Abraham Velarde, seleccionado para participar en un seminario sobre DIH impartido por el Dr. Jakob Kellenberger

abraham
18 OCT

A continuación, nuestro ELU Abraham Velarde nos cuenta su experiencia en el Seminario sobre DIH:

“Aprovechando que la Escuela de Salamanca fue cuna de los Derechos Humanos y que Francisco de Vitoria fue un firme defensor de la dignidad del hombre y por tanto, precursor remoto de dichos derechos, no quería dejar de compartir con mis compañeros de la Universidad Francisco de Vitoria lo que he vivido estos días en la Universidad de Salamanca, muy conectadas por quien le da nombre a la primera.

Hacer justicia debería ser la máxima con la que despertásemos todos los días quienes queremos conocer el derecho, será por eso, que desde hace tiempo mi inquietud por la cuestión de los Derechos Humanos comenzó a crecer. Fue esta inquietud la que me hizo toparme con la oportunidad de ser alumno por unos días de una de las personas que más ha trabajado por la aplicabilidad de los derechos humanos en los primeros doce años del siglo XXI, el doctor Jakob Kellenberger -suizo de nacimiento y diplomático de carrera- ex Presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja hasta el año 2012.

Escuchar la experiencia de quien presidió la institución que mayor protección de la vida y la dignidad humana otorga a las víctimas de la guerra, muy lejos de construcciones teóricas y propósitos inciertos y muy cerca de la realidad latente en países como Afganistán, Irak, Sudán o Siria, es sin duda, una de las cosas más impactantes y que más interpelan que se pueden escuchar en un aula universitaria.

Muy conectado con los Derechos Humanos, pero sin confundirse con estos, está el llamado DIH (Derecho Internacional Humanitario) cuya teoría y práctica he podido disfrutar durante el seminario impartido por el Dr. Kellenberger, cuya carrera diplomática no dejó de ilustrar y poner realidad a cada uno de los conceptos aprendidos.

Para terminar, me parece oportuno compartir con vosotros una distinción esencial con la que el ex Presidente comenzó sus palabras el primer día: ius ad bello e ius in bello. Mientras el primero se centra en la legitimidad o licitud de hacer o no hacer la guerra, el segundo parte de la base de que existe el conflicto, el horror y la violencia, y siendo consciente de eso, tiene por objetivo limitar el sufrimiento de las víctimas de la guerra y humanizar los conflictos protegiendo la vida y la dignidad de las personas mediante límites que tienen que ser respetados y que el Comité Internacional de la Cruz Roja se encarga de promover mediante una acción humanitaria extensísima que en estos días ha llenado de admiración y conciencia la Universidad de Salamanca.

En definitiva, la oportunidad de ser discente por unos días de una de las personas a las que más debe la historia reciente fue toda una invitación a pasar desde los códigos y las leyes, a proteger la vida y la dignidad en situaciones extremas… he aquí el reto, para todos”.