Vida ELU

Vida ELU Zaragoza

Experiencia social en Zaragoza

Por: Comunicación ELU

“¡Hola a todos!

Estas Navidades Ainhoa nos animó a sacar un rato para acercarnos a la difícil y triste realidad que viven muchas familias en estas fechas. Desde Zaragoza algunos ELUs con María Longas nos organizamos para repartir unos cuantos regalos en el barrio de San Pablo. Con la ayuda de Cooperación Internacional nos unimos al proyecto “Una sonrisa por Navidad”. Este proyecto recoge más de 900 juguetes con empresas colaboradoras y después los reparte a las familias necesitadas con las que colabora la ONG durante todo el año.

El 26 de diciembre nos tocó madrugar un poco y nos pusimos a ello. Primero recogimos los juguetes en un almacén de la ONG, y nos fuimos al barrio con Alfredo, un coordinador de la ONG que nos hizo de guía a las casas. Lo mejor fue pasar un rato muy agradable con las familias y ver la ilusión con la que los padres y sus hijos acogían ese pequeño gesto.

Disfrutamos mucho de la actividad y ya nos hemos comprometido con la ONG para repetir el año que viene.”

Ignacio Pueyo

Vida ELU Ana Hauyón ok

Ana Hauyón: “Gracias a las Becas DIME he crecido como persona y como profesional”

Por: Comunicación ELU

“La vocación es una idea sobre la que hemos reflexionado mucho, tanto en Becas Europa como en la Escuela de Liderazgo. Es una de esas palabras que da vértigo escucharla o pronunciarla, por la grandeza que implica. Siempre he sentido cierta envidia hacia aquellas personas que tienen claro su lugar en el mundo, a lo que son llamados, y que tienen la valentía suficiente para responder a ello: yo quiero ser médico, yo abogado, yo artista, yo filósofo… ¿y yo? ¿Qué es aquello que me apasiona, aquello que une mis talentos y anhelos, aquello a lo que dedicaré horas y horas de mi vida? ¿Existe algo que, a pesar del esfuerzo, tiempo y cansancio, disfrute cada día haciéndolo, pues es lo que me conduce a mi plenitud? ¿Es un sueño o es posible?

En estos años universitarios me he esforzado por encontrar una respuesta a estas preguntas. Fue así como llegué a las Becas DIME de la Fundación Microfinanzas BBVA. Cuando me lo propuso mi mentora de la ELU apenas había escuchado un par de veces esa palabra, pero en cuanto investigué un poco sabía que era mi sitio.

Las microfinanzas son un modelo de desarrollo económico creado en 1976 por el profesor Muhammad Yunus, Premio Nobel de la Paz. En las décadas siguientes el modelo de microfinanzas se extendió rápidamente a otros países por los grandes beneficios que aporta, pues impulsa el desarrollo y progreso económico, profesional y personal de las personas vulnerables, resultando rentable al mismo tiempo. En 2007, el banco BBVA crea la Fundación Microfinanzas, dentro del marco de su política de Responsabilidad Social Corporativa. La Fundación trabaja en América Latina, proporcionando productos y servicios financieros adecuados para emprendedores con pocos recursos y excluidos del sistema financiero, con el fin de generar desarrollo y mitigar la pobreza. Presente en 5 países, Colombia, Perú, Chile, Panamá y República Dominicana, se ha convertido en una de las iniciativas filantrópicas con mayor impacto social en el continente.

En 2018 lanzan por primera vez las Becas DIME de la Fundación Microfinanzas BBVA, con el fin de acercar las microfinanzas a jóvenes universitarios españoles que muestren inquietudes por el impacto social. Las Becas DIME dan la oportunidad a 10 jóvenes españoles de viajar a los países de América Latina donde está presente la Fundación y comprobar sobre el terreno cómo el emprendimiento y la inclusión financiera contribuyen a mejorar la vida de miles de personas.

Después del proceso de selección, tuve la suerte de ser elegida para ir a Colombia y trabajar en la institución microfinanciera Bancamía. No tengo palabras suficientes para describir la maravillosa experiencia que viví. Un mes parece poco tiempo, pero fue suficiente para empaparme del país y de la labor de la Institución. La primera semana participamos en un programa de formación junto a los futuros asesores del banco. Los asesores o ejecutivos son el corazón de Bancamía. Son las personas que visitan a cada emprendedor y les hacen el estudio de crédito, es decir, conocen a fondo su negocio y su situación personal para saber si cumplen las condiciones necesarias para asumir un crédito o no.

Tras la experiencia formativa comenzó la verdadera aventura, trabajar en terreno. Desde Bogotá nos desplazamos a Chía, una zona rural, donde la pobreza era más evidente. Cada día acompañamos a un asesor en su búsqueda o visita de clientes. La forma más fácil de desplazarnos era en moto, pues muchos de los clientes viven en veredas, grandes zonas rurales de difícil acceso. Agricultores de papas o de café, ganaderos, mecánicos, costureras… cuando conocí a los emprendedores, sobre todo a los más antiguos, pude ver cómo el crédito había cambiado sus vidas. Siempre que veía a un emprendedor me llenaba de admiración lo valientes que son estas personas, construyendo sus propias empresas y liderándolas, con más o menos ayuda. Bancamía apuesta por estas personas y les ayuda a impulsar sus negocios, un paso que difícilmente podrían dar si no fuera por las microfinanzas.

Gracias a las Becas DIME y a la Fundación Microfinanzas BBVA he crecido como persona y como profesional. He descubierto un país de contrastes, de alegría y colores. Personas amables, sonrientes, humildes, emprendedoras, que aman su país y quieren trabajar por mejorarlo. He comprobado cómo uniendo la misión empresarial con la vocación de las personas el éxito está asegurado. He descubierto lo apasionante y gratificante que es trabajar por mejorar la vida de otras personas y espero de verdad poder encontrarlo en mi vida profesional.

Os animo a todos aquellos que estéis interesados en las Becas DIME a presentaros. ¡Si queréis saber más contactad conmigo!. El próximo miércoles 29 de enero el profesor Tomás Alfaro, del patronato de la Fundación Microfinanzas BBVA, Victor Herrero, director del programa Becas DIME y yo vamos a tener un coloquio sobre las Becas en la UFV. ¡Estáis más que invitados!”

Vida ELU Kike 2

Enrique Mochales – ELUs por el Mundo

Por: Comunicación ELU

¡Muy buenas a todos!

Mi nombre es Enrique Mochales y este año estoy cursándolo en la Katholieke Universiteit Leuven, en el campus de Bruselas.

Mi experiencia en Bruselas está siendo una auténtica pasada, y está superando mis expectativas con creces. Siempre tuve claro que quería irme un año de Erasmus y que quería irme a un país que no se pareciese mucho a España, para poder de esta forma vivir una experiencia completamente distinta a lo que vivía en Sevilla.

Aunque es cierto que a priori no es un destino muy llamativo; una ciudad muy gris, mucho frío, una cultura bastante cerrada y para nada conocida por su ambiente universitario, a medida que pasan los días me reafirmo más en que era el destino y la experiencia que yo andaba buscando.

Kike 1

Lejos del frío, las pocas horas de luz o lo muchísimo que llueve; Bruselas es una ciudad perfecta para estudiar. Es una ciudad muy cosmopolita y que no deja indiferente a nadie. Vivo en una residencia de estudiantes donde convivimos 100 personas de los 5 continentes, pudiendo así hacer amigos de países que muchos de nosotros no sabríamos ni situar en un mapa: desde Kazajistán hasta Mongolia, pasando por los Estados Unidos, Australia y casi todos los países de Europa. Compartir mi día a día con gente tan distinta a mí me está encantando, es una oportunidad magnífica para aprender cosas nuevas y hacer amistades que estoy seguro de que perdurarán con el paso del tiempo.

Un aspecto clave que me hizo decantarme por esta ciudad belga fue la facilidad que te ofrece para viajar por todo Europa por precios irrisorios. En el primer cuatrimestre he podido viajar a Suecia, República Checa, Alemania, Austria, Eslovaquia y Polonia, entre otros; y sin gastarme más de 15 euros por trayecto. Esto para una persona que le gusta tanto viajar como a mí, hizo que tuviese muchísimo peso a la hora de escoger Bruselas, aunque a este ritmo podría haberme ido a vivir a Charleroi, ciudad donde se encuentra situado uno de los dos aeropuertos de Bruselas.

Es una ciudad con muchísima vida cultural y que tiene más cosas para visitar de las que puede parecer. Desde el Magritte, pasando por el Parque del Cincuentenario, Bois de la Chambre y el Manneken Pis, hasta la famosa Grand Place. Aunque os mentiría si no os dijera que me quedo con mis paseos por el Parque de María Luisa y mi Catedral de Sevilla.

Kike 3

Por otro lado, es un gran atractivo para cualquier estudiante de Derecho poder conocer las numerosísimas instituciones europeas que hay aquí, pudiendo incluso asistir a más de una sesión plenaria en el Parlamento Europeo y aprender muy de cerca sobre la carrera que estoy estudiando.

En cuanto al día a día, algo que sigue asombrándome es, además de la cantidad de cerveza que beben los belgas, la cantidad de tipos de cerveza que hay aquí en Bélgica. Todas siendo elaboradas mediante distintos procesos, y servidas en un vaso específico. Para que veáis lo tiquismiquis que son con esto, si tú vas a un bar, pides una cerveza, y da la casualidad de que no tienen el vaso específico de esa cerveza, el camarero se negará a servírtela y te instará a pedir otra distinta. ¡Es curiosísimo!

Como buen bruselense que soy ya, no han faltado recenas en el Fritland o cervecitas en el Delirium, bar conocido por su larga lista de cervezas, ¡llegando a tener más de 2.004 marcas diferentes! Eso si, todo suena muy bonito hasta que la cerveza vale 9 euros, precio incompatible para el bolsillo de un estudiante de Erasmus. Por lo que, como dice el refrán: a grandes problemas, grandes soluciones; nosotros optamos por un pub irlandés muy conocido por los estudiantes donde podemos disfrutar de una happy hour, que va desde las 13.00 hasta las 00.00 todos los días. ¡Más que happy hour podríamos llamarlo happy day!

Kike 4

Por último, hablar de mi universidad. La KU Leuven es una universidad de reconocido prestigio, de ahí que este enero tenga que pasármelo estudiando, y no cómo se lo pasan mis amigos en Polonia. ¡Pero esto sin duda merece la pena poniendo mi primer cuatrimestre en valor! Los profesores son muy buenos y con experiencia en distintos ámbitos, algo que a la hora de impartir las clases se nota mucho y hace que estas sean más interesantes. También me ha brindado la oportunidad de ser parte de varias asociaciones, permitiéndome así asistir a numerosas conferencias muy interesantes y conocer al resto de la comunidad universitaria.

Mientras termino de escribir estas líneas, poco antes de que aterrice mi avión en Bruselas, y sin estar preparado para el frío que voy a pasar, deciros que aquí tenéis vuestra casa en Bruselas, y que si estáis valorando todavía si iros o no de Erasmus, yo solo digo una cosa partiendo de mi experiencia: La duda ofende.

Un fuerte abrazo a todos y nos vemos prontito.

Vida ELU Bariona-Ficcion-1

¿Darse muerte o dar la vida?

Por: Comunicación ELU

“Con el alma arrugada y en tinieblas. Así se encontraba Barioná, el zelote judío que se resiste a la ocupación y explotación de los romanos y decide proponer a los suyos convertirse en un pueblo “para la muerte”, cerrando la posibilidad de concebir nuevas vidas. Es drástico. El sufrimiento y el sinsentido de una existencia aparentemente estéril -no pudo tener hijos, con lo que ello supone en su contexto-, a la que se suma una opresión extranjera, le conducen a dictar que no habrá futuras generaciones que pasen por lo mismo porque directamente nadie tendrá la oportunidad de vivir. “No más niños. No tendremos más relaciones con nuestras mujeres”. No hay esperanza. Cerrémonos a nuestra propia carne.

El famoso pensador Jean-Paul Sartre (1905-1980) nos introduce en este escenario en el que fue su primer teatro: Barioná, el hijo del trueno (1940). Una obra única y especial -sorprende sobre todo por proceder de la pluma de este autor-, escrita en un campo de prisioneros de guerra alemán en el que se encontraba el filósofo el año mencionado. Resulta que, acercándose el momento de las fiestas de Navidad en plena II Guerra Mundial, el capellán del campo hizo lo posible por conseguir permiso para celebrar la Misa del Gallo. El permiso le fue concedido: no habría toque de queda esa noche y, además, podrían celebrar un concierto. Sartre participa de estas novedades y, ante la sorpresa de los demás, él mismo propone recuperar la tradición de los Misterios. En apenas seis semanas escribe una obra, ensaya, dirige a los actores y supervisa vestuario y decorados. La obra se representa tres días seguidos causando gran conmoción en quienes la presenciaron .

¿Qué vieron unos seis mil prisioneros aquel día y por qué tiene esto algo que ver con el tema que tratamos? Como introducíamos, Sartre muestra la historia de un hombre -que podría ser cualquiera de los espectadores de aquel 1940, pero también cualquier lector de hoy- abatido por la desesperanza, que se niega a ser partícipe de algo que está ocurriendo cerca, en Belén: un nacimiento precedido por diversos signos misteriosos. Barioná, obcecado, se queda solo. Podríamos decir con Charles Taylor en A Secular Age (2007) que se convierte en un sujeto impermeabilizado, que imposibilita el paso y la inundación de sí mismo por parte de otros y que intenta construir su propio ‘yo’ . Por otro lado, están su mujer Sara, sus amigos y conocidos del pueblo de Bethaur, que, deseosos de encontrar una nueva luz y siguiendo los signos, quieren ver qué está pasando en ese lugar al que todo apunta, están abiertos a lo que les rodea, vulnerables a la realidad y en diálogo con ella; porosos en términos de Taylor…

Nuestro protagonista, inmerso en la espiral de amargura que le lleva incluso a disponerse a asesinar al Niño que tanto revuelo está causando, se topa de bruces con la realidad al llegar al portal: una mirada de un padre a su hijo que redimensiona la existencia. Barioná queda inerme y su armazón férreo comienza a resquebrajarse. Poco a poco se abre al misterio, escucha lo que le dice Baltasar: “Todo tú eres un don gratuito a perpetuidad”. Un don…, el que también había descubierto en la mirada de ese padre. Esta revelación da un giro a la vida.

¿Y qué ocurre entonces? Se pasa de la agonía al descanso y la esperanza, del monólogo enfermizo “yo-mí-me-conmigo” a la apertura al otro, del egoísmo a la entrega de sí, de la impermeabilidad a la porosidad. En definitiva, de darse muerte a dar la vida, pues, como dice Fabrice Hadjadj, solo hay dos opciones: el suicidio o el martirio . Y todo esto aparece dibujado ante el espectador-lector de Barioná, mostrándose la segunda como la respuesta más acorde a nuestra naturaleza humana, naturaleza común pese a los distintos momentos de la historia. Y es que el don que somos está llamado a darse para vivir en plenitud, así lo hizo el Niño que vino y viene. Ya nos mostró el camino, cómo vivir…

¡Feliz Navidad!”

Susana Sendra

Vida ELU Belén

¡Feliz Navidad!

Por: Comunicación ELU

Queridos ELUs:

Para la tradición cristiana, la Navidad es un tiempo de alegría y de celebración porque reconoce en el nacimiento de Jesús el cumplimiento de la promesa que Dios había hecho desde antiguo. Desde la primera Navidad, la salvación —la alegría, la felicidad, la plenitud de la vida— no es el premio a un camino que el ser humano ha de recorrer, como si se tratara de un premio, sino que es un don que se nos ofrece gratuitamente. La Salvación misma, el Hijo, ha querido venir a rescatarnos.

La tradición occidental se ha construido sobre este pilar: que la libertad verdadera se da en los hombres y mujeres de todos los tiempos en tanto que son salvados gratuitamente por la Encarnación del Hijo de Dios en un niño pequeño nacido de una Virgen. La conciencia de este acontecimiento ha permitido una consideración nueva de la vida en sociedad, de la dignidad de cada ser humano, del estatuto del arte y la cultura, de la inalienabilidad de la vida humana, de la importancia del respeto a la libertad del otro, del significado de hacer política, etc.

Nosotros, insertos en esta tradición y reconociendo su inmenso valor para los hombres y mujeres de nuestro tiempo, hemos querido manifestarlo realizando un Belén que recogiera esta sensibilidad. Se trata de una gruta, un lugar aparentemente hosco y poco acogedor, pero iluminado con velas y con el suelo mullido de paja. Es una cueva en la que hay que agacharse para entrar, pues para comprender verdaderamente el significado de la Navidad tenemos que hacernos pequeños. En el centro hay una pequeña cuna. A diferencia de la primera Navidad, nosotros sí queremos acoger a Jesús cuando venga. Por ello, queriendo disponerlo todo para su llegada, le hemos dejado regalos, que no son sino el reconocimiento del don que ya hemos recibido. Postrados en la gruta hemos ofrecido, junto con vosotros, nuestros presentes para esperar su llegada.

No se ha tratado, sin más, de un gesto bonito —podríamos hacer muchos muy diferentes—. Vuestra respuesta, vuestros regalos, indican que se trata de mucho más que un símbolo porque está lleno de sentido.

En nombre de todo el equipo aprovecho estas líneas para desearos a todos una feliz Navidad y un próspero año nuevo.

Un fuerte abrazo,

Juan Serrano

Director Académico

Vida ELU WhatsApp Image 2019-12-08 at 20.02.31

Alumnos de la ELU en el Investment COP 2019

Por: Comunicación ELU

“Desde la implantación de la Agenda 2030 en la que se establecieron unos objetivos concretos que se debían cumplir y por los que las naciones enfocaron su desarrollo de manera distinta, no se había dado mayor relevancia al tema del cambio climático y menos a la sostenibilidad. Cierto es que en los últimos años, debido a varios estudios y a figuras como Greta, se ha ampliado enormemente la mirada al objetivo de desarrollo sostenible. Ahora, es fundamental.

Para poder desarrollar esto adecuadamente hay que tener claro que el compromiso debe afrontarse por parte de todos y cada uno de los actores que forman la sociedad.

Y allí estábamos, una vez más, la ELU representando a la juventud luchadora, consciente y participativa. Fue un día muy intenso en el que tuvimos la oportunidad de conocer a grandes ejemplos como Barbara Buchner, Ingrid-Gabriela Hoven, Christopher Hurst, Pamela Jouven, Cristina Gamboa, Steven Ko, Miranda Schnitger…

La idea del Investment COP es reunir a diferentes empresas e ideas en un mismo entorno para negociar, financiar, proponer, trabajar unidos y así, hacer del cambio algo conjunto.

Fue un día lleno de conferencias donde se ponían sobre la mesa temas de los que se necesitaba un urgente cambio; la biodiversidad, el papel de la mujer en el cambio climático, la minería, sectores más contaminantes de la sociedad, la gestión público-privado de las energías…

Blanca, Cristina, Marina y yo tuvimos la gran oportunidad y suerte de, junto a un equipo extraordinario de la Organización de las Naciones Unidas, contribuir un paso más al cambio. Fuimos apoyo en la organización, por lo tanto, también pudimos aprender los pasos necesarios para llegar a hacer eventos de esta escala.

Desde aquí quería agradecer enormemente a la Escuela de Liderazgo pues, una vez más, mira por nuestro aprendizaje.”

Marta Navas

Vida ELU IMG-20191106-WA0019

Concierto valenciano

Por: Comunicación ELU

“Agudos y graves, idas y venidas, cantos humanos ascendiendo y descendiendo, entremezclándose, jugando con la admiración de los presentes. Invocaciones, suspiros y lamentos se acompasaban con susurros de amor, con promesas expectantes.

Así, haciéndonos vibrar con cada respiración, con cada pausa; el pasado 5 de noviembre los elus de Valencia tuvimos la oportunidad de disfrutar del concierto de “Lluís Vich Vocalis”, agrupación vocal masculina especialmente dedicada a la interpretación de la música antigua, medieval, renacimiento y primer barroco. El concierto se celebró en la Capilla de la Sapientia, construida en 1498 por Pere Compte y reconstruida en 1737 en un estilo barroco de tendencia clásica que, inevitablemente, nos atrapó en el tiempo.

IMG-20191106-WA0026

De esta forma, entre arcos de medio punto, frontones en sombra y juguetones destellos dorados, los asistentes presenciamos un espectáculo increíble de canciones renacentistas.

Entre las composiciones francesas escuchamos O Crux benedicta y Signoras te (Cipriano de Rore, 1515-1565), Tresves d’amours (Clément Janequin, 1485-1558), Maulgré moy vis (Claudin de Sermisy 1490-1562) y Tant que vivrai (Claudin de Sermisy, 1490-1562). Por otro lado, algunas inglesas fueron: If ye love me (Thomas Tallis, 1510-1585), Memento salutis auctor (William Byrd, 1543-1623), Under this Stone (Henry Purcell, 1659-1695), Hey ho! Tot he greenwood (William Byrd) y Man is for the woman made (Henry Purrcell).

Finalmente, y para rematar la experiencia, cenamos todos juntos (incluidos algunos Clavis) mientras nos conocíamos más y crecíamos “con quienes tanto”. En definitiva, disfrutamos de una tarde única y enriquecedora en la que vivimos de primera mano la belleza de la música, del compartir, de la amistad y del ser-con-otros. La belleza de ser felices, porque “la felicidad solo es real si es compartida”.

Silvia Tévar

Vida ELU dani sada 1

Daniel Sada – ELUs por el Mundo

Por: Comunicación ELU

“Mi experiencia en Roma está siendo una auténtica pasada. Al principio no me convencía mucho Roma como destino: estaba muy cerca de casa, es una ciudad que ya conocía, iban varios amigos míos de la universidad… Pero cuando finalmente escogí Roma, decidí ir a la aventura. Me busqué compañeros de piso que no conocía de nada, una zona de Roma también desconocida para mí, y una universidad que nada tenía que ver con la UFV. Y ahora que estoy ya acabando mi periodo de Erasmus, puedo decir que fue la decisión correcta.

Uno puede pensar que Italia y España son bastante parecidas con todo esto de la cultura mediterránea, pero para nada. Desde el principio me sorprendió el estilo de vida italiano. Comen a la 13:00 horas, cenan a las 18:00-19:00 horas, y esa costumbre española de cervecitas con tapas en una terraza es inexistente aquí.

dani sada 3

Sin embargo, Roma te ofrece a cambio miles de oportunidades distintas. No solo todo el turismo evidente (Coliseo, Vaticano, Capilla Sixtina, las cuatro grandes basílicas…) sino que cada calle, cada casa, cada edificio tiene su historia. Y eso es algo que se nota. En Roma, parece que todo se hace a lo grande. Y pasear, y más aun vivir en Roma, te hace sentir parte de algo más grande. La gente que se piense que conoce Roma, en realidad no tiene ni idea. Es una ciudad que tiene cada día una cosa nueva por descubrir, y después de cuatro meses viviendo aquí, me he enamorado de ella. Y sé que todavía me falta tanto por conocer…

Mi primer día en Roma, he de decir que llegué un poco preocupado. ¿Conocería a gente guay? ¿Me costaría mucho hacer amigos? ¿Me llevaré bien con mis compañeros de piso?… y todas esas preocupaciones se me fueron esa misma noche. Había una fiesta organizada para los alumnos erasmus, y nada más llegar ya conocí a lo que pasaría a ser mi cuadrilla (la llaman así porque son casi todos vascos jajaja). Me encontré metido en un grupo de gente totalmente distinta a mí, con ideas completamente diferentes, y más fuera de mi burbuja de lo que nunca había estado, y sin embargo me sentía como en casa.

A partir de ahí, todo fue a mejor. Una cosa muy buena del Erasmus en general, y de Roma en específico, es que te permite viajar mucho y muy barato. En la segunda semana ya habíamos organizado un viaje, y nos fuimos a Nápoles (la mejor pizza del mundo sin duda), Pompeya y a la costa amalfitana. Una maravilla de viaje. Después hemos hecho muchos viajes más: Florencia, Milán, Venezia, Marsella, Holanda… No hemos parado.

Otra cosa que me ha encantado de Roma es la universidad. Se llama la LUISS, y la verdad, no había oído hablar de ella en mi vida. Pero es la leche. Nunca había visto una uni con tanto ambiente en el campus, con tanta actividad. Para que os hagáis una idea, en cada pasillo hay una guitarra colgada, para que si a alguien le apetece se la pueda llevar a los jardines a tocarla un rato. Tienen una zona de radio y música por si quieres relajarte un rato; una sala donde solo se puede hablar inglés con pianos, guitarras, café y galletas gratis, sofás para relajarse… En definitiva, una locura de universidad que me ha permitido conocer a muchísima gente de todas partes.

dani sada 4

Una diferencia un poco molesta de Roma comparado con Madrid es el transporte público. No es que vaya mal, es que es un auténtico caos. En realidad, toda la ciudad lo es, por eso me gusta tanto. Mis amigos y yo decimos que en Roma o le echas un par, o no cruzas un paso de cebra en tu vida. Porque aquí todo el tema de respetar semáforos no lo llevan. Con el transporte público igual, todo eso de seguir el horario como que no les apetece. Y un bus puede pasar cada 5 minutos, y luego no pasar durante 2 horas. Así que siempre tienes que estar preparado para todo.

Y esa fama que tienen los romanos de conducir mal: totalmente cierta. Pero yo no diría que conducen mal; más bien tienen sus propias reglas. Es un caos organizado, en el cual la gente hace lo que quiere, mientras sea más rápido que el otro. Si ves que el otro es más rápido, o hace el giro antes, o llega a un stop antes… le dejas pasar. Así funciona. Y una vez te acostumbras es una maravilla, porque en vez de preocuparte por seguir las normas, tienes que preocuparte por adelantarte al otro, lo que hace que conducir en Roma sea bastante divertido.

Por último, pero no por ello menos importante, quería hablaros de la fiesta romana. He de decir que no me ha decepcionado. Aquí la gente sabe cómo se sale. No tanto como en Madrid, pero saben lo que hacen. El hecho de que se pueda beber en la calle, con música, hielitos… te hace la vida mucho más fácil. Y ya si le sumas que el clima aquí es una maravilla (no he tenido que ponerme el abrigo todavía) hace que salir de fiesta sea muy fácil y económico. Hemos tenido la suerte de tener discotecas donde ponen música muy buena, con descuentos para erasmus… por lo que diversión no ha faltado. Pero mi plan favorito de Roma, sin duda, era ir a Trastevere a nuestro restaurante predilecto: pizza margarita a 3€ (tamaño familiar) y el litro de vino blanco a 8€. No había manera de no salir contento de ese sitio.

dani sada 2

Así como idea final, os recomiendo a todos los que no lo hayáis hecho que os vayáis de intercambio, y que no tengáis miedo a iros solos, a la aventura. Creo que esa es una manera única de conocerte mejor a ti mismo, salir realmente de tu burbuja, y ponerte al límite. Y ya si podéis hacer deporte si estáis de intercambio hacedlo, que a mí eso me ha faltado y se nota un poco jajaja.”

Vida ELU Punto de encuentro

Luisa Ripoll en Punto de Encuentro: “Ser auténtico es ser sin pretensiones”

Por: Comunicación ELU

“El pasado lunes 18 de noviembre tuvo lugar el segundo café de Punto de Encuentro en la Universidad Carlos III de Madrid. Punto de encuentro es una iniciativa que surgió como proyecto final de la Escuela de Liderazgo Universitario de la promoción 2018-2019, que pretende acercar a profesores y alumnos, tratando de manera humana y sencilla las preguntas trascendentales del ser humano. Un poco con las formas de un Café Newman, que todos conocemos por ser la actividad estrella de los domingos en los fines de semana de la ELU.

En el café al que asistí se trataba el tema de la identidad. ¿Quién soy? ¿Cómo me muestro a los demás? La ponente fue Mónica Cavallé, doctora en Filosofía por la Universidad Complutense de Madrid, que en sus propias palabras, ella aboga por “una filosofía de la vida”. Se dedica, entre otras cosas, al acompañamiento filosófico, a lo más Platón y menos Prozac.

Punto de encuentro - Luisa Ripoll

Entre las ideas que introdujo la ponente, destaco lo siguiente: somos un misterio para nosotros mismos, pero a la vez nuestro yo tiene raíces muy profundas y nos es una guía para orientarnos hacia el bien. Nuestro sufrimiento y nuestra paz interior es la voz de nuestro yo profundo. Nuestro sentir es guía, y de él obtenemos identidad, valía y dignidad. También que ser auténtico es ser sin pretensiones, sin querer crear una imagen de ti mismo, y así somos más felices, ya que lo que realmente soy no puede ser cuestionado.

Además, estos cafés son literalmente un “punto de encuentro”. Allí me encontré de lleno con Te, Lu y Sofi, que son las tres un amor. Y con ese amor que son, preparan estos espacios, y eso después se nota en el clima de confianza que se respira. ¡Yo ya no me pierdo ni uno! Podéis leer también lo que suben a su blog y seguirlas en instagram, @pdencuentrouc3m, en el que suben fotos y frases diariamente.”

Vida ELU compartir2

Misión País

Por: Comunicación ELU

“No quería dejar pasar la oportunidad de daros a conocer a todos este Proyecto misionero, llamado Misión País. Después de cargar las pilas este finde, es hora de salir al encuentro con los demás.

Misión País es un proyecto de jóvenes universitarios católicos, con anhelo de misionar y entregarse a los demás. La Misión consiste en llevar a Dios a todo el mundo, empezando por los pequeños pueblos de España. Es una oportunidad para ponerse al servicio tanto de la Iglesia como de personas necesitadas, teniendo una vivencia de voluntariado, oración y servicio desinteresado a los demás.

Este año, Misión País se lleva a cabo durante las últimas semanas de enero. ¡Qué mejor manera de terminar exámenes que entregándose a los demás! La Misión dura una semana y se conforma por un grupo de 30 jóvenes universitarios, que deciden ir a un pueblo de España (Cangas de Onís, Colindres, Pedroche, Hinojosa del Duque…) para compartir su fe a través de la convivencia y voluntariado.

Desde mi propia experiencia, lo recomiendo al 100%. Por ello, quería invitaros a todos a conocer y participar en este proyecto, que responde a un anhelo de los jóvenes de buscar la verdad en comunidad, compartir la fe entregándose a los demás, sin tener que irse lejos, sino en nuestra propia España.

Las preinscripciones se abrieron el 16 de noviembre. Aún estás a tiempo de apuntarte en la página web www.misionpais.es y a través del Instagram @misionpaisesp . ¿Te lo vas a perder?

Aquí tenéis un vídeo de presentación de Misión País.”

Beatriz González del Yerro

Vida ELU JP 3

Jorge Peña – ELUS por el Mundo

Por: Comunicación ELU

¡Hola ELUs! Primero que todo, me gustaría agradecer que la ELU haya contado conmigo para esta sección. He de admitir que leer las experiencias de mis compañeros me influyó bastante cuando llegó el momento de decidir si hacía un intercambio o no, y adónde hacerlo. Así que no podía rechazar la oportunidad de compartir mi experiencia con vosotros y vosotras. Para quien no me conozca, soy Jorge y estoy ahora mismo en los Proyectos Finales de la ELU. Estudio 4º de Bioquímica y Ciencias Biomédicas en la Universidad de Valencia, aunque nací y crecí toda mi vida en Alicante.

JP 1

Espero que disfrutarais del FdS de la semana pasada, ¡ojalá haber estado allí! Y es que todavía me queda poco más de un mes en EE.UU., donde estoy realizando un programa de intercambio en la North Carolina State University. El campus se encuentra en Raleigh, la capital de NC, en la costa este del país (a unas 8 horas en coche desde Nueva York hacia el sur). Aquí os enseño una foto con la mascota de la universidad, Mr. Wuf.

La verdad es que no sé ni por dónde empezar. La gente aquí ha intentado que esté a gusto desde el primero momento. Tuvimos unos días de orientación muy intensos al principio, pero desde luego merecieron la pena. Algo que me chocó bastante fue la simpatía y las ganas de ayudarte de todo el personal que nos acompañaba, algo que no ocurre en mi universidad (lo sé de primera mano). Además, les encanta dar cosas gratis, ya he acumulado orgullosamente cuatro camisetas, tres pajitas metálicas, tres aislantes para que la cerveza se mantenga fría y cuatro cantimploras (y más cosas, pero ya paro).

Una diferencia importante es lo mucho que disfruto las clases aquí. Es cierto que el contenido es menor, pero noto que estoy aprendiendo mucho más. Son muchísimo más interactivas, y el profesorado es muy atento y procura darte retroalimentación tan pronto como les sea posible. Yo estoy teniendo que trabajar bastante porque tengo muchos trabajos y exámenes, pero he de reconocer que tengo tiempo suficiente como para hacer otras cosas sin agobiarme demasiado. He aprendido que ir al gym no es tan malo y que las agujetas se pasan; hasta le he cogido el gustillo a ir a dos o tres clases por semana.

JP 2

Por supuesto, han caído algunos viajecitos fuera de North Carolina: Miami, Washington D.C. y Boston. Me han encantado las tres, aunque a mi bolsillo no demasiado (viajar por aquí es más caro de lo que esperaba). También me he ido de acampada a la montaña, que se pone muy bonita en otoño, o disfrutado de experiencias como la State Fair (una feria a lo gigante) de la que os enseño una la foto con mis amigas Lara y Josephine.

Además, he tenido la suerte de poder ser parte del Global Village. Se trata de un Living and Learning Village, una comunidad dentro de una residencia universitaria. El objetivo de ésta es poner en contacto estudiantes internacionales con estudiantes estadounidenses, creando una realidad muy diversa y enriquecedora. Tenemos actividades muy interesantes todas las semanas para conocer otros países del mundo y compartir nuestros orígenes. Mi compañero de habitación es alemán, y aunque al principio no me entusiasmaba la idea de compartir habitación, lo cierto es que estoy muy contento de haberlo hecho y de tenerle como un amigo más. En la foto principal está mi grupo de amigos de la residencia; hay personas de Sudáfrica, Reino Unido, Noruega, EE.UU, Irán, Alemania, Países Bajos y Austria. También he conocido gente de Japón, Ecuador y más países gracias al estar viviendo aquí. Esto me ha impactado de manera muy profunda, ya que me ha hecho consciente de lo diversa que es la humanidad y de lo importante que es pensar en los diferentes contextos de los que venimos.

Por último, definitivamente animaros a que hagáis algo parecido si tenéis la oportunidad. En mi facultad la movilidad está hasta “mal vista” por algunos profesores, y encuentras muchas trabas por el camino. Sin embargo, puedo afirmar con rotundidad que todo ha merecido la pena con tal de haber estado aquí. Me entristece mucho pensar que en un mes ya no estaré aquí, pero sé que miraré con alegría todo lo que he vivido aquí, que seguro me ayudará a mirar mi futuro con un entusiasmo añadido.

¡Eso es todo! Solo me queda agradecer a mis padres por el apoyo que me han ofrecido en todo momento❤️.

Un abrazo a todos y todas, ¡nos vemos pronto!

Jorge

Vida ELU I FdS ELU

FdS ELU Ocio – Viernes 15 de noviembre

Por: Comunicación ELU

TRAVESÍAS

MSI:
Este Fin de Semana empezaba un tanto peculiar. Comenzamos visitando el Motor Sport Institute de la mano del Administrador Único Teo Martín y algunos estudiantes del centro.
Sus instalaciones no tenían nada que envidiar a algunos de los mejores equipados Centros de Alto Rendimiento del mundo automovilístico, haciendo que los estudiantes del MSI consigan una de las mejores formaciones en el campo de la Ingeniería.

Travesías:
Una vez terminada la visita al museo, nos sentamos en la sala común donde nos recibieron Carola Díaz de Lope-Díaz y Juan Serrano (quien ha tenido la suerte de convertirse en padre recientemente) dándonos una calurosa bienvenida y presentándonos el esperado fin de semana sobre el Ocio. Inmediatamente y sin más dilación, nos transportamos al salón de la casa de Álvaro Abellán (conocido como filósofo de la comunicación) junto con Juan Rubio (guionista apasionado) y Lucía Garijo (cineasta prometedora) donde presenciamos cómo exhibían sus propuestas cinematográficas para esa noche, poniendo en práctica “El ocio y la vida intelectual” de la que nos hablaba Pieper. La película elegida fue “El Regreso” de Andréi Zviáguintsev; pero por problemas técnicos nos decantamos por “Días de Furia” de Michael Douglas.

Días de Furia:
Esta película nos sitúa en pleno de una Sociedad Individualista Estadounidense, la cual narra el último día de trabajo de un policía, Martin Pendregast, el cual se siente frustrado pues sus compañeros no le dejan hacer lo que más le apasiona, ser policía. Sin embargo, comienza a investigar un caso y a seguirle la pista a William Foster, un individuo que no aguanta más la situación por la que está pasando, y comienza a actuar de una manera violenta ante las distintas situaciones que se le plantean. Bill refleja la figura de una persona que lo ha perdido todo debido a su actitud totalitaria y firme, no sabiendo adaptar su carácter a la sociedad y dejándose llevar en todo momento por su temperamento. Finalmente, Bill es atrapado y fallece tras ser disparado por el comisario Martin, poniendo fin así al complejo día de sucesos desencadenados.

Tras esta película que nos había abierto el apetito nos distribuimos por la sala para cenar. Mientras tanto, dábamos comienzo al cinefórum: la película reflejaba circunstancias delicadas con una cierta ironía y humor que procedía de la personalidad estrambótica del protagonista, pero al que, a la vez, no le faltaba razón en algunos discursos. Nos llamaba la atención cómo el director planteaba las situaciones pero no lograba darles un sentido ni una explicación verdaderamente profunda. También nos resultó llamativo cómo jugaba con el personaje de Bill de forma que podíamos identificarnos con algunas de sus facetas pero, al mismo tiempo, provocarnos repulsión por su forma de actuar.

Finalizada la reflexión y el comentario acerca de la película, terminamos la jornada dirigiéndonos apresuradamente al bus para empezar descansados e ilusionados el día siguiente.

Blanca Labrador Granados
Alejandro De la Vega Ruíz

Sin categoría DSC_0593

FdS ELU Ocio – Domingo 17 de noviembre

Por: Comunicación ELU

¿SOMOS LO QUE HACEMOS?

“Los domingos hay que ver la hierba crecer” nos citaba Don Pablo Velasco al inicio del Café Newman, donde poníamos en común las sensaciones de este fin de semana ELU.

Todos coincidimos en que la celebración es necesaria para el agradecimiento y la contemplación y banalizar su significado nos hace que pierda el sentido de la fiesta. El “sacar el mantel especial” nos permite prepararnos para percibir las cosas puramente y hacer una pausa para contemplar de dónde vienes y hacia dónde vas. Vimos la utilidad de lo inútil, de lo improductivo, y cómo a una persona se le debe juzgar por su tiempo de ocio porque es cuando su corazón “se hace libre”. Hablamos también de recuerdo, ese “volver a pasar por el corazón” y cómo la fiesta nos permite contemplar la belleza de esos momentos.

Laura Llamas apuntó sobre la importancia de la compañía cuando celebramos algo: “Hay algo que nos une en la fiesta, la fiesta es volver al hogar”. Entonces, nos dimos cuenta de que habíamos venido desde distintas partes de España y Europa para celebrar en un fin de semana con quién tanto somos.

Con cada aportación, nos dábamos cuenta de que los temas tratados confluían en uno solo: la celebración es necesaria. Es necesaria para convertir lo ordinario en extraordinario, para no tener miedo de esforzarnos en hacer de nuestro tiempo de ocio tiempo de disfrute, de derroche y encarnar la alegría.

Nos detuvimos para profundizar sobre las cosas y sobre preguntas que ponen en juego nuestra vida, y seguramente habíamos encontrado más preguntas que respuestas. Finalizamos el fin de semana entre abrazos y despedidas para volver al negocio al día siguiente con las pilas cargadas, sabiendo que la felicidad sólo es real cuando es compartida.

Ana Toledano

Vida ELU Sevilla

Los ELUs de Sevilla visitan el Archivo de Indias

Por: Comunicación ELU

El pasado martes 19 de noviembre, ELU Sevilla tuvo el lujo de sumergirse en las profundidades del Archivo de Indias, el cual recoge la documentación referente a la administración de los territorios ultramarinos españoles. Esta ingente cantidad de información se aunó en 1785 por deseo de Carlos III y fue nombrado patrimonio de la humanidad por la UNESCO en 1987.

A través de papiros, maquetas, armas antiguas y representaciones simuladas, nos fuimos enfundando, casi sin querer, el traje de marinero. Pudimos sentir el miedo de embarcarse en un viaje sin precedentes en la historia, la pena de dejar a sus familias atrás, sin saber si las volverán a ver, la piel de gallina del frío de la proa y el enfado del grumete castigado en el carajo del navío.

Sin embargo, nos vimos incapaces de esquivar el sentimiento de gratitud que nos produjeron estos “exploradores de lo desconocido”. Su sacrificio, tesón y generosidad, transcendían mucho más allá del puñado de maravedíes que tenían como salario. Sabían que iban a cambiar el rumbo de la historia y a eso había que contestar con un SÍ rotundo. Magallanes, Elcano, Armstrong, Hillary, cuerdos tan locos con agallas suficientes para tener encuentros furtivos con la peligrosa adrenalina y la adictiva curiosidad.

Por último, ELU Sevilla se trasladó a una pequeña cantina situada en las cercanías de la Torre del Oro. Debates, experiencias, anécdotas y un sin fin de formas de entender lo que acabábamos de contemplar, aterrizaron sobre esa concatenación de mesas y cafés que cobraron vida al vislumbrar aquellos chavales reconvertidos, al menos por una tarde, en “exploradores del saber”.

Vida ELU Alfonso Méndez 1

ALFONSO MÉNDEZ – ELUS POR EL MUNDO

Por: Comunicación ELU

¡Hola!

Soy Alfonso Méndez, estudio ADE y Relaciones Internacionales en ICADE y estoy en cuarto curso de la ELU. Tengo que admitir que soy muy afortunado. Cuando escribo esto hace apenas un año que estaba animando a los Texas Longhorns, en un estadio lleno con 100.000 almas; aunque, en este momento, escribo desde Copenhague, donde estoy este primer semestre. Digamos que es una larga historia, aunque a mi se me está pasando volando.

Todo comenzó con un intercambio en Austin (Texas), una ciudad que siempre estará en mi corazón y a la que llegué casi por casualidad. Allí, tuve el placer de vivir la experiencia universitaria americana, mientras asistía a la Red McCombs School of Business de la Universidad de Texas en Austin, una de las mejores del país. Si te soy sincero, todavía no lo he superado y es que ni si quiera sé cómo pasó tan rápido.

Alfonso Méndez 4

Es cierto el dicho de que todo es más grande en Texas, desde el sentido de pertenencia a la universidad, siempre de color burnt orange, hasta la pasión por hacer algo más grande, muy al estilo ELU, bajo el lema “what starts here changes the world”. Vivir en Austin era una aventura y es que los locales se encargan de hacer justicia al slogan de la ciudad Keep Austin Weird. Hubo experiencias intensas de todo tipo, como los tailgates antes de los partidos, y otras menos agradables, pero mucho más cómicas que solo podría contar en privado.

Austin dejó una gran huella duradera en mí en varios niveles. Por ejemplo, me dio la oportunidad de cumplir el sueño de ver en directo a los recién estrenados Lakers, con el estelar Lebron James; y de viajar por el país visitando ciudades como San Francisco, San Antonio o Los Ángeles. A nivel cultural, todo parecía familiar, como visto en una película: un gran campus, fraternidades y sororidades por doquier, elecciones en las que se elegía hasta al representante escolar…

Alfonso Mendez 5

Vivir en Estados Unidos y poder conocer y entender su cultura con profundidad es una experiencia irrepetible. Quizás por eso, volver de Texas fue tan duro. Sin embargo, el tiempo no se detiene y pronto me tocaría irme otra vez. Apenas llevaba un par de meses en Madrid cuando de nuevo me tocó elegir destino para un segundo intercambio. Esta vez la suerte quiso que acabara en Copenhague, aunque mi primera opción había sido Rotterdam.

Tocaba volver a empezar de nuevo, pero pronto me di cuenta de que Copenhague sería muy diferente a Austin. No obstante, desde que llegué era consciente de que cualquier comparación con mi anterior intercambio sería un error.

Aunque académicamente la experiencia se parece más a la española, las diferencias culturales, quizás marcadas por el idioma, son muy notables y, por ejemplo, moverse por un supermercado se convirtió en un fuerte dolor de cabeza durante las primeras semanas. Sin embargo, la progresiva adaptación me permitió conocer una cultura que apuesta claramente por el emprendimiento, la sostenibilidad y el bienestar social.

Alfonso méndez 2

Durante las primeras semanas el tiempo era muy agradable y nos invitaba a alquilar un barco por los canales de la ciudad e incluso a darnos un chapuzón en los mismos. Desgraciadamente, los días de sol duraron poco y ahora apenas se hace de noche a partir de los cuatro de la tarde; un verdadero reto para alguien como yo, acostumbrado a los largos días soleados de Córdoba.

Ante estas circunstancias, no queda otra que reinventarse y es así como, junto con un grupo de amigos, comenzamos a planear viajes para conocer Escandinavia. En primer lugar, decidimos ir un fin de semana a Suecia, a tiro de piedra de Copenhague, donde pudimos visitar ciudades como Malmö, Lund y Gotemburgo. Para nuestro siguiente viaje, apostamos por Dinamarca y en concreto por Zealand, la isla donde se encuentra Copenhague. En esta ocasión, pudimos nadar en el Báltico y visitar el castillo de Hamlet, entre otros. Sin embargo, el más impresionante de los viajes fue el último, cuando decidimos salir de Dinamarca y recorrer Noruega en coche, a través de sus fiordos, cordilleras y glaciares. Las horas de coche se hacían largas, pero valía la pena ante la indescriptible belleza de lo que se cernía ante nosotros.

Alfonso Mendez 3

Además de viajar, Copenhague ofrece muchas oportunidades, como el Tivoli, un fantástico parque de atracciones en el centro de la ciudad, o la ciudad libre Christiania, un pequeño barrio autoproclamado independiente de Dinamarca e incluso de la Unión Europea. Por ello, a pesar de las escasas horas de sol, esta ciudad tiene un ambiente vibrante, enriquecido por la gente maravillosa de todos los rincones del mundo que he tenido la suerte de conocer.

Finalmente, la comunidad universitaria cuenta con numerosas iniciativas para todos los gustos, que te invitan a involucrarte constantemente. Gracias a una de ellas, tengo el placer de trabajar como consultor en la filial de Copenhague de 180 Degrees Consulting, la consultora estudiantil más grande del mundo; una experiencia que no tiene precio.

Tengo que admitir que soy muy afortunado. Cuando escribo esto hace apenas un año que estaba animando a los Texas Longhorns, en un estadio lleno con 100.000 almas, aunque en este momento escribo desde Copenhague, donde ya se ha hecho de noche. Como has podido comprobar es una larga historia y no me creo cómo se me está pasando tan rápido.

Vida ELU Navarra

Cinefórum en Pamplona de “Mientras dure la guerra”

Por: Comunicación ELU

4 de noviembre de 2019, Pamplona. Hace frío, llueve y está oscuro porque parece que al sol se le ha olvidado levantarse. Ah, y encima es lunes.

Pero aunque suene irónico, y quizá un poco ingenuo, el día estuvo lleno de luz. Porque al final lo que importa no es lo que pase, sino con quién lo pases. Va a ser verdad eso de que la felicidad solo es real cuando es compartida…

El lunes tuvimos la suerte de recibir en Pamplona a Esther y Laura Llamas, con las que compartimos una cena deliciosa y una conversación aún más sabrosa sobre los valores, el perdón, el diálogo y las ideas.

Ideas como las de Unamuno, protagonista de la película “Mientras dure la guerra”, que fuimos a ver juntos para después analizarla y comentarla. A unos les gustó más y a otros menos, pero lo bonito fue poder compartir nuestras perspectivas y descubrir detalles que se nos habían pasado por alto.

La película está ambientada en el año 1936, aunque podría ser de ahora: vemos a todo un país dispuesto a morir por ideas políticas. No quiero desvelar mucho, pero a través de la pantalla Amenábar nos muestra a un Unamuno firme en sus convicciones, dispuesto a defender sus principios y mantener la cordura y el sentido común en momentos difíciles.

Un hombre que llama a la paz y a la escucha, porque con la violencia “venceréis pero no convenceréis, porque para convencer hay que persuadir”. Esta reflexión nos ha llevado a replantearnos la situación actual, polarizada por ideologías que nos ciegan y nos impiden entender a los demás y a la realidad.

Quizá debamos ser un poco más “unamunianos” y buscar el diálogo, al menos, mientras dure la guerra.

Vida ELU IMG_9862

“Fue una gymkhana ELU: llena de retos y compañerismo; de descubrimientos y emociones”

Por: Comunicación ELU

Los alumnos de Madrid tuvieron la primera actividad el pasado sábado 26 de octubre: una gymkhana por el barrio de las Letras por equipos. Un miembro de cada uno nos cuenta cómo fue la experiencia.

Álvaro Salgado
La tarde del sábado 26 de octubre fue una tarde anómala. Tanto para los ELUs que asistieron a la actividad organizada por los coordinadores de Madrid como para los transeúntes del Barrio de las Letras. Si ya de normal es ésta una zona poblada por bohemios y artistas, ese día se hizo eco de las risas y diversión de los compañeros que nos lanzamos a por la victoria en una gymkhana que nos enfrentó a nuestros peores miedos. Desde vencer a los gigantes como si fuéramos Don Quijote, hasta enfrentar la vergüenza de conseguir que algún bar omitiera sus deberes legales y nos dejara freír un huevo en su cocina (no nos atrevimos a probarlo, pero estamos seguros de que nos quedaron genial), pasando por la búsqueda encarnizada de las casas de afamados hombres de letras como Lorca o Quevedo, el abrazo colectivo a más de una despedida de soltera o, por supuesto, la puesta a prueba de las habilidades de negociación de todos al tratar de intercambiar un bolígrafo de la UFV por objetos de mayor valor. Y eso que era opinión común que ese bolígrafo era demasiado valioso para perderlo (¿alguien ha encontrado alguno que escriba mejor?).

gymkhana ELU MadridDefinitivamente, hicimos de la tarde una épica digna de epopeya, y si bien los poemas de la gymkhana dejaron que desear, encontrar la unidad dentro del verso entre los amigos que se reencuentran y las amistades que se forjan poco a poco en este tipo de actividades fueron motivo más que suficiente para dejarnos con los dientes largos y hacernos esperar y desear con fuerza la nueva iniciativa de nuestros coordinadores. ¿Es acaso otra cosa la ELU que esta reunión de amigos y más amigos en búsqueda, no sé si en toda ocasión del saber, pero siempre de la felicidad de estar juntos?

Marta Navas
La ELU es una manera de, con pequeñas cosas, sorprenderse y conocerse con cada oportunidad que nos brinda. Adentrándonos en el Madrid profundo, el Barrio de las Letras, y junto a nuestros grandes escritores y poetas, nos embarcamos en una gymkhana que además de trasladarnos a la infancia, nos ayudó a conocernos entre nosotros, a pasear por la historia de esta gran ciudad y a conocer a gente dispuesta a pasar un buen rato y compartirlo con nosotros. Fue el trabajo en equipo, los grandes versos compuestos por gente aleatoria, los bailes improvisados de la Macarena, el gran mundo de los libros, los huevos fritos. Fue la experiencia de cambiar un boli por dinero y un caramelo, ejercer de guía turístico, hacernos pasar por letras y el mini teatro improvisado de nuestro gran Don Quijote. Al final, fue una gymkhana ELU. Llena de retos y compañerismo; de descubrimientos y emociones.

Jorge Paredes

IMG_983526 de Octubre. Tuvimos una muy entretenida tarde en que pudimos disfrutar de la mutua compañía con muchos de los ELUs de Madrid intentando conseguir las pruebas de la gymkhana que había preparada como actividad de integración por el céntrico Barrio de las Letras. Cuando ya estábamos preparados para empezar, nos dividimos en cuatro grupos y comenzamos a leer las pruebas. Con muchas ganas e ilusión fuimos poco a poco buscando versos por el suelo y pensando en cómo hacer una poesía colaborativa con gente que estuviera por la calle. Con esto, la tarde nos puso a un grupo de chicas que estaban de despedida de solteras con quien bailar la Macarena mientras toda la calle se giraba para verlo e incluso grabarlo, o a un tranquilo matrimonio a quien hacer de guías turísticos explicando algo del lugar en que vivió el “Fénix de los ingenios”. La fase “freír un huevo” fue también graciosa. Tan curioso fue tener que ir entrando en bares y restaurantes pidiendo que frieran el huevo que llevábamos como la cara que se les quedaba a los camareros al escucharnos. Tras algunos intentos fallidos en locales varios, un pequeño bar accedió a freírlo. Digna de especial mención fue, por otra parte, la prueba en que teníamos que cambiar un bolígrafo de la UFV, esos que son los mejores, a cambio de algo de mayor valor. Así, el bolígrafo se convirtió en un guante rojo y, más tarde, gracias a Pepe y sus alegres amigos, el guante pasó a ser un ejemplar de Crimen y Castigo. Con todo esto, disfrutamos de una tarde conociéndonos todos un poco mejor y haciendo más fuerte la ELU en Madrid.

José Antonio Pérez de Paz
Era un 26 de octubre, un día más en el calendario para el Barrio de las Letras, un barrio que ha vivido más historietas y anécdotas que las que sus famosos moradores pudieron recoger en sus escritos. Sin embargo, tocaron las cinco y esa tranquilidad inspiradora que cohabita con soñadores se vio repentinamente agitada. Eran los ELUs, frente al gran Teatro Español, quienes, expectantes, pero no nerviosos, se estaban preparando para realizar una gymkhana que superó las fronteras de la originalidad. Una vez repartidos en grupos y deshecha la vergüenza, esa hierba verde que se comió el burro, pero que se podía convertir en una planta carnívora y devorarte en cualquier situación, los participantes empezaron la competición. Todos los grupos se debieron enfrentar ante las mismas misiones. Una de las que requería más mérito era la de conseguir intercambiar un bolígrafo por un bien de mayor valor. Ahí se demostró quién tenía el alma de Jordan Belfort, a quien Wall Street le parecía su jardín, o, de lo contrario, tenía la de un chaval de colegio que te intentaba intercambiar el cromo de Cristiano Ronaldo por el de Pedro León. Los ELUs se hicieron con todo tipo de obsequios, desde un imán de La Habana hasta un ejemplar de Crimen y Castigo del mismísimo Dostoyevski.

IMG_0448Igual valentía requirió adentrarse en un bar y pedirle a cualquier camarero, aguantando la risa con un semblante serio, que nos friera un huevo. Tampoco fue fácil recitar poemas ante desconocidos, o que los propios desconocidos nos recitasen sus poemas. Pero en esa tarde, nadie en el barrio nos parecía un desconocido. Ni siquiera los turistas que nos encontramos en las puertas de los hogares que una vez fueron habitados por los más grandes autores españoles. Más de uno de estos últimos soltaría una buena carcajada, sobretodo el bueno de Don Miguel, al ver cómo los ELUs representábamos, como si estuviéramos en el Teatro La Latina, escenas de Don Quijote de la Mancha. Tocaron, demasiado rápido, las siete de la tarde. Nos reunimos en la Plaza de Santa Ana todos para observar y admirar los tesoros que había obtenido cada grupo en su travesía. Y aunque hubo un equipo que se colgó la medalla dorada del ganador (dorada por los ositos Haribo del premio), todos, absolutamente todos, incluso los que no eran de la ELU y paseaban tranquilamente por allí, acabamos riéndonos, disfrutando de una experiencia inolvidable. Porque eso es la ELU. Se trata de colaborar entre amigos, disfrutando de cada momento. Sin duda fue una tarde inolvidable para nosotros y para todo el Barrio, que durante esa tarde del 26 de octubre mutó su nombre de Barrio de las Letras al Barrio de las Sonrisas.

Vida ELU López Quintás

Algunos ELUs asisten a la conferencia de don Alfonso López Quintás

Por: Comunicación ELU

El pasado 21 de octubre, los ELUs Enrique Estefanía, Luisa Ripoll y Cristina Cañete tuvimos la oportunidad de asistir a una conferencia impartida por Don Alfonso López Quintás, filósofo que cuenta con todo el aprecio de la Universidad Francisco de Vitoria y que además es citado en ocasiones en conferencias de los Fin de Semana ELU o en apuntes de los módulos. Las luces tenues del aula magna de la UFV ya presagiaban el halo de intimidad iba a impregnar aquella tarde. Alumnos del máster en Acompañamiento Educativo y seguidores del apelado cariñosamente como “maestro”, se reunieron no solo a escucharle, sino también para disfrutar en compañía la Novena Sinfonía de Beethoven a través del enfoque de “un encuentro transfigurador”. Así es como lo denomina López Quintás, quien, a sus 91 años, continúa con un brillo especial en la mirada que recuerda al asombro de los niños.

La primera parte de la conferencia se basó en la reflexión sobre el poder formativo de la música, no entendida como mero entretenimiento, sino como un don. Ante la famosa afirmación de que la música nos hace más inteligentes, López Quintás precisó que lo que nos hace es más maduros intelectualmente, es decir, desarrollamos la visión a lo lejos y a lo ancho y nos sumergimos en el sentido profundo de las cosas. Y para que esto sea posible, es necesario entender la relación que es y que precisa la música. Es relación ya que su base son los intervalos, el impulso de una nota a otra. Y precisa relación por la influencia mutua de la obra (sus normas son las posibilidades que conducen a que sea bien ejecutada) y del intérprete (su colaboración da vida a la música). El “maestro” recalca este poder transfigurador de las relaciones, que también es aplicable a los humanos. Al ser seres de encuentro, la música también nos habla sobre nosotros mismos, sobre el intercambio creativo de posibilidades: esto es el amor, “mirar juntos en la misma dirección, al mismo valor”, como dijo López Quintás.

El requerimiento de convertir en íntimo (distinto a nosotros, pero no distante) el fenómeno de la participación que se da en la música fue la segunda parte de la conferencia. Para ello, eran necesarias unas pinceladas de Beethoven para ser conscientes de los motivos que impulsaron aquella obra que protagonizaba la tarde y la última publicación de López Quintás. “Era un hombre muy comprometido con la vida”, definió el conferenciante al genio musical. Sus grandes principios permanecieron fuertes pese a que la frustración vertebrara su existencia por aspectos como la guerra, el desamor o la sordera. Al ser conocedor de los lugares más brillantes y oscuros del alma humana, fue capaz de entender que su misión en el mundo era recurrir a la música como don para ayudar a los hombres a superar la frustración vital. ¿Cómo puede hacer eso la humanidad? La respuesta se encuentra en la Novena Sinfonía: “todos los hombres serán hermanos”, como repite varias veces la letra. Discordia, fervor, rechazo, alegría, unión… La historia de la humanidad y de cada hombre se encuentra escrita en estas partituras, convertidas en vida por cientos de orquestas en siglos posteriores. Una de esas interpretaciones fue proyectada en el aula magna ante el estremecimiento del corazón de los presentes, conscientes de la verdad que resplandecía en cada nota tras el perfecto retrato de Beethoven que acababan de presenciar. Aquella escucha activa fue renovada por los susurros de López Quintás desde el micrófono, que con cuyas palabras reavivaba la grandeza de la Novena Sinfonía a la vez que marcaba el ritmo con sus temblorosas manos.

La conferencia terminó con todos los asistentes de pie aplaudiendo a ambos maestros, aunque López Quintás los atribuyese únicamente a Beethoven. El filósofo acabó repitiendo esa misión que el músico había sentido en la música y que también él emanaba: el don del ciclo de vivir en un mundo de increíble belleza y el ímpetu por transmitírsela a los demás. “Escalar con Beethoven las cimas de la Belleza”, había prometido López Quintás al inicio de la conferencia. Y lo cumplió más que con creces.

Al finalizar, tuvimos la oportunidad de conocer a López Quintás en persona, que nos firmó a cada uno su libro La novena sinfonía de Beethoven y nos permitió hacernos una foto con él. Fue unánime la impresión de haber estado ante una leyenda andante, por lo que os animamos a profundizar más en ese pensamiento en el que la Universidad Francisco de Vitoria y la ELU hunde sus raíces y que su propio autor vivifica y transmite minuto a minuto.

Vida ELU 1

ELUs por el Mundo – Javier Gutiérrez-Gil y Gonzalo Rosillo

Por: Comunicación ELU

¡Buenas a todos!

Somos Gonzalo Rosillo (ADE + RRII) y Javier Gutiérrez-Gil (Derecho + RRII), de cuarto de ELU. Este cuatrimestre estamos disfrutando de nuestra experiencia de intercambio en Sydney. Ambos estamos estudiando aquí RRII, en la UTS y la University of Sydney respectivamente.

A mediados de julio desembarcamos como descubridores en esta tierra austral que nos recibió con más frío del imaginado. No vamos a mentir, la primera toma de contacto no fue la esperada. Nuestras ideas de sol y playa todos los días se esfumaron en cuanto pudimos comprobar que las temperaturas no superarían los 15º durante el primer mes y que después de venir de un verano en el que el día acababa a las diez de la noche, pasábamos a un invierno donde nos despedíamos del sol a las cinco de la tarde. Sin embargo, nuestro espíritu ELU no podía permitir que tal adversidad supusiera un obstáculo para conocer las maravillas que oculta este país.

2

Caracterizada por ser una ciudad cosmopolita, Sydney alberga una riqueza multicultural que la hace única. Personas de todos los continentes, barrios de tal contraste que llegan a hacerle a uno creer que se encuentra en diferentes ciudades en tan solo veinte minutos de paseo: The Rocks, conocido por ser el barrio más antiguo de la ciudad, que enamora a cualquiera que lo visite por sus terrazas y majestuosas vistas a la famosa Ópera de Syndey; Chinatown, donde la multitudinaria población asiática se congrega en su pequeño oasis en el centro de la ciudad; Surry Hills, un barrio bohemio que nos recuerda con cariño a las zonas de Chueca o Fuencarral; o Darling Harbour, escenario de los famosos fuegos artificiales de fin de año y el lugar ideal donde disfrutar de un Gin Fis en una noche de verano. Como podéis observar, nuestra estancia no está quedando en vano, y cualquier mínimo espacio de tiempo que tenemos es empleado en disfrutar de tan curiosa ciudad. Pero nuestra formación “Eludita” nos impulsa a salir de Sydney y conocer, no solo los bellos paisajes de las Blue Mountains o las puestas de Byron Bay, sino que saltamos el charco y visitamos Nueva Zelanda, donde la majestuosidad de sus paisajes y naturaleza hace a uno sentirse pequeño. En unas semanas, visitaremos la Gran Barrera de Coral, donde se esconde uno de los mayores tesoros de este mundo. Y nuestra travesía no acaba ahí. Como despedida, visitaremos el continente asiático, deteniéndonos en Singapour, Malasya, Tailandia y Camboya, antes de volver a España como el turrón, por Navidad.

3

Por muy bonito que suene, no todo es disfrutar y viajar, también trabajamos, un poco al menos. Nuestro recibimiento en ambas universidades estuvo marcado por el respeto cultural a los aborígenes que habitaban estas tierras, acompañado de una danza tribal; pero no os vamos a engañar, nosotros nos quedamos con nuestras sevillanas. La carga de estudio es mucho menor que en España, pero se caracteriza por ser pragmática y estar sustentada en la participación activa del alumno. La metodología difiere en el sentido de que las clases son previamente preparadas por el alumno mediante la lectura de textos académicos, los cuales son tratados en las denominadas tutorials, grupos reducidos de alumnos en los que prima la intervención de los mismos.

Para desconectar de tal carga de trabajo y cansancio por viajar, nos aventuramos a conocer la fiesta sydneyesa. Ilusos e inocentes de nosotros, en nuestra primera visita al supermercado fuimos conscientes de que nuestros refrigerios nocturnos a base de Gin Fis y Ron Cokes eran una utopía ante la falta de poder adquisitivo. Éstos tendrían que esperar un cuatrimestre. Sin embargo, nos topamos con quien todos consideran su mejor amigo: el Goon. Si venís aquí, no tardaréis en conocerlo. Nos sorprendió la diferencia cultural que existe con España en lo que respecta a la vida social. Las calles no tienen la alegría de Madrid, ni la belleza de San Sebastían, pero sus enormes rascacielos y hermosos parques dotan a la ciudad de un encanto propio. Una de las grandes maravillas de Sydney son sus más de ochenta playas, de belleza impactante, que invitan a disfrutar del típico día de surf y sol tan característico de Australia. Sin embargo, no ha sido hasta hace un mes que hemos podido empezar a disfrutar de la verdadera vida “aussie”.

4

Sin embargo, si solamente viviéramos así nuestro intercambio, estaríamos desperdiciando una de las mejores oportunidades para crecer personalmente. A él vinimos cada uno con una serie de objetivos propios que se nos han ido planteando desde la ELU, tanto por los mentores, como en los módulos o las experiencias vividas en ella. Encontrarnos, no solo expuestos a salir de nuestra zona de confort, sino también ante la mejor oportunidad de conocernos a nosotros mismos, nos ha hecho valorar todas y cada una de las enseñanzas que nos llevamos de la ELU. No somos ya aquellos estudiantes de primero que entraban nerviosos en el hall del edifico H, expectantes ante la incógnita de lo que depararía la universidad. Reflexionando, nos hemos dado cuenta de lo mucho que hemos crecido y madurado, de lo agradecidos que estamos a la ELU por habernos abierto los ojos, y orgullosos de haber respondido a su llamada con un sí rotundo. Es gracias a ella y a Becas Europa la razón que nos ha permitido exprimir esta experiencia como nunca hubiéramos podido hacer.

5

Nos gustaría acabar este “ELUs por el mundo” como lo hemos empezado, hablando de descubrimientos. Una de las cosas que ambos nos llevamos en el corazón, a parte de la belleza natural, el crecimiento personal o la experiencia universitaria fuera de España, es el descubrimiento de la importancia de la amistad verdadera. Esta experiencia nos ha abierto los ojos ante la gran suerte que tenemos de poder llamar al otro amigo, alguien en quien confiar, y que nos brinda su apoyo desinteresadamente, pero con quien también disfrutamos mas de las experiencias que vivimos, pues las compartimos. Se trata de descubrir a alguien que sepa juzgarnos, pues conoce nuestro pensamiento; alguien cuyos elogios sean los que mas ambicionamos y su critica la que mas tememos. Al fin y al cabo hemos descubierto que la amistad es descubrir a alguien que te responda: “Vaya, pensaba que era el único”.

Vida ELU teatro

Algunos elus de Madrid acuden al teatro a ver “El gran mercado del mundo” de Calderón de la Barca

Por: Comunicación ELU

El pasado miércoles 9 de octubre varios alumnos de la ELU fuimos al Teatro de la Comedia a ver la obra “El gran mercado del mundo” de Calderón de la Barca. El teatro era pequeño, de fachada blanca, en una perpendicular de la Plaza Santa Ana, en el Barrio de las Letras. En el teatro nos sentimos a gusto, porque al ser pequeño era familiar, y la decoración era preciosa (en la foto de abajo se puede ver el lienzo del techo).

La obra era una modernización de un auto sacramental de Calderón. El argumento recordaba un poco a la parábola de los talentos: se monta el gran mercado del mundo y un padre da un talento a cada uno de sus hijos; el que mejor lo empleara se casaría con Gracia, muchacha bella amada por ambos. En este hilo se mezclaban personajes alegóricos como Culpa, Lascivia, Gula, Soberbia, Inocencia, Fe… que interactuaban con los protagonistas, les tentaban o les animaban a ser virtuosos.

Por ello se agradeció mucho ir acto seguido a tomarnos unas cañas y comentar la obra. Un simbolismo tan poderoso es difícil de interpretar solo, y más con una escena final tan caótica y desconcertante. Se estableció un diálogo muy constructivo entre todos los presentes: alrededor de quince alumnos de la ELU junto con Carola, Laura Llamas, Susana Sendra y Ainhoa Fernández.

Os animamos mucho a que los ELUs de Madrid os apuntéis al teatro. Es una buena manera de salir de la rutina e incluso de aplicar lo que vamos viendo en los módulos, ya que suelen salir temas antropológicos o filosóficos que todos conocemos y en los que podemos profundizar más o dar nuevos enfoques. Además se rompe un poco el límite formal que existe en los fines de semana entre los alumnos y la dirección, profesorado y mentorización de la ELU, y también sirve para encontrarnos con ELUs de otros cursos y hacer amigos en otros ambientes. Por ello os animamos a que os unáis al grupo de WhatsApp a través de este enlace: https://chat.whatsapp.com/G3KbHlYIomFE6YmvBkfISM. Susana ha comentado que pronto se representará “Sueño de una noche de verano” de Shakespeare, así que lo más seguro es que se vuelva a repetir un plan de este estilo.

Vida ELU Jornada de Inicio de Curso ELU 2019/2020

Jornada de Inicio de Curso ELU

Por: Comunicación ELU

El pasado 5 de octubre tuvo lugar la Jornada de Inicio de Curso 2019/2020 de la ELU a la que estaban invitados todos los alumnos de la Escuela. El día empezó con la bienvenida a los alumnos del primer curso, la gran mayoría de ellos son de la XIV edición del Programa Becas Europa, con un vídeo de cómo había transcurrido el viaje de esta edición, haciendo que muchos volviesen a recordar los momentos que allí pasaron y que el resto pudiese acercarse un poco más a cómo fue y recordara el suyo de otras ediciones.

Después, Juan Serrano y Carola Díaz de Lope-Díaz, directores de la ELU, explicaron el nuevo leitmotive sobre el que se va a trabajar durante todo el curso: “La felicidad solo es real cuando es compartida” y compartieron con todos las novedades en el PDL y las nuevas incorporaciones en cuanto a profesores se refiere, ya que este curso contaremos con Javier Rubio y Susana Sendra en el Módulo 1 y Módulo 2, respectivamente.

DSC_0739

Para hablar más específicamente de cada uno de los módulos que se van a cursar este cuatrimestre se tuvo un encuentro con los profesores en los que se lanzó a los alumnos una primera premisa de éstos. Al acabar, comieron por equipos y se organizaron para representar ese leitmotive en unos lienzos, cada grupo pintando en ellos aquello que les inspiraba la frase.

A las 17:00 horas tuvo lugar el encuentro con mentoras en el que se les explicó cómo son las mentorías individuales y las cuestiones más prácticas del área del acompañamiento. Como broche final, cada equipo pudo explicar su cuadro y se dieron las últimas explicaciones de lo que es Acción ELU y la organización de los comités, además de la normativa de permanencia en la Escuela. Fue una jornada en la que los alumnos recibieron muchísima información pero tuvieron la oportunidad de pasar un tiempo juntos y de, para muchos, volver a reencontrarse después del verano.

Vida ELU 9R2A1588

Ruth Muñoz participa como becaria en la exposición ‘Culturapolitécnica. Habilitar el presente, construir el futuro”

Por: Comunicación ELU

Móviles inteligentes, vehículos eléctricos, alimentos funcionales, impresoras 3D, drones…, nuestro día a día se encuentra rodeado de objetos que son consecuencia de muchos años de investigación científica y desarrollo tecnológico. La exposición Culturapolitécnica. Habitar el  presente, construir el futuro nos invita a descubrir cómo hemos llegado hasta esos objetos, relacionándolos con los hitos científicos del pasado e imaginando cómo serán en el futuro. Con un enfoque transversal y divulgativo, la muestra pretende despertar la curiosidad científica del visitante y atraer su atención sobre ciertos aspectos de la técnica, la ciencia y la tecnología que a menudo pasan desapercibidos y resultan imprescindibles para entender nuestro modo de vida actual y nuestra cultura.

Culturapolitécnica forma parte de las actividades conmemorativas del 50 aniversario de la Universitat Politècnica de València. Museo de las Ciencias Príncipe Felipe. València Del 10 de julio al 22 de septiembre de 2019.

Experiencia personal

“En el segundo cuatrimestre del curso pasado, una profesora nos llamó a 5 estudiantes de clase para trabajar con ella y 3 profesores más de la Facultad de Bellas Artes de la UPV en un proyecto de museografía como becarios. Mis 4 profesores forman parte del grupo de investigación en Diseño: Unit Experimental.

9R2A6407

Unit_edición experimental e interactiva es un equipo de trabajo interdisciplinar formado por investigadores de la Facultad de Bellas Artes y la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Informática de la Universitat Politècnica de València, especializado en realidad aumentada,
principalmente orientado a eventos culturales.

Este proyecto experimental, pretende explorar las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías en el ámbito artístico e instituciones museísticas, concibiendo y creando aplicaciones para dispositivos móviles o tablets. Éstas pueden ser utilizadas no sólo durante la visita al espacio expositivo, sino también aplicarse a otros formatos de comunicación impresa como catálogos, invitaciones, mupis, cartelería, postales, libretas, imanes, lonas, camisetas, bolsas, entre otros elementos de merchandising.

En el proyecto Culturapolitécnica cada uno se ocupó de un aspecto diferente, algunos se dedicaron a las infografías, otros al diseño y la programación web, y yo me encargué de todo el ámbito audiovisual.

En primer lugar, me encargaron la realización de 4 vídeos para la zona de la exposición en la que se narra la evolución de la televisión. En esa zona aparecen 4 televisiones de 4 épocas diferentes, y tuve que investigar tanto hitos históricos como efectos de vídeo para lograr crear un contenido audiovisual coherente en contenido y forma con el momento del soporte, de esta manera no se mostrarían las televisiones de manera estática y ayudarían al espectador a meterse más en contexto.

Una vez tuve preparados estos clips, ayudé a otra becaria graduada en Audiovisuales con el montaje, transcripción y subtitulación de dos entrevistas que también aparecen en una zona muy concreta de la exposición, donde se muestran los proyectos de Generación Espontánea
promovidos por la UPV: Hyperloop UPV, MotoRUPV, FSUPV, Azalea, EcoMarathon UPV, YouDesign e iGem.

9R2A6490

Finalmente, tras duras semanas de trabajo, el miércoles 10 de Junio, el Rector de la Universitat Politècnica de València inauguró la exposición en la que tantas personas habíamos participado.

Con esta experiencia he aprendido mucho de profesores que además, llevan años dedicándose al mundo profesional del Diseño, he experimentado de primera mano cómo abordar un encargo desde el momento en el que se idea hasta su materialización final, lo que me ha aportado multitud de herramientas que de cara al último año de universidad me van a ser verdaderamente útiles.”

Vida ELU 4

La alumna Luisa Ripoll participa en la Ruta Inti

Por: Comunicación ELU

Una de nuestras alumnas del segundo curso de la ELU, Luisa Ripoll junto con una amiga, han participado en la Ruta Inti y nos comparte a continuación todo lo que ha significado para ella esta experiencia:

“Este verano he participado de una experiencia genial, rompedora: la Ruta Inti junto con mi amiga Mey. Las dos somos bastante aventureras. Mey ya había participado en España Rumbo al Sur, que era bastante estricto físicamente, y yo me había ido a Indonesia de expedición científica después del viaje de Becas Europa XIII. Aún así ya en el tren a Cardiff las dos teníamos la certeza de que iba a ser muy especial.

Luisa Ripoll en la Ruta Inti 2019

La Ruta Inti es un programa cultural, formativo y de aventura. Es un programa itinerante, de un mes. Desde el 12 de julio al 10 de agosto estuvimos viajando en bus, viviendo en camping, comiendo y durmiendo en el suelo, con duchas justas, evitando ciudades grandes y en contacto con la naturaleza, conociendo y acercándonos de primera mano a la cultura británica. Empezamos en Cardiff y acabamos en Edimburgo. Básicamente era un Gran Bretaña de sur a norte. Todo esto con otros 100 expedicionarios, que eran universitarios de un amplio rango de edades (de 18 a 25 años) y procedencias (tanto españoles como argentinos, mexicanos, colombianos, venezolanos…). Junto con todas las personas de organización formábamos un grupo de 120 personas que se movían juntas, como hormiguitas.

En la programación se incluían charlas del director de la ruta, historiador, en las que se contextualizaba lo que íbamos visitando, en las que se nos contaban “Leyendas del Viejo Mundo” (título de la expedición de este año). A veces venían personas interesantísimas a darnos ponencias: una sobre la William Wallace Society, otra de un storyteller escocés, otra de Denis Rutovitz, que a sus noventa años ha corrido una maratón para recaudar dinero para los refugiados. Feminismo y cine. Medio ambiente. Además de estos espacios de aprendizaje, había aulas gestionadas por los propios ruteros, que llamábamos “sinergias”. Estas eran: un aula de música, un taller literario y de escritura creativa, debate, teatro y artes escénicas, un podcast… Por último, había un momento del día en el que los ruteros impartíamos talleres preparados por nosotros sobre temas que nos interesaran. Yo preparé un taller de reflexión sobre cómo estructurar nuestro pensamiento para pensar con claridad.

Vimos mil cosas, vivimos otras mil. No había dos días iguales. Un compañero nuestro tocaba la gaita para despertarnos y hacíamos estiramientos. Desayunábamos en un poto y un plato que lavábamos nosotros y repetíamos en todas las comidas porque había un único plato. Cuando la cena se retrasaba pasábamos hambre. Hacíamos bastantes visitas por los sitios por los que pasábamos: vimos castillos de piedra, el muro de Adriano, pueblos pequeños, algunos de ellos llenos de libros, supermercados, ríos y riachuelos. Semana uno.

6

Después de dormir en un camping comodísimo, plano y de césped bien cuidado, o en un pabellón cálido y con baños, empezaron a complicarse las cosas, y nos tocó caminar 40 minutos en cuesta y en noche cerrada para montar la tienda en un terreno pantanoso mientras llovía. Coincidió una excursión en alerta amarilla por lluvias. Hicimos siete horas en autobús que nos machacaron los huesos. Un día nos levantaron a las 5 de la mañana para correr; lo bueno es que dormíamos al lado de la playa, y el paisaje era precioso. Nos enseñaron a usar la brújula y el mapa como es debido en varias excursiones y gymkanas que hicimos. Cuando nos dejaban tiempo libre por alguna ciudad (como Stirling o Glasgow), nuestros compañeros se iban a beber cerveza escocesa, mientras que nosotras dos nos íbamos a algún museo. Con la tontería vimos un Hockney, una lata de sopa de tomate de Andy Warhol y conversamos con dos señoras sobre arte moderno en la única sala de una galería preciosa. Semana segunda.

En la tercera semana hicimos la West Highland Way, una ruta que se creó con fines militares en las Tierras Altas de Escocia. Hicimos etapas de entre 20 y 30 kilómetros diarios. Acabamos exhaustas pero algunos días nos sorprendían con huevos fritos con pan y un filete para comer. Me sentí plena de dormir frente a un lago enorme, de verlo de noche y despertarme en la mañana. Algunas etapas se complicaban y duraban once horas. Tuvimos que soportar los midges, unos mosquitos enanos que en vez de picar mordían, que dejaban puntitos rojos en la piel y formaban nubes sobre nuestras cabezas. Durante esta semana nos dividimos en grupos pequeños, nos planificábamos las marchas para intentar huir de la lluvia y llegar pronto al checkpoint, y nos racionábamos los cereales. Un día dormimos en un campo de fútbol tres horas. Otro día cenamos unas alubias con tomate enlatadas, y tenía tanta hambre que repetí..

3

La cuarta semana fue mucho más relajada, aunque también subimos al Ben Nevis, el pico más alto de la isla. Llegamos a la mismísima isla de Skye y fuimos partícipes de los 142º juegos de las Highlands, una competición de juegos escoceses tradicionales. Acabamos en Edimburgo en pleno Fringe, el festival cultural enorme que se celebra cada agosto. Esta semana fue una lenta despedida, un disfrutar un poquito más de todas las personas de las que nos hemos separado ya, pero que hicieron que el recuerdo fuera súper especial.

A mí la experiencia me encantó y se la recomiendo a cualquier ELU. Es increíble lo que te puede enseñar la aventura sobre la vida. Mi amiga no descarta volver con el equipo de comunicación, que nos hacía unas fotos increíbles, y puede que yo esté en Quito el año que viene coordinando el programa académico. Porque sí, el destino de la expedición de 2020 será “Ecuador: Las mitades del mundo”.

Vida ELU photo5895524612073173345

Narci Soto – Elus por el Mundo

Por: Comunicación ELU

Empecemos por el principio… Bueno, os ahorraré las 6 horas de tren de Cádiz a Barajas y las veinte horas de vuelos hasta llegar al aeropuerto de Chicago. La historia de mi año en EEUU empieza en un autobús a las 2 de la mañana en medio de los (Muchos) campos de maíz que hay en el estado de Indiana, estado de EEUU donde se encuentra la universidad de Purdue.

Tuve la suerte de disfrutar estudiando un año en esta universidad que, aunque poco conocida, ha sido el hogar de Neil Armstrong y de muchísimas mentes brillantes que impulsaron la carrera espacial y que hoy día continúan ensanchando las fronteras del ser humano. Llegaba esperando, supongo que como todo el mundo, Estados Unidos tal y como te lo pintan en las películas: rascacielos y ciudades gigantescas que se extienden hasta donde llega la vista.

photo5895524612073173350

Y aunque este país sea uno de los países donde los estereotipos se cumplen más a rajatabla, la realidad no tardó en romperme los esquemas. Recuerdo despertar en el autobús que me llevaba del aeropuerto de Chicago a la universidad de madrugada, por una carretera totalmente a oscuras y en tan mal estado que parecía que el autobús fuera a desmontarse. Y tras un buen rato de desorientación y un poco de miedo, apareció el campus universitario de la nada. Una ciudad de casi 100000 habitantes donde más de la mitad de la población son estudiantes universitarios como nosotros y donde todo se ha construido con el propósito de desarrollar al máximo las capacidades de los alumnos de la Universidad.

Como os imaginaréis, este es un entorno vibrante donde uno tiene la sensación de que puede pasar de todo, desde luego no era nada que yo pudiera imaginarme conociendo los campus universitarios españoles. Para poner un poco en contexto la magnitud del asunto, os arrojo algunas cifras: El campus cuenta con casi 20 residencias Universitarias, un workshop dedicado únicamente a proyectos personales de los alumnos que requirió una inversión inicial de casi 2 millones de dólares, estadio de fútbol americano y estadio de baloncesto (Con capacidad para 57000 y 14000 personas respectivamente) y para rematar, aeropuerto propio. Esto sumado a la infinidad de laboratorios, infraestructuras e instalaciones con las que cuenta la universidad.

En definitiva, un entorno donde las posibilidades son tan amplias como tu imaginación y donde es muy fácil sentirse muy pequeño.
Podría hablar de los muchos viajes que he hecho o del frío que hace en Indiana en invierno (En serio, hace mucho frío, especialmente para un andaluz), pero en lugar de eso me gustaría explicar lo que me ha enseñado este año fuera de España:

El mundo es enorme, y es sorprendente salir de tu país y de tu zona de confort y ver que muchas cosas que damos por sentado a diario – estructuras sociales, esquemas de vida, formas de relacionarnos con el mundo – son tan diferentes incluso en otro país occidental. Es una experiencia que te abre la mente y que es imposible explicar, hay que vivirlo.

photo5895524612073173351

Recursos no equivalen a desarrollo o a bienestar, ni siquiera garantizar el progreso tecnológico. Empezaba comentando que la Purdue está rodeada de campos de maíz, y para que comprendáis a lo que me refiero, me gustaría que buscarais Purdue en el mapa y os empecéis a alejar (Spoiler: Vais a tener que alejaros mucho hasta encontrar algún otro lugar habitado). Estados Unidos es un país con muchísimos recursos y desde el exterior se ha idealizado por eso, sin embargo, es un país donde una buena parte de la población viven en granjas y nunca han salido de su estado. El estado de Indiana no es un caso aislado.

Si pudiera achacar el nivel de desarrollo estadounidense a una única causa, diría que se debe a que hacen una gestión de los recursos que apoya casi en exclusividad al talento. Y aunque se debería tomar ejemplo en España, el nivel de calidad de vida en nuestro país es infinitamente mayor. Con esto también quiero destacar que no es que los estadounidenses sean las mentes más brillantes del mundo, más bien al contrario. La apuesta tan grande que hacen por el talento hace que el talento se acomode. El ingenio surge de la necesidad, y podría apostar sin miedo a equivocarme que en España tenemos muchísima mas materia prima humana para triunfar que los estadounidenses. El mundo lo mueven personas como tú y como yo.

photo5895524612073173344

Como reflexión final, os diría que no tengáis miedo. Irse fuera de casa siempre impone, y es más difícil cuanto más lejos te vas. Pero nosotros tenemos capacidad de sobra para defendernos allá donde vayamos, y hay que ser dignos representantes de nuestro país, de nuestras universidades y nuestras familias, y no dejarse intimidar por lo grandes que parezcan los retos. Nosotros podemos dar mucho más de lo que creemos.

Y por supuesto, si os vais de movilidad, viajad, conoced gente, buscaros algún trabajo a tiempo parcial, prácticas, haced deporte, apuntaros a asociaciones… Todas estas cosas hicieron de mi año un año diferente e inolvidable y me han abierto las puertas para quedarme otro par de años más estudiando un máster allí, y espero que vosotros lo exprimáis aún más y disfrutéis la experiencia. Quién sabe, tal vez nos veremos en alguna esquina del mundo.

Vida ELU IMG-20190705-WA0009

VIAJE ACADÉMICO 2019: EL CAMINO DE SANTIAGO

Por: Comunicación ELU

Por: Patricia Ramos González 

Con colaboración de: Elena López González, Tessa Mondría Terol y Gustavo Álvarez Fernández

Antes de comenzar con la crónica me gustaría pedir perdón.

Yo me ofrecí a redactar estas líneas mucho tiempo antes de que la ruta comenzara, de modo que todavía no alcanzaba a imaginar lo complicado que sería transmitir todas las experiencias y emociones vividas del 30 de junio al 7 de julio a quienes no las presenciarían. De ahí mis disculpas a los lectores -por si la emoción le gana demasiado terreno a la objetividad- y a mis compañeras y compañeros de travesía -por si no logro hacer plena justicia a todo lo que experimentamos juntos-.

file2-5

Galicia es una tierra preciosa y merecedora de ser admirada por cualquier turista, pero, en nuestro caso, ni los frondosos helechos que nos escoltaron en nuestro caminar ni los retirados pueblos que acogieron a nuestros pies cansados ni siquiera el ver la Catedral fueron el objetivo de nuestra visita (la verdad es que si sólo hubiera sido eso, me habría gustado ahorrarme el dolor de piernas).

Cada cual llevaba unos motivos consigo -intenciones de buena voluntad, ganas de domar su espíritu, rememorar el viaje de Becas que los unió o integrarse plenamente en la ELU- que Chema Alejos, formador (y casi guía espiritual) del viaje, nos invitó a compartir los días iniciales y que Esther, mentora de la ELU- nos animó a materializar en cintas de colores que anudaríamos en nuestras mochilas.

Sin embargo, yo creo que estas primeras expectativas sobre el viaje cambiaron ya desde la primera tarde, cuando el sol y el mar de Finisterre nos anunciaron sin nosotros ser conscientes que, allí donde terminaba el mundo, comenzaba nuestra transformación.

IMG-20190707-WA0019

Día 1: Finisterre – Muxía
Para agrado de unos y disgusto de otros, nuestras caminatas se iniciaban con una hora de silencio en la que algunos trataban de buscarle un sentido a toda su existencia y otros, en el extremo opuesto, intentaban a toda costa sacarse la última canción de Bad Bunny de la cabeza.

Pensándolo con perspectiva, esa hora de callar para escuchar nos ayudó bastante con ese cambio espiritual que todo el mundo dice experimentar en el Camino de Santiago; sin embargo, también tuvo otra utilidad aparte de la introspección y es que, de no haber estado, los temas de conversación se habrían acabado bastante antes de completar los 30 km de algunas etapas.

El tramo de Finisterre a Muxía fue una de ellas.

Cuando pusimos pie en nuestro primer destino -bendito el momento de la llegada-, creímos haber completado el tramo más largo, pero esa noche nos enteramos de que al día siguiente tendríamos que recorrer otros tantos kilómetros. Esta vez, con un peso adicional en la mochila: el del agotamiento, que sería nuestro más fiel compañero hasta el regreso a Madrid. Menos mal que la abundancia de la cena nos calmó los ánimos.

Entre risas, botellas de vino de la tierra y varios “pásame el agua” pusimos punto y final a un intenso primer día.

Día 2: Muxía – Dumbría
El vendaval que nos recibió a la mañana siguiente hizo que nos pesaran algo más las piernas al ponernos en marcha, pero ni el frío ni las agujetas ni los pasos en falso (estuvimos a punto de perdernos varias veces) evitaron que llegásemos a Dumbría.

Al quitarnos los zapatos fueron apareciendo las primeras ampollas y unos tímidos dolores de espalda, rodillas y tobillos. Fue aquí cuando las muestras de compañerismo se hicieron más palpables. Limpiar heridas en pies ajenos no es agradable, pero no faltaron manos para ofrecer unos primitivos primeros auxilios a quienes lo necesitaran.

file5-1

Este día comprendimos que, aunque cada cual lleva un ritmo distinto al caminar, el trayecto se hace mucho más ameno cuando vas en grupo.

Como el cansancio físico parecía no ser suficiente, Chema decidió terminar de agotarnos mentalmente hablándonos de realidades cerradas y abiertas y de la importancia de tratar a las personas como estas últimas con el fin de que puedan desplegarse en todo su esplendor.

Con estas y otras reflexiones nos fuimos a dormir, sin saber que el siguiente día sería bastante más duro.

Día 3: Dumbría – Vilaserio
En medio de una calle de este pequeñísimo pueblo realizamos las primeras curas de nuestro tercer día de marcha. Hubo a quien prácticamente no le cabía el zapato de la cantidad de gasas que llevaba en los talones. Tomando como ejemplo la jornada anterior, decidimos caminar en grupo.

IMG-20190707-WA0007

Pese al apoyo que nos dimos mutuamente, el cansancio nos pesaba más de lo que nos habría gustado. Tanto, que varias personas sentían que no podían caminar más. Entre tobillos que se iban inflamando y rodillas que empezaban a fallar, nuestra energía estaba bajo mínimos.

Pocas veces levantábamos la vista del suelo, en parte para evitar pisar mal y en parte porque preferíamos no ver las pendientes que teníamos que subir para, justo después, descubrir una nueva cuesta a escasos metros.

En estos duros momentos, el ruido interior que nos susurraba “no puedes, no puedes” se vio acallado por los primeros acordes de una canción pachanguera que comenzaba a sonar en uno de los altavoces del grupo.

Al ritmo de melodías más o menos actuales, fuimos avanzando por un sendero que ya no parecía tan arduo. Sacamos fuerzas de sitios insospechados, no sólo para seguir caminando, sino también para cantar, bailar e, incluso, saltar tan alto como sonaba la música.

Esa tarde recargamos nuestras pilas gracias a las risas que compartimos en una terraza y al sonido de una guitarra que varios se atrevieron a rasguear.

Día 4: Vilaserío – Negreira

file-14
Amanecimos con la maravillosa sensación de que la etapa que nos esperaba sería la más corta de todo el Camino: apenas 20 km.

Aun así, tres personas no estaban en condiciones de caminar y tuvieron que coger un taxi hasta el Centro de Salud de Negreira.

Fue muy agradecido llegar allí, porque nuestros compañeros nos estaban esperando con una sonrisa. Tuvimos que esperar hasta que el albergue abriera, pero ese tiempo juntos nos permitió preguntar por el estado físico y mental de los otros y compartir nuestras sensaciones con quienes no habían podido ir a pie.

Negreria era todo lo contrario a Vilaserio. Si este último era un pueblecito en el que el silencio de las montañas te invadía por dentro, el destino de este día parecía una ciudad en miniatura. Acostumbrados a encontrarnos con apenas un restaurante en cada destino, aquí tuvimos serios problemas para escoger el lugar donde comer.

Cuando sí nos pusimos todos de acuerdo sin problema fue al proponer ir a la piscina. Las horas tumbados al sol y el baño del que disfrutamos les sentaron a nuestros músculos como una sesión de spa.

Día 5: Negreira – Santiago
Con energías renovadas, afrontamos nuestro último día de caminata sin creernos que estuviéramos a punto de llegar.

Nuevamente, algunos compañeros tuvieron que ir en taxi e, incluso, en ambulancia.

Recordaréis que el primer día hablamos de los motivos que cada uno tenía para hacer el Camino y que estas intenciones las materializábamos cada mañana atando una cinta de color a nuestra mochila.

IMG-20190707-WA0018

Para aquellas personas que desde un principio querían peregrinar a Santiago como ofrecimiento para que estas intenciones se cumplieran, fue muy desesperanzador ver cómo una tendinitis traicionera les impedía culminar a pie el trayecto.

En medio de esta situación, volvimos a presenciar grandes muestras de compañerismo en forma de una mano amiga que se ofreció a llevar en su propio macuto las voluntades de quien no podía.

A quienes caminamos, ver la Catedral de Santiago a lo lejos nos pareció un espejismo, pero a medida que fuimos entrando en la plaza del Obradoiro empezamos a asumir que por fin habíamos llegado a la meta de la carrera que comenzamos en Finisterre.

En este estado de confusas emociones nos recibieron un grupo de jóvenes del Colegio Mayor en el que nos alojaríamos. Desde el primer momento hicieron que nuestra estancia fuera maravillosa. Allí pudimos encontrarnos con dos alumnos de la ELU que estudian allí y que nos acompañaron en todo lo que compartimos: una emotiva misa en la que hasta los no creyentes sintieron “algo”, el abrazo al Santo en la Catedral y un último grupo de trabajo en el que varios rostros se llenaron de lágrimas de agradecimiento por haber compartido toda esta experiencia con el grupo.

Día 6: Vuelta a casa y conclusión
Cuando iniciamos el viaje, muchos queríamos averiguar qué tenía el Camino de Santiago que no pudiera encontrarse en una visita a cualquier otra ciudad.

Por supuesto el grupo que te acompaña es importante. Personalmente, creo que cualquier viaje académico de la ELU tiene un poder transformador increíble, ya sea a Santiago, París o Cancún.

También es cierto que ser consciente de que quienes caminan a tu lado comparten el mismo dolor físico ayuda a crear un vínculo lo suficientemente fuerte como para poderse apoyar en él durante los momentos más duros.

file4-2

Sin embargo, lo que yo creo que nos ha unido realmente es el propósito de ofrecer todo este esfuerzo -los madrugones, el frío, las ampollas, etc.- por unas peticiones que se elevan más allá de unas cintas de colores.

Por todo esto, si empecé la crónica pidiendo perdón, quiero acabarla dando las gracias. Gracias a María Longás y al Comité del viaje por haber organizado esta experiencia, a Esther por habernos ayudado a vivirla más espiritualmente, a Chema por guiarnos y abrirnos a realidades para nosotros desconocidas, a mis compañeras y compañeros por poner al servicio del grupo sus consejos y vivencias y, por supuesto, a quienes hacen que la ELU sea el mejor caldo de cultivo para crecer personalmente.

Estoy deseando volver a veros en septiembre.

Vida ELU 1548953462214-23

Nekane Romero – Elus por el Mundo

Por: Comunicación ELU

Me recibió a mediados de septiembre una Suiza cálida, alegre y vibrante. Con la cara pegada a la ventanilla del tren que comunica el aeropuerto de Ginebra y Lausanne, observaba cautivada los kilómetros y kilómetros de verde prado, aquí y allá moteado de enormes vacas. Sin duda, esa era la Suiza de postal. Pero ¿cuánto tardaría en revelar su otra cara, gris y tapizada de nubes?

IMG_5760-14Lo cierto es que aún tendría que esperar mucho para conocer a Mr. Hyde. Las primeras semanas, todavía sin clases, aprovechamos para intentar conocer un poquito la ciudad. Digo intentamos porque aún hoy nos perdemos con razonable frecuencia. Y es que Lausanne es una villa curiosa. A orillas del lac Léman, la colina sobre la que está construida asciende suavemente unos 500 metros, lo que se traduce un desnivel considerable para una población de 130.000 habitantes.

IMG_2982-29

El punto más alto es la catedral, situada en el centro de un laberinto de callejones, no muy lejos del Hôtel de Ville y su reloj danzarín en las horas puntas, ni del Palais de Rumine, la gran biblioteca que alberga el Museo de Ciencias. De ahí hacia abajo, la ciudad está construida en distintos niveles; es decir, puedes salir de casa tanto por el cuarto (pocos edificios tienen más de cuatro plantas) como por el primer piso, ya que las calles que rodean el bloque tienen mucha pendiente. En cada esquina te encuentras un tramo de escaleras; las más famosas, las Escaliers du Marché. La calle central, un antiguo río hoy desviado — el Flon —, está cubierta por una bóveda de puentes cada pocos metros.

Processed with VSCO with c1 preset

Lo que más me llamó la atención, en esos primeros días, fue la dinámica vida social de la ciudad. Cada sábado, una marabunta de agricultores inunda el centro histórico con productos de la región. Hay conciertos — sobre todo de jazz, porque tenemos muy cerquita Montreux, donde en verano se celebra el famoso encuentro para los amantes de este género —, festivales de comida internacional, semanas de cine y ferias sin razón aparente. Los domingos, las familias aprovechan para pasar la mañana junto al lago, en una de sus pequeñas playas o en la zona de las barbacoas. Por la tarde, sin excepción, la gente joven se reúne en el Great Escape, uno de los bares más antiguos de la ciudad, para disfrutar de música en directo.

En resumen, Lausanne superó con creces mis expectativas desde el principio. Las clases de la facultad de Medicina no son muy distintas a las de España, aunque sí es cierto que tienen un enfoque más pragmático. Las prácticas en el CHUV (el hospital de aquí), en cambio, son muy diferentes: el alumno es siempre el centro del proceso docente y se integra en el equipo como un médico más. Aunque no maneja él solo al paciente, sí tiene que tomar buena nota de todo lo que se hace, para después escribir la historia clínica y exponer los casos en el colloque de la mañana.

PHOTO-2018-12-01-23-19-14 21-25

Ahora mismo estoy haciendo un mes de prácticas en el Centro Leenards de la Memoria, donde llevan a los pacientes con sospecha de Alzheimer, y otros tipos de demencia. Un dato curioso, para los ELUs médicos: todas las semanas, los distintos servicios tienen coloquios interdisciplinares, ya sea entre neurólogos y radiólogos para confirmar lo que se ha escrito en los informes, o entre distintos hospitales (por videoconferencia) para consultar los casos más llamativos. De esta forma, el médico responsable nunca está solo en su decisión terapéutica y todos se nutren de la experiencia del otro. Es un sistema del que, a mi juicio, tenemos muchísimo que aprender.

La mayoría de estudiantes de medicina vivimos en una residencia justo al lado del hospital. Es una buena oportunidad para relacionarte con estudiantes locales; sin duda, las cenas en la cocina fueron mi primera clase de francés de la rue y son todavía el momento del día donde más me lanzo a hablar. Así, aunque la mayor parte del tiempo la pasamos con otros Erasmus, de entre mis compañeros de piso me llevo un montón de buenos amigos, la mayoría suizos y franceses, pero también italianos, japoneses, irlandeses…

escaliers du marché-10

Sobre el aprendizaje de la lengua, otra de las mejores oportunidades nos la brinda la propia universidad (la UNIL): en lugar de poner clases de francés exclusivas para extranjeros, nos permite incorporarnos a cualquier clase del diploma de filología, sin ser demasiado estrictos con nosotros. El punto fuerte de esto es que puedes elegir clases sobre prácticamente cualquier tema que te interese; por ejemplo, el cuatri pasado probé con una asignatura llamada “Surrealismo: La revolución por la imagen” y este último me he iniciado en la improvisación teatral. A este respecto, también los deportes son una ocasión perfecta para llegar a conocer mejor la cultura y el carácter del país.

En este caso, el deporte no podía ser otro que el esquí (una de las razones por las que elegí este destino en primer lugar). Los amaneceres rosados en el tren, adormilados al ritmo de The Cure, el olor a pino fresco en la primera bajada entre los árboles y la visión de la sublime cordillera de los Alpes desde la cima del Mont Fort son algunos de los recuerdos que guardaré con más cariño de mi estancia en Suiza.

Os animo a todos a descubrir este maravilloso país. ¡Un abrazo fuerte!

Vida ELU Melopea1

Los ELUs en la IX Melopea de Democresía

Por: Comunicación ELU

El pasado martes, 11 de junio, Jaime Redondo y Diego Sánchez tuvimos la oportunidad de participar en la IX Melopea organizada por Democresía. Estos encuentros, que se vienen realizando durante los últimos meses, consisten en compartir mesa, vino y conversación en torno a un tema concreto o junto con algún personaje de interés. En esta ocasión, el invitado era Borja Sémper, portavoz del Partido Popular en el Parlamento Vasco y recientemente elegido concejal de San Sebastián. Además de ser una de las voces más discordantes dentro del PP, ha publicado dos libros de poesía y es de los que combina americana con deportivas. A todas luces alguien a quien merece la pena escuchar.

La velada transcurrió en Espacio Encuentro, un curioso establecimiento a dos pasos del Parque del Retiro en el que los libros, literalmente, te rodean. Chesterton, Henry Newman y compañía escapan de las tradicionales estanterías para observarte, desafiantes, desde el alféizar de la ventana o entre las botellas de la mesa, creando así un ambiente muy apropiado para la conversación sosegada y matizada, no siempre fácil de encontrar. En este ambiente, nos pudimos acercar a la historia de Borja, un chico de Irún que a la edad de catorce años vio el cuerpo ensangrentado de un vecino de su ciudad, asesinado por la banda terrorista ETA. En base a esa particular circunstancia, su manera de entender la política estuvo siempre muy vinculada a la defensa de la paz, la convivencia y la libertad en una tierra donde imperaba el terror. A pesar de haber experimentado desde la juventud esta descarnada violencia, no es una persona de piedra, sino un hombre reflexivo y bromista, que te mira a los ojos al hablar y que, además, y esto es una opinión subjetiva, se cree verdaderamente aquello que dice.

Melopea 2

Pasamos más de tres horas charlando de éxito y fracaso electoral, de nacionalismos y Europa, de terrorismo y odio. De fondo, yacía el que es uno de los problemas de nuestro tiempo: la búsqueda de identidad. Aunque, más allá de preguntas puntuales, fuera Borja quien hablase casi todo el tiempo, la sensación no fue de asistir a una conferencia, sino de escuchar a un amigo con muchas historias que contar. Entre risas y algún que otro “No tuiteéis esto”, nos acercó a los intríngulis de la dinámica parlamentaria y a la peculiar personalidad de Mariano Rajoy, que ni siquiera sus más cercanos colaboradores parecen acabar de entender del todo. En definitiva, fue una tarde de ver la política “desde dentro”, de aproximarnos a una figura política muy alejada de lo convencional y una magnífica y universitaria manera de comenzar las vacaciones de verano.

Para la próxima, ¡no dudéis en apuntaros!

Vida ELU santiago ok

Los ELUs de Galicia ayudan en el Cottolengo

Por: Comunicación ELU

“Un café caliente y pan con tomate fueron el empezar de aquella lluviosa mañana compostelana. Sabrina llegó como rayo de sol en aquel día gris, facilitándonos el salir de nuestra rutina de estudio para ponernos a compartir y disfrutar de la jornada que nos esperaba.

Nos pusimos rumbo al Cottolengo, una orden de religiosas que dedican su vida a ser familia para aquellos que más lo necesitan en la pobreza y la enfermedad. El lema de su fundador, el Padre Alegre, dice “Amar a Dios y a los pobrecitos por amor de Dios, pero amor de obras no de palabras”. La Madre Silvia nos recibió con su sonrisa constante y nos puso manos a la obra con la ayuda en la comida de las enfermas. Fue asombroso como nos tocaron el corazón estas mujeres, muchas ni podían hablar, pero sus caras de alegría y agradecimiento acompañadas de gestos aparentemente insignificantes, nos hicieron salir de allí con un gran aprendizaje: ponernos en los zapatos de realidades cercanas para darnos cuenta que la enfermedad es alegría en la medida en la que tú quieras afrontarla, y que la compañía y la paciencia es la base para ese desarrollo.

Al terminar la jornada nos fuimos a comer a “Los sobrinos del padre” donde disfrutamos de una riquísima comida tradicional gallega.

La espera de Javier no se nos hizo larga y en cuanto nos dio al encuentro nos fuimos a dar un paseo, a pesar de la lluvia. Nos refugiamos en el museo de arte contemporáneo donde René Heyvaert nos recordó la importancia del arte sobrio, sencillo y humilde. Lo que más nos asombró, sin duda, fueron las postales que enviaba a sus hijas. Verdadero arte postal que emanaba creatividad en la fusión de lo cotidiano.

“Maio me molla
Maio me enxuga
Rachas de sol
E
Rachas de chuvia”

Pedro González

Vida ELU UFV 25

Jornada de Bienvenida UFV

Por: Comunicación ELU

El próximo curso 2019/2020, la Universidad Francisco de Vitoria organiza el miércoles 11 de septiembre la Jornada de Bienvenida para los nuevos alumnos. Para ello, la ELU ha pensado que la mejor forma de darse a conocer es que vosotros mismos presentéis las iniciativas que habéis puesto en marcha con vuestros compañeros de la Escuela y que queráis aprovechar para daros a conocer, tanto a los nuevos alumnos que entran en la UFV, como los que ya están en cursos superiores.

Os animamos a participar y creemos que es el momento ideal para poner en marcha la difusión de la II edición del Congreso Voces Universitarias. Además desde la ELU también estamos ideando una iniciativa para poner en marcha ese día. Para formar parte ponte en contacto con María Torras (maria.torras@ufv.es). ¡Os esperamos!

Vida ELU politica

Algunos ELUs de Madrid participan en una mesa redonda sobre las Elecciones Generales

Por: Comunicación ELU

Tessa Mondría, junto con otros ELUs, nos cuentan la última actividad a la que asistieron: “El pasado miércoles 24 de abril, a escasos días de las Elecciones Generales, varios ELUs fuimos a un evento en la Librería de Tipos Infames sobre el “28A: lo que de verdad importa”, para hablar sobre los debates del 22A y 23A, las encuestas de predicción de voto, las políticas públicas y la desinformación en tiempos de campaña electoral.

La actividad fue organizada por Politibot, un proyecto periodístico que recoge datos relevantes sobre la actualidad política a través de un bot de Telegram, y participaron de ponentes en la mesa redonda María Ramírez, directora de estrategia en Eldiario.es y creadora de Politibot; Kiko Llaneras, doctor en Ingeniería y colaborador de El País, Jotdown y Politikon; Clara Jiménez, fundadora de las plataformas Maldita como Maldito Bulo o Maldito Dato, y José Fernández-Albertos, politólogo.

La mesa redonda versó sobre la que parecían las tendencias de las encuestas , los posibles escenarios resultantes de lo que fuera a ocurrir el domingo, y la situación general en la política nacional. Hablaron de la polarización de los partidos, la muralla entre frentes políticos, y la importancia que había tomado la desinformación y los bulos en la construcción del imaginario político y las campañas electorales.

Comentaron la gran importancia que dio la audiencia a los debates electorales del 22A y 23A, con audiencias históricas , así como la proliferación de plataformas y ejercicios de verificación de datos que realizaron la gran mayoría de medios durante ambos eventos y la campaña completa, así como los efectos que había tenido desmentir aquellos bulos que modificaban las percepciones de la sociedad en cuanto a los partidos. Ahora, la prueba de que un partido miente es el gran argumento en contra de la oposición en debates y campañas.

Al acabar el evento tuvimos la oportunidad de hablar con los ponentes de primera mano y seguir una conversación que ni ahora, pasado el 28A, ha dejado de tener importancia y carácter de actualidad en el panorama político nacional.

Obviamente después de la actividad nos fuimos de cena juntos, ¡así que os invitamos a que a los próximos planes que organicemos os apuntéis, cuantos más ELUs, mejor!”