Sputnik

Cultura

Nuestros elus participan en Sputnik

Por:

Pedro Amores y Carmen Rojo

Sputnik es un proyecto liderado por la Fundación el Mundo Que Viene, que nace en Sevilla y cuyo objetivo es movilizar y formar en las tecnologías exponenciales a 5000 jóvenes andaluces en diez años, actuando a modo de cañonazo de optimismo, con el fin de que estos creen las startups del futuro.

Así, este año, en su cuarta edición, hemos tenido la oportunidad de participar en el programa seis elus: Pedro Amores, Beatriz López, Javier Micó, Sergio Küppers, Juan Manuel García y Carmen Rojo.

El programa se estructura en tres seminarios que se llevan a cabo durante los meses de septiembre, octubre y noviembre, abordando temáticas distintas en cada uno de ellos. Este enfoque secuencial permite una inmersión gradual en diferentes aspectos de desarrollo personal y profesional.

En el Bootcamp, los diversos oradores nos guiaron a través de un viaje inspirador al compartir experiencias y consejos que resonaron en lo más profundo. Descubrimos la importancia de confiar en nosotros mismos, derribar límites, perseguir nuestros sueños y apreciar la sinergia del trabajo en equipo. Desde las experiencias vividas por Ousman Umar hasta las reflexiones sinceras de David Cerdá acerca del sentido de la vida, cada relato dejó una huella profunda y duradera en nuestra percepción del crecimiento personal.

En el TechCamp, nos adentramos en el mundo de las tecnologías emergentes. Los expertos nos mostraron las líneas de investigación en la inteligencia artificial, la biotecnología, la conducción autónoma, el blockchain y el metaverso, brindándonos una comprensión práctica de su impacto actual y futuro. Aprendimos cómo estas herramientas están transformando nuestra realidad y, lo que es más importante, cómo podemos aprovecharlas de manera creativa. Desde sus aplicaciones cotidianas en el ámbito empresarial hasta la exploración de metas ambiciosas como la búsqueda de la cura del cáncer, cada ponente compartió conocimientos clave que nos preparan para afrontar la inminente revolución tecnológica.

Por último, en el Start-up Camp tuvimos la oportunidad de escuchar los testimonios de grandes emprendedores. A lo largo de este seminario, se abordaron temas indispensables para la creación de una empresa desde la financiación, la motivación y espíritu tras esta, hasta la importancia de disponer de un buen equipo y una adecuada formación. Todo esto con el objetivo de profundizar en los retos y oportunidades que se están generando en este sector de actividad.

En definitiva, Sputnik ha supuesto una gran oportunidad de aprendizaje que, además, nos ha permitido entender la importancia de ser proactivos y tomar la iniciativa, aspirando a grandes objetivos que contribuyan a la construcción de un mundo mejor

Vida ELU

Siete elus participan en el Programa Sputnik

Por: ELU Admin

Ana Santamaría, 3º ELU 

Sputnik es un programa compuesto por tres seminarios (Bootcamp, Tech camp y Start-up camp) que persigue el objetivo de formar a 5000 jóvenes andaluces en 10 años y despertar en ellos las ganas de hacer algo grande. Juan Martínez Barea, el director del proyecto, mientras realizaba un MBA (Máster of Bussiness Administration) en el MIT se dio cuenta de que era el único español del sur. Se preguntó: “¿dónde está el talento del Sur?”. De ahí surgió la idea de Sputnik. 

Este año ha tenido lugar la tercera edición del programa, a la cual hemos asistido varios elus: Rodrigo Pérez y Estela Chocano (Madrid), Marisa Rico (Valencia), Ramón Torres, Pepe Yáñez, Carlos Ferreiro y Ana Santamaría (Sevilla); además de otros amigos. 

En el Bootcamp, que tuvo lugar en septiembre, tuvimos la oportunidad de escuchar a varios ponentes que nos transmitieron valores como la curiosidad por explorar el mundo, de la mano del aventurero Nacho Dean, la valentía como hábito que requiere entrenamiento, gracias al filósofo David Cerdá, o el espíritu de superación que se palpaba en la vida de la atleta paralímpica Sara Andrés. 

En el Tech Camp de noviembre, nos presentaron las tecnologías que están en punta de lanza en el mundo actual. Hablamos de inteligencia artificial, realidad virtual, metaverso, biotecnología, blockchain y movilidad autónoma, entre otras. Era, más que un intento de profundizar en la parte técnica, un escaparate al que nos asomamos para ver con una nueva perspectiva cómo va a ser “el mundo que viene” (así se llama la fundación que da vida al programa Sputnik). Nos hablaron de una gran revolución tecnológica que va a tener lugar tarde o temprano y nos invitaron a ser nosotros quienes la lideremos.

Por último, en diciembre hemos asistido al Start-up Camp, en el que hemos podido entender mejor qué es una start-up y cuál es su potencial. Identificar un problema social, sobre todo si es algo que nos toca de cerca, planificar, buscar financiación, escalar, aprender a virar el proyecto o venderlo si es lo que la situación requiere. Estas son, de modo general, las etapas en el proceso de las start-ups en las que fuimos profundizando, acompañándolo de un intento de responder a la pregunta de ¿por qué emprender? y ¿por qué vale la pena lanzarse a montar una start-up?

Un cañonazo de optimismo. Eso pretende ser Sputnik. Creo que a todos nos ha calado de una manera u otra el mensaje que hemos recibido, que cada uno de nosotros ha acogido en la medida en que hemos sentido que algún ponente o alguna idea en especial nos removía por dentro. Si algo añadimos a nuestra mochila de aprendizajes después de esta experiencia es que, desde luego, no tenemos motivos para no aspirar a algo grande.