. La universidad en su significado más real y su larga experiencia ha encarnado el mejor liderazgo social, el faro que ha iluminado el saber y la técnica pero sobre todo que ha cultivado culturalmente a personas, en un sentido muy contrario a la formación de profesionales actual en la que poco espacio se le deja al pensamiento, relegado sobremanera por la transmisión repetitiva y homogénea de conocimiento impartidos bajo un plan –Bolonia- que poco o nada comparte con el origen y misión de la centenaria universidad que le da nombre.

El buen liderazgo de las generaciones futuras reside sin duda en las instituciones que forman en el presente y por eso debemos recordar dónde estamos aunque la orilla de la que partimos nos vaya quedando lejos.

Y puesta en práctica unos días después: hacer universidad alrededor de una caña…

Abraham 2

En tiempos de confinamiento y distancia, echando de menos lo más típico de nosotros mismos volvemos más a menudo sobre los recuerdos que nos impulsan a seguir. Y muy brevemente os comparto uno del pasado 4 de marzo:

La iniciativa consistió en algo tan arriesgado como divertido, una invitación anónima para charlar “el próximo miércoles a las 19 h. en la cafetería de la facultad para hablar de la eutanasia”. El mensaje, difundido entre distintas facultades, carreras y cursos no tuvo respuesta hasta llegada la hora cuando alrededor de una quincena de alumnos de distintas áreas y edades, que no se conocían entre sí, adivinaban si aquellos presentes eran los que habían aceptado la invitación.

No hubo que romper el hielo, el espíritu universitario y las ganas de todos ya se encargaron de hacerlo. Desde distintos ámbitos del conocimiento y aunque también separados por profundas convicciones, no solo tuvimos la sensación de estar llegando a puntos de encuentro sobre el valor de la vida o reflexiones compartidas sobre el sufrimiento sino que además experimentamos estar haciendo verdaderamente universidad: crear espacios de encuentro, de reflexión y diálogo, desde los distintos saberes para acercarse a la verdad y encontrar respuestas, y todo, con la cerveza compartida que nos espera cuando salgamos de esta. Mucho ánimo a todos.

Abraham Velarde

Vida ELU DSC_0155

FdS ELU Ocio – Sábado 16 de noviembre

Por:

EL OCIO ES OTRA COSA

El reloj no marcaba las 10, cuando el profesor Ignacio de los Reyes y el sacerdote José Luis Almanza pisaban la UFV. ¿Qué es el ocio? El ocio es otra cosa.

De los Reyes contextualizó la temática del primer fin de semana y abarcó las distintas posibilidades a las que se expone el ser humano dentro las dimensiones del ocio y el negocio y dio paso a otros conceptos como la libertad y la autoconciencia. “Estar sin ocio es vivir sin libertad” y “estar sin trabajo es vivir en ausencia de autoconciencia”.

De los Reyes afirmó que la sociedad actual vive en los tiempos del disfrute. Sin embargo, remarcó que el ocio es sinónimo de escuela en griego, por tanto, el ocio es “lo ideal de la universidad”. Por último, de los Reyes dejó la puerta abierta los elus para debatir en los grupos de trabajo con la siguiente afirmación: “nos volcamos en el trabajo para no tener que pensar”.

José Luis Almanza inició su intervención de una forma peculiar:
“¡Qué atrevimiento estar hoy aquí! ¿Qué hago yo aquí? Yo no puedo escribir ningún currículum de lo cual estoy cada vez más orgulloso”.
Almarza fue la voz de la experiencia y aseguró que ha visto para hombres con un “bello envejecer” y que el ocio es, sin duda, “aprender a no arrugar el alma”.

Gema Pérez

EL PLACER DE LEER- JOSE MANUEL MORA

DSC_0422“El otro día quedé a cenar con mis amigos y tres de ellos y yo comenzamos a hablar sobre el primer amor…” Así comenzaba D. José Manuel Mora cuando en realidad no nos estaba contando su experiencia sino la trama de una novela, “Mi primer amor” de Iván Turguénev. Así, nos demostraba que lo testimonial nos interesa, y nos interesa porque tiene que ver con nuestra vida. Esto último tiene relación con uno de los puntos clave de la ponencia, y es que, la narración es un método de comprensión de lo humano. De esta manera, para que haya una verdadera comprensión, la narración tiene que tener un final. Una vez llegamos al final, comprendemos, y siempre hay una propuesta de una verdad existencial-moral, decía D. José Manuel. Algunos de los ejemplos que se nombraron por sus propuestas existenciales-morales fueron: la Ilíada (hay dignidad en perder cuando ha habido un buen combate), la Odisea (luchar por no perder las relaciones, los vínculos), Macbeth (si te dejas llevar por tu ambición puedes destruirte a ti mismo y a los demás) y Washington Square (ser fiel a la conciencia moral aun soportando la presión).

Siguiendo en la línea de una comprensión narrativa de la vida, en la ponencia se recalcó que esta comprensión tiene que ver con el pasado, con el presente y con el futuro. Como ilustración de esto último aparecía el cuadro de Norman Rockwell de la niña frente al espejo en el que esa narración de pasado, presente y futuro se hacía presente en esa crisis de crecimiento que pudimos observar, en la que existía una narración que se había cerrado – la infancia – con la que la niña ya no se reconoce, y una narración que aún no había empezado – la madurez – con la que se quiere reconocer.

Por otro lado, también se habló del tiempo, como tiempo cíclico y tiempo lineal. Citando a Ortega y Gasset, D. José Manuel Mora nos proponía que el hombre puede vivir más allá de lo biológico hacia lo biográfico, haciendo esta distinción entre el tiempo biológico (el cíclico) y el tiempo narrativo (el lineal), de tal forma que el sentido narrativo es fundamental para dar sentido a la vida. También se nos propuso que cada uno de los asistentes redactara un “relato express” incorporando las palabras “autobús”, “kilo de naranjas”, “decepción” y “alopinos”, de modo que pudimos escuchar desde relatos de amor y de humor hasta poemas escritos por los alumnos ELU en esos momentos, además de incitar reflexiones profundas y diferentes sobre este proceso de redacción.

Por último, en la ponencia se habló del diálogo entre el mundo de la obra y el mundo personal, y la necesidad, por tanto, de “conocer mundo”, porque cuanto más bagaje tenemos, podemos llevar a cabo una mejor lectura. Así, cuando leemos, se dan preguntas cruzadas – El libro me hace preguntas a mí y yo le hago preguntas a él –.

Como conclusión, nos podemos llevar de esta actividad la idea de que la vida es un balance de lo que hemos hecho, lo que hacemos y lo que queremos hacer, y que vivimos narrativamente, buscando una comprensión narrativa. En consecuencia, el final siempre acaba en una cuestión de identidad (¿En quién me he convertido?), de la misma manera que todos los procesos terminan en que alguien ya no es igual que cuando empezó. Sólo lo vemos al final. En este caso, tras el final de esta ponencia, nos hemos podido dar cuenta del verdadero placer de leer, de lo que entraña esta comprensión narrativa de la vida, y del papel tan importante de la lectura en el buen ocio.

María De Jorge

ACTIVIDAD DE INTEGRACIÓN

Estrategia, liderazgo, equipo y la ilusión que un niño pone en la parte más querida de su ocio: el juego. La actividad de integración realizada este fin de semana de formación fue una oportunidad única para hacer red y fomentar los lazos de compañerismo entre los elus que participaron en el juego Rommel and Montgomery.

El juego, que emulaba una batalla de la Segunda Guerra Mundial entre los equipos liderados por quienes dan nombre al mismo, pretendía ser una ocasión especial donde los elus sacasen su espíritu de liderazgo y compromiso con el equipo, puesto que la protección de unos a otros según los roles asignados era tarea fundamental, como también era imprescindible ser muy conscientes de la posición que cada uno ocupaba en el improvisado –y algo frío- “campo de batalla”, así como tener presente el objetivo común: ¡salvar a la bandera!

Más allá de la dinámica del juego, la escena es una buena metáfora de aquello que los elus, como universitarios comprometidos, tienen que tener presente dentro y fuera del campo de batalla diario: el liderazgo de quien guía con la humildad del que sirve, la predisposición de ser útil al grupo con la iniciativa de quien tiene algo que aportar, la actuación individual en armonía con la estrategia grupal y sobre todo la ilusión que hizo frente al frío de la noche y se impuso a las dificultades del terreno.

Abraham Velarde

Vida ELU Salamanca 2

ACTIVIDAD ELU EN SALAMANCA

Por:

El pasado domingo 17 de febrero, los elus de Castilla y León, junto a algunos madrileños, disfrutaron de una soleada jornada en la ciudad dorada; la capital del Tormes: Salamanca. Escenario del mayor título de la picaresca española, esta ciudad acoge a la Universidad más antigua del país y una de las más antiguas de Europa, que el pasado año cumplió su octavo centenario de historia desde que el inquieto y culto Alfonso IX fundase los estudii salmantini en 1218.

Perderse por las calles de la ciudad charra, como hicieron los elus, es la experiencia de sumergirse entre las joyas del románico, gótico y plateresco castellano. El free tour del que nosotros mismos fuimos guías dio comienzo en la Plaza Mayor, epicentro de la vida urbana y universitaria, querida por la gran pantalla y por los miles de estudiantes, nacionales e internacionales que cada tarde disfrutan de sus detalles y leyendas, sentados en su suelo siendo observados por todo un linaje histórico de reyes cuyos rostros vitalizan las monumentales paredes de la plaza.

Salamanca 1

En nuestro paseo hasta las Escuelas Mayores, aulas que fueron testigo de las lecciones magistrales de Francisco de Vitoria, Fray Luis de León y de las proclamas históricas de Unamuno (“¡Venceréis pero no convenceréis!”), nos detuvimos ante la imponente fachada de la Real Clerecía de San Marcos, templo arrebatado a los jesuitas en su expulsión y cedido a la Orden que le da nombre. Hoy, esta Iglesia acoge los matrimonios de los egresados de la otra universidad que dota de vida intelectual a Salamanca: la Universidad Pontifica, creada por orden del Papa Pío XII.

Nuestra llegada al Patio de las Escuelas supuso la inmediata búsqueda de “la rana” que habita en la fachada de la Universidad. Confiando en encontrarla para tener suerte y acabar bien los estudios universitarios, los elus no tardaron en localizarla.

Visitamos la cúpula del Cielo de Salamanca, la Casa de las Conchas, la Catedral- o mejor dicho, las dos catedrales, por si algún salmantino nos está leyendo-, El convento de San Esteban –buque insignia de los dominicos en España- la cueva del demonio y el romántico Huerto de Calixto y Melibea, donde Fernando de Rojas, que también pasó por la USAL, quiso imaginar más de un encuentro de los protagonistas de La Celestina.

Salamanca 3

Para poner fin al itinerario cultural, degustamos las bondades de la gastronomía castellana en uno de los sitios más populares de la ciudad.
La ciudad, cuya atmósfera invita al estudio, al sentir universitario y a la intelectualidad no quiso despedirnos sin mantener antes una tertulia, al estilo de Torrente Ballester en el célebre café Novelty, donde pudimos dar rienda suelta a las percepciones que nos brinda el panorama político actual, lo inédito de las próximas elecciones, los retos de la democracia, los estereotipos políticos, la libertad de cátedra y el papel que juega la Universidad como institución de referencia académica y moral en la vida política y social.

Salamanca fue parada obligada en el último viaje de Becas Europa; y es que hay muy pocas ciudades en el mundo cuyo nombre esté tan ligado a la Universidad, siendo muchos los estudiantes que pasan por ella, algunos que empezaron en 1218 siendo maestros en leyes o médicos y otros que hoy se forman en este centro y faro del saber. Presente y pasado se han fundido en sus aulas, Fray de León y Adolfo Suárez, Francisco de Vitoria y Tierno Galván, Calderón de la Barca y Ana Pastor, y Antonio de Nebrija, San Juan de la Cruz, Fray Bartolomé de las Casas, Francisco de Rojas, Luis de Góngora…muchos genios de ayer y muchos de los que lo serán mañana. Los elus, aquel domingo, pudimos respirar ese aire universitario que impregna cada rincón de sus calles.

Salamnca 3