Encuentro de José María Aznar y Pablo Casado, por Alberto Reina

pablo casado y aznar
31 ENE

“El martes día 28 de enero un grupo de ELUs asistimos en el Aula Magna de la Universidad Francisco de Vitoria a un encuentro entre José María Aznar, presidente del Gobierno de España y del Partido Popular entre 1996 y 2004, y Pablo Casado, actual presidente del Partido Popular. En el diálogo que mantuvieron ambos políticos, titulado “España ante un cambio de régimen”, trataron de abordar cómo la ruptura actual del centro-derecha español ha acabado con la unidad del liberalismo conservador aglutinado en el Partido Popular y facilitando que la izquierda y los nacionalistas emprendan la ruptura del régimen del 78 y del orden constitucional.

Primero analizaron las causas de esta ruptura. Para Aznar responde a dos razones. La primera, la tendencia actual de polarización y fragmentación en todos los aspectos de la sociedad. La segunda, el conflicto catalán que ha supuesto el auge de Vox y Ciudadanos.

Para, posteriormente, exponer la actitud del Partido Popular ante esta situación. Casado reconoció que sin la unión de todo lo que está a la derecha del Partido Socialista es imposible ganar las elecciones. Los pactos de gobierno ya no son suficientes y por ello hay que dar un paso más, comenta. Este paso más se tradujo, en las últimas elecciones, en la propuesta de la plataforma España Suma, rechazada por Vox y Ciudadanos. Además, el presidente popular hizo hincapié en el buen gobierno de los ejecutivos populares anteriores y que, “ante la guerra ideológica que plantea la izquierda pretendiendo colectivizar el pensamiento, es el momento de no arrugarse y poner sobre la mesa los verdaderos problemas que preocupan a los españoles”. Afirmó que sus políticas no son ni de izquierdas ni de derechas; son de sentido común.

Respecto al tema que titulaba el encuentro, ambos fueron preguntados por la supervivencia de la Constitución ante las nuevas posturas del Partido Socialista respecto a pactos con el nacionalismo y la extrema izquierda. Aznar reconoció la amenaza a la Constitución porque el Partido Socialista ha roto los pactos de la Transición. El gobierno no va a acabar con el régimen del 78 por el cauce constitucional pues los mecanismos de reforma de la Constitución garantizan que la representación parlamentaria de los partidos constitucionalistas es suficiente para evitarlo. La estrategia va a ser deslegitimar las instituciones hasta que no tengan credibilidad y caigan por sí mismas. Para Casado, las democracias mueren al incumplir las normas y los pactos no escritos; y según él, Pedro Sánchez los está incumpliendo todos.

Por último, trataron uno de los títulos clave de nuestra Carta Magna; el modelo autonómico, que está en boca de todos por los conflictos nacionalistas y las desigualdades regionales. Casado, por su parte, hizo una defensa de este título y modelo, pues las autonomías permiten un contrapeso cuando hay un mal gobierno; pero ha de ser siempre desde la lealtad a España. “Las deslealtades son inadmisibles y hay que dotar al sistema autonómico de mecanismos para evitarlas”.

Fue un diálogo en términos claros y directos, sin rodeos. Donde se trató la realidad de España desde el punto de vista de los principales líderes del centro-derecha español con un claro sentido de la responsabilidad con la defensa de la Constitución. Para concluir, cerrar con una frase de Pablo Casado “La Constitución es una historia de renuncias para llegar a un punto de acuerdo, es la sublimación del diálogo y hay que defenderla”.

Alberto Reina