CELIA GARCÍA PAREDES – ELUS POR EL MUNDO

5
23 MAR

París, una de las grandes ciudades de Europa, una de sus “capitales históricas” desde mi punto de vista, donde han visto la luz algunas de las bases más importantes del pensamiento europeo y uno de nuestros destinos principales durante el viaje de Becas Europa. Os confesaré que desde siempre había sido un sueño para mí vivir aquí, pero no pensé que iba a superar tanto mis expectativas.

París es una ciudad joven, es una ciudad cosmopolita, es una ciudad con aires ilustrados y con expresiones contemporáneas. Es un lugar para hacer una vida distinta, por mucho que pueda asemejarse a cualquier carácter de un país occidental. Desde siempre me han impresionado sus monumentos, su idiosincrasia y su historia, pero no hay nada mejor que vivir sumergida en ello.

¡Pero no me he presentado! Para quienes no me conozcáis, soy Celia García Paredes, alumna del 4º curso de la ELU (y por tanto cursando ya el proyecto final de la misma, que es muy gratificante e interesante) y estudiante del doble grado en Derecho + ADE en la Universidad Carlos III de Madrid.

1

Actualmente me encuentro viviendo en París gracias a la beca Erasmus; estudio de intercambio en la Paris School of Business, cursando asignaturas tanto de Derecho como de Empresa. En base a lo que he vivido, os aseguro que toda la materia se imparte desde un punto de vista más práctico que teórico; aunque desde luego estoy aprendiendo muchísimo. El sistema legal francés y el español no difieren tanto en su forma y poco en su contenido, por lo que todo lo que aprendo se queda para mi bagaje personal. ¿Quién dijo que el Erasmus era solo fiesta?

Dado que estudio todas las asignaturas en francés, soy la única extranjera en mi clase, por lo que mi experiencia es una “inmersión total”. Sin embargo no ha sido un obstáculo, sino todo lo contrario: han demostrado ser personas muy amables y acogedoras, muy pendientes de integrarme en todo momento. Hay quien dice que los parisinos están aislados del mundo y son bastante serios… bueno, yo creo que eso es sólo en el metro, ¡fuera de él son encantadores!

Estoy aprovechando mi estancia aquí para exprimirla al máximo; cada semana hay un nuevo evento, una nueva exposición o un nuevo lugar por descubrir. Desde el primer día he mantenido unas increíbles ganas de verlo todo, de no perderme nada, de guardarlo todo en mi retina. París mantiene viva mi curiosidad, mi inquietud.

2

Durante este invierno ha hecho muchísimo frío (de hecho, no nevaba como lo ha hecho este año desde hacía más de 30 años), por lo que siempre que sale un pequeño rayo de sol es una gran invitación para salir a pasear por sus calles.

3

Como punt0 a favor, todos los museos son gratis para los menores de 26 años que residan en la UE, así que es una oportunidad única para nutrirse de toda la cultura que atesora esta ciudad. Aunque… es cierto que el nivel de vida es caro en comparación con el que tenemos en España. Eso sí, es todo cuestión de investigar, después de pocos meses aquí os puedo recomendar ciertos sitios que cumplirán vuestras expectativas a un precio más que razonable… ¡todo sea por vivir en la Ciudad de la Luz!

4

Os invito a todos a que viváis, en la medida en que podáis, una experiencia internacional. Os abrirá los ojos más de lo que creáis que los tenéis ya abiertos, os hará querer más el mundo que nos rodea y quedará siempre para vosotros. Y si os decidís por venir a París, ¡ya sabéis dónde encontrarme para todo lo que podáis necesitar!

Decía Hemingway en su libro A Moveable Feast: “If you are lucky enough to have lived in Paris as a young man, then wherever you go for the rest of your life, it stays with you, for Paris is a moveable feast”. Yo me considero bastante afortunada en este sentido; de lo que no tengo ninguna duda es que París siempre quedará dentro de mí.

6

Abrazos,
Celia